07 de Dic de 2022

Nacional

Piropo o Acoso: los resultados de nuestra encuesta

Lo que es más grave: muchas jóvenes, podrían experimentar situaciones que afecten su autoestima y sentimiento de seguridad, de por vida

Un sondeo de opinión efectuado por La Estrella de Panamá permitió conocer el alto nivel de acoso y hostigamiento que podrían estar experimentado las mujeres panameñas. De comprobarse los resultados de la muestra (no científica), un número alto de mujeres sufriría a diario de comentarios agresivos, acercamientos intimidantes y hasta exhibicionismo por parte de la población masculina.

Lo que es más grave: muchas jóvenes, podrían experimentar situaciones que afecten su autoestima y sentimiento de seguridad, de por vida.

El proyecto de ley

Tal vez, Ana Matilde Gómez nunca se imaginó que levantaría tanto revuelo al proponer el proyecto de Ley 77 ante la Asamblea Nacional, el cual previene el hostigamiento, acoso sexual, acecho, favoritismo, sexismo y racismo.

Desde el primer momento, la ley fue objeto de debate, aplausos y críticas. Hubo quien la defendió de inmediato, pero no faltaron las burlas a priori, por parte de quienes todavía, sin haberla analizado a fondo, ya la presentaban como un absurdo o un intento de contravenir lo más profundo de nuestra cultura piropeadora y machista.

Con la intención de medir el grado de aceptación de la propuesta y la frecuencia de los hechos que el mismo proyecto pretende corregir, La Estrella de Panamá elaboró un cuestionario, que fue publicado en su página web, donde permaneció durante unos 10 días, con el que se obtuvieron 144 respuestas: 114 de mujeres y 30 de hombres.

Para ambos sexos, el perfil de edades de la muestra resultó ser bastante similar, concentrándose entre las edades de 21 a 50 años (80% en el caso de las mujeres y un 50% en el caso de los hombres). Los menores de 20 años no representan más del 6% de la muestra para ninguno de los dos sexos y, en la muestra femenina, 14% sería mayor de 51 y en la masculina, un 45%.

Al analizar las respuestas y hacer un cruce de información, se encontró una diferencia profunda en la forma en que las mujeres y hombres respondieron al cuestionario.

Por ejemplo, al preguntar si estaban de acuerdo con el proyecto, un 79% de las mujeres dijo estar de acuerdo (52% dijo que “ya era hora de que se legislara el tema” y 27% dijo que “no conoce a profundidad el proyecto pero que es necesario que se regule el tema”).

Los hombres, en cambio, están casi en un 56% opuestos al proyecto de ley. Un 50% dijo que “había cosas más importantes que legislar” y otro 6% adicional dijo que “no les parecía necesario que se legislara el tema”. En cambio, un 20% dijo que “ya era hora de que se legislara” y un 13% dijo que “era conveniente”.

Tal parece que los hombres, en su mayoría, se oponen a este proyecto de ley porque carecen de un marco de referencia que les permita identificarse con el sufrimiento del sexo opuesto. Esto se puede deducir de las experiencias por las que ambos sexos dicen haber pasado.

El 80% de las mujeres dijo haber sido objeto de silbidos, besos, bocinazos y otras expresiones en su caminar por los sitios públicos; el 56% dijo haber recibido piropos halagadores. El 70% dijo recibir miradas lascivas y piropos agresivos; el 50% dijo recibir acercamientos intimidantes (hablar al oído, tocar partes íntimas, etc.) y el 46% dijo haber sido perseguido. Casi el 26% dijo haber presenciado un acto de exhibicionismo.

Entre los hombres, el 19% dijo haber recibido silbidos, besos y bocinazos. Solo el 11% dijo que recibió piropos agresivos y solo el 7.69%, haber sido objeto de miradas lascivas. Un 11% reportó acercamientos intimidantes y un 7% dijo que había sido perseguido. Sin embargo, el 61% dijo haber recibido piropos halagadores.

Para las mujeres, las probabilidades de ser objeto de estas conductas disminuye con la edad. El 40% de las mujeres de entre 21 a 30 años dice ser objeto de este tipo de situaciones varias veces al día, mientras que otro 40%, serlo una vez al día o varias veces a la semana; pero, entre las mujeres de 50 años en adelante, el 62% reportó que les sucede menos de una o dos veces a la semana.

Al ser objeto de estas conductas (todas evaluadas al mismo tiempo), las mujeres reportaron sentir rabia (31%), asco (20%),inseguridad (16%) o miedo (14%). Ninguna reportó que le gustara ser objeto de estas actuaciones, aunque un 12% dijo sentirse “normal”, probablemente se trata del caso de los piropos halagadores.

A los hombres les gusta más: un 20% dijo que les gusta. Otro 34% dijo sentirse normal; a un 11% le ha dado rabia y, en un 7%, asco.

El 62% de las mujeres que respondieron la encuesta dijeron haber tenido una experiencia traumática en algún momento. El 83% de ellas, sin embargo, nunca ha presentado una denuncia. Entre las 29 mujeres que dijeron haber presentado una denuncia, más del 75% reportó que no había solucionada adecuadamente.

El 96% de los hombres afirmó nunca haber experimentado situaciones traumáticas.