Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Nacional

Gasolina: camino al cielo, con o sin etanol

A pesar de las medidas aplicadas, los combustibles líquidos siguen incrementando sus precios. ¿Cómo afecta los bolsillos? ¿Hay algún freno?

Gasolina: camino al cielo, con o sin etanol
El costo de la gasolina ha aumentado 7 centavos por litro en lo que va del año, en el caso de la de 91 octanos, y 5 centavos por litro em la de 95 octanos. El diésel ha presentado una disminución en su valor de un centavo.

Siete centavos. Eso es lo que– al comparar los costos al 10 de enero (primer anuncio de precios de paridad del año) y al 18 de abril (fecha más reciente en que se determinaron los precios de paridad)– ha aumentado la gasolina de la de 91 octanos y la de 91 octanos E5 (con etanol) en la ciudad de Panamá. Aunque menos, la gasolina de 95 octanos y 95 octanos con etanol incrementaron su precio en cinco centavos en la capital del país. El único combustible líquido que ha bajado su costo es el diésel que en estos momentos está dos centavos más barato que cuando la Secretaría Nacional de Energía hizo el primer ajuste de precios del 2014.

EN CONTEXTO

¿Qué son siete centavos? Prácticamente nada. Lo suficiente para comprar tres mentas en una abarrotería, pero no tanto como para comprar tres chocolates, por mencionar algo. ¿Qué nos pueden hacer siete centavos más o menos en el bolsillo?

Quizás la cifra parezca irrisoria; pero las matemáticas no mienten: Si todavía se utilizara el sistema de conversión anterior– el Inglés, en donde los líquidos se medían en galones–, es significaría que, en 98 días, la gasolina (la de 91 octanos, en sus dos variantes ha incrementado 26 centavos , básicamente lo mismo que cuesta un pasaje de autobús. La formula para llegar a este dato es muy simple: Solo hay que multiplicar siete centavos (0.07) por el valor del factor de conversión que aplica la Secretaría Nacional de Energía (SNE), en donde 1 galón es equivalente a 3.785412 litros.

0.07 x 3.785412=0.26497884.

Para los efectos prácticos, la cifra 0.26497884 la dejaremos en 0.26, pues el centavo la unidad monetaria mínima de nuestro sistema económico.

Pero no todos los incrementos son iguales: La gasolina de 95 octanos y su variante E5 , la que tiene 5% de etanol, es 5 centavos más cara hoy que a principios de enero. Eso, aplicando las matemáticas, significa que cada galón ahora cuesta 18 centavos más. La operación es idéntica a la anterior: 5 centavos (0.05) multiplicado por el factor de conversión que utiliza la SNE (3.785412).

0.05 x 3.785412=0.1892706.

Del mismo modo que con la cifra anterior, por un tema de legibilidad, solo se mostrará el número con dos decimales: $0.18.

El diésel, contrario a la tendencia de los otros combustibles, por cada litro, hoy vale dos centavo más que el 10 de enero. Eso significa que las personas que utilizan carros diésel, por lo menos hasta el 2 de mayo, cuando entran a regir los nuevos precios de paridad, se están ahorrando 0.07570824 por galón. Como 0.07570824 no existe físicamente, la cifra se redondeará a 7 centavos por galón.

0.02 x 3.785412=0.07570824.

El economista Rolando Gordón comenta que si bien ‘es un pequeño golpe, no tan fuerte, sí se siente’. El exdirector del Centro de Investigaciones Económicas de la Facultad de Economía de la Universidad de Panamá comenta que el impacto se hace notable a largo plazo, y ejemplifica: ‘Si usted llena un tanque de su carro, que es de 40 litros, cada 5 días y la gasolina ha aumentado siete centavos. En un mes eso significa que hoy está gastando $16.80 más’.

Si se aplicara el examen del catedrático al caso de la gasolina de 95 octanos, que incrementó 0.05, entonces por mes, llenar el tanque del carro costando $12 adicionales.

¿FALLÓ EL ETANOL?

‘Estamos presentando la ley para que podamos, aquí en Panamá, producir etanol para mezclarlo con la gasolina y bajar el precio del combustible’, fue lo que dijo el presidente Ricardo Martinelli en marzo de 2011. El mandatario, también comentó: ‘Estamos haciendo lo que está en nuestro alcance para bajar (los costos)’.

Según reportes del periódico guatemalteco Prensa Libre, al momento de que el presidente Martinelli diera estas declaraciones, ‘los precios máximos por galón oscilan entre $3.60 y $3.94’.

| 13 meses después, aplicando los valores que dictamina la SNE, el galón de 95 octanos está en $4.23, y a $4.27 si tiene etanol; 91 octanos cuesta $4.04 y $4.10 (en su versión normal y la E5, respectivamente). El diésel vale $3.67.

A pesar de las declaraciones de marzo de 2013 de Ricardo Martinelli, unos meses después, el portal Américaeconomía.com reportó que: ‘la entrada en el mercado panameño de gasolina con 5% de etanol a partir del próximo 1 de septiembre elevará el precio del combustible en ‘un centavo’ de dólar durante al menos el primer año, afirmó este martes el secretario de Energía de Panamá, Vicente Prescott’.

Para Adolfo Quintero, expresidente del Colegio Nacional de Economistas, detrás de estas alzas, hay algo más que simple oferta y demanda: ‘Por la característica monopólicas del mercado, alguien está ganando más dinero de que lo que ganaría si el mercado estuviera abierto a varias empresas’. Muestra de esto, para Quintero son los impuestos aplicados a la importación de etanol: ‘El impuesto de importación que se aplica actualmente hace prohibitivo el uso de etanol importado. Si se hubiese importado, el precio sería menor’.

Rolando Gordón, también economista, coincide con Quintero : ‘El etanol es un monopolio. Con los impuestos de importación tan altos que se han puesto, importar etanol no es conveniente’. el investigador añade: ‘La ley que instaura el uso del etanol estuvo mal (hecha), porque beneficia a una sola empresa. En un país desarrollado no se permite esta ley que beneficia el monopolio’.

Vicente Prescott, secretario del SNE, en varias ocasiones comentó que en un principio se tenía contemplada la existencia de aproximadamente 5 empresas vendedoras de etanol; mas, al final, todas se retiraron y quedo una sola interesada en el negocio: Campos de Pesé.

Ya, a principios de este año, el presidente Martinelli se había referido a la situación y, durante un evento oficial en Chitré, Herrera, declaró: ‘Que todo el mundo se meta en el etanol... Ojalá siembren más caña, ojalá salgan muchas cosas más’.

Eso fue el mismo día en que también se hizo público que una de las empresas familiares de Martinelli Berrocal , Central Azucarero La Victoria, se estaba preparando para construir una planta de producción de etanol para combustible. Según La Prensa en una nota del 21 de febrero: ‘Central Azucarero La Victoria, S.A., empresa familiar fundada por el presidente Ricardo Martinelli Berrocal –cuya directiva preside su hermano Mario Martinelli–, se prepara para construir una planta de producción de etanol para combustible. Desde este mes se tramita en la Autoridad Nacional del Ambiente un estudio ambiental para la infraestructura en la provincia de Veraguas. Se trata del aditivo al combustible que por ley el Ejecutivo promovió como de uso obligatorio’.

QUITAR EL TOPE

En el Decreto Ejecutivo 20 del 17 de enero de 2014, ‘Que regula los precios máximos de venta al público de algunos combustible líquidos en Panamá’, se indica en uno de los párrafos que la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (ACODECO) en una nota enviada el 10 de diciembre a la Secretaría Nacional de Energía, la nota AG-773-13/ogc, dice que ‘la entidad señaló que luego de más de tres años de regulación de precios tope para algunos combustibles líquidos, es pausible que el Estado inicie un desmantelamiento paulatino de estas medidas, que al amparo de la Ley 45 del 31 de octubre de 2007, están contadas como situaciones excepcionales y, por consiguiente, con un horizonte temporal limitado’.

El catedrático Quintero, comenta al respecto: ‘Panamá es un mercado muy chico. Si usted no tiene control para el precio de combustible, se va a encontrar con más especulación. El efecto de aplicar lo que dice ese decreto sería contrario: No significará disminución en los precios; sino un aumento. Ese decreto deja por fuera que el mercado es oligopólico, en donde unas cuantas empresas dominan, sobre todo en Latinoamérica’.