Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Nacional

Se requiere un centro de capacitación: Mejía

Un centro de capacitación para los conductores de taxi es una propuesta que le daría mística y seriedad al oficio

Se requiere un centro de capacitación: Mejía
Mejia.

Un centro de capacitación para los conductores de taxi es una propuesta que le daría mística y seriedad al oficio de llevar personas de un lugar a otro en Panamá.

Así lo planteó el criminólogo Severino Mejía, exdirector de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), quien asegura que puede ser un proceso de un mes o dos meses, dependiendo del pénsum de estudios que la entidad quiera desarrollar, y deben ser capacitaciones de carácter permanente.

‘Cada seis meses deben sentarlos en las aulas, es una manera de ir creando conciencia en el individuo que ser conductor es una profesión digna como cualquiera’, dijo.

Explicó que ese centro de entrenamiento debe ser manejado por la ATTT, cuyo propósito sería lograr un cambio cualitativo en la figura de estas personas dedicadas al transporte.

‘No todos pueden ser conductores, acuérdate que estas personas llevan personas a bordo y tienen mucha responsabilidad’, señaló.

Mejía sostuvo que en la medida en que ese conductor vaya adquiriendo conocimiento, asimismo la ciudadanía le tomará respeto.

Como ejemplo, mencionó que en el Reino Unido los conductores de los típicos taxis color negro, ya parte de la identidad británica, deben aprobar cursos rigurosos.

LICENCIA PARA ‘TAXEAR’

En el área metropolitana de Barcelona (España), se pide una credencial profesional de taxista otorgada por el Instituto Metropolitano del Taxi, para la que se requiere superar una prueba teórica y práctica, además de la certificación de competencia lingüística que necesitan los extranjeros .

En Madrid, se exigen antecedentes penales, graduación escolar y análisis de control de consumo de estupefacientes.

En Nueva York, se solicita también un examen de drogas, en este caso anual, evaluación médica y un curso para conducir taxi de una academia autorizada. A los extranjeros, que sí pueden prestar el servicio, una evaluación de inglés básico.