Temas Especiales

19 de Oct de 2020

Nacional

Los delincuentes ‘visitan’ las iglesias del Casco Antiguo

En los templos del sitio histórico la seguridad ha tenido que ser reforzada

Los delincuentes ‘visitan’ las iglesias del Casco Antiguo
El sagrario de la iglesia de La Merced averiado luego de que el delincuente dañó su cerradura para robar.

A pesar de que están ubicadas en un sitio de mucha seguridad presidencial, los delincuentes han hurtado en tres de las cinco iglesias que están ubicadas en el Casco Antiguo de San Felipe, Patrimonio de la Humanidad.

El Oratorio San Felipe Neri, la Catedral Metropolitana y la parroquia Nuestra Señora de La Merced han sufrido pérdidas económicas, que no han sido cuantificadas. Se han robado las monedas, tanto limosnas como de las alcancías, dinero que se usa para las restauraciones, alimentación de pobres, ayuda nacional y pagar la energía eléctrica de los templos.

Ricardo Gago Salinero, presidente del Comité Amigos de las Iglesias del Casco Antiguo, informó que en este mes han robado tanto en la catedral como en el Oratorio San Felipe Neri.

Gago explicó que normalmente los robos se reportan en horas de la noche, pero se dio un caso de día en el Oratorio San Felipe Neri, pues el ladrón entró y se llevó la urna de las donaciones. Lamentablemente, la joven que estaba cuidando la iglesia no pudo hacer nada, ya que prefieren que se lleven el dinero a que le hagan daño al personal de vigilancia.

‘Lo que sucede es que las iglesias no tienen un guardia de noche. Nuevamente, con esta situación, vamos a solicitar un agente del SPI, que nos pongan unidades en las iglesias de noche’, manifestó.

Gago Salinero reconoce que se requiere más vigilancia, además adujo que hay muchos objetos religiosos que no son de oro, sino de bronce brillante, que parece oro.

Asimismo, detalló que hay objetos de color plateado, algunos de plata, pero la mayoría es de metal.

La ola de asaltos los ha obligado a reforzar la seguridad o puerta de las iglesias, aseguró.

ROBO RECIENTE

El robo más reciente ocurrió la noche del lunes 23 de junio en la parroquia Nuestra Señora de La Merced.

El profanador, a quien la Arquidiócesis de Panamá excomulgó sin aún ser detenido por las autoridades, se quedó dentro del recinto, que está en remodelación. para robar un relicario que contenía los huesos de mártires mercedarios; un copón; la custodia, una pieza de metal en la que se expone la hostia consagrada, y el Santísimo.

Además, destruyó piezas del altar, cerraduras del sagrario, averió la puerta de la sacristía y reventó las alcancías.

Posteriormente, los feligreses avisaron en una misa que la corona de metal de la Virgen de La Merced, que está en lo alto del altar, fue hurtada.

El viernes pasado, el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, realizó la misa de reparación y desagravio a Jesús Sacramentado.

El monseñor Ulloa comunicó que devolvieron el copón y el relicario.

El padre Javier Mañas indicó que en el templo los rebos se dan uno por mes.

‘Siempre han sido robos de piedreros que se llevan una imagen y después se ha recuperado, pero la gravedad en estos momentos es que han profanado el templo’, dijo Mañas.