La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

La cascada de Tavida se reduce por El Niño

Tavida es una caída de agua de 53 metros, un sitio de gran belleza y atractivo turístico

Un grupo de coclesanos lucha por rescatar a la cascada Tavida de los estragos del fenómeno de El Niño.

El nivel del agua de la piscina natural donde cae el chorro de agua de 53 metros ha ido disminuyendo paulatinamente hasta niveles preocupantes desde abril de 2015.

Algunos residentes han colocado sacos de arena con el fin de evitar que prosiga la pérdida del líquido.

Algo similar ocurrió en 1998, cuando el agua bajó varios metros de nivel. ‘Si llegara a ocurrir aquello sería trágico', explicó Alfonso Jaén, propietario de la reserva forestal donde se encuentra la caída del agua, un sitio de gran potencial turísco.

La cascada, que ofrece un espectáculo natural de gran belleza, se encuentra ubicada a 33 kilómetros de la ciudad de Penonomé, en la comunidad de Chiguirí Arriba, provincia de Coclé.

AMOR A PRIMERA VISTA

Alfonso Jaén se enamoró del sitio cuando vio por primera vez aquella caída de agua que salía repentinamente de un pesado bosque y que con el tiempo había ido formando una piscina natural de piedras de 14 metros de ancho.

De acuerdo con investigaciones del antropólogo Richard Cook, Tavida, que en lenguaje indígena significa ‘dar vida', fue un asentamiento indígena y ceremonial de los descendientes de los Chibchas. La caída de agua es parte del río delmismo nombre, que procede de la zona montañosa del Valle de Antón, a 7 kilómetros de la reserva.

Cuando Jaén adquirió las tierras que rodean la cascada, hace 35 años, el sitio era un potrero que mantenía algunos tallos de guineos, pocos árboles y naranjales.

Fue el ambientalista Stanley Heckadon Moreno quien le recomendó no tumbar, no quemar y no sembrar. Con los años, se llegó a formar un bosque secundario con manchas de bosque primario, único en el norte de Coclé.

El bosque se ha convertido en hogar para un nutrido grupo de representantes de la fauna criolla, entre ellos tucanes, monos titi, monos cariblancos, entre otros.

También han crecido de forma natural árboles de espavé, cedros, terminalias y bambú colombiano, de rápido crecimiento.

La belleza del lugar ha sido aprovechada por Jaén para crear un sitio turístico de salud, descanso y relajamiento.

Actualmente se construye un spa para brindar al visitante innovaciones, el servicio de lodo terapia y talasoterpaia, de agua caliente salada, con piscina y yacusi, sala de masaje y terapia.

Los planes de Jaén también incluyen mantener una parcela de perna cultura, para suministrar alimentos frescos para el restaurante, que se alimenta de agua de lluvia.

Los vecinos del área, interesados en mantener su medio ambiente y fomentar el turismo, sen ha unido al trabajo de Jaén, y juntos trabajan en la regeneración de cuencas.