Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Nacional

Mizrachi, otro escollo en las relaciones de Colombia y Panamá

La Estrella de Panamá conoció que el país sudamericano le dará salvoconducto definitivo al empresario panameño-jamaicano Mayer Mizrachi

La Cancillería de Colombia prorrogó por cinco días un salvoconducto otorgado a Mayer Mizrachi Matalón para que permanezca en el país sudamericano mientras se tramita su solicitud de asilo político. Mizrachi tiene un proceso de expulsión en su contra tramitado por Migración de Colombia. Sin embargo, una fuente de esa última entidad aseguró que lo más probable es que el Gobierno acceda a darle protección permanente.

El pasado 29 de junio, a Mizrachi se le otorgó un salvoconducto por cinco días, mientras la Comisión Nacional de Refugio (Conare) analizaba la solicitud interpuesta el pasado 23 de junio.

Alex Vernot, del equipo legal de Mizrachi, señaló que están pendiente de ser notificados de la decisión de la Cancillería de Colombia.

La Cancillería de Panamá, por su parte, señaló que no había recibido ningún comunicado oficial sobre el tema. La confusa salida de Mayer Mizrachi Matalón de la cárcel La Picota, de Bogotá, el pasado 22 de junio de 2016, se convirtió en otro eslabón en la cadena de desencuentros entre Panamá y Colombia.

Mizrachi, panameño-jamaicano de 28 años de edad, investigado por una posible lesión patrimonial de $211 mil contra la Autoridad Nacional de la Innovación Gubernamental (AIG), es el protagonista del nuevo diferendo entre las dos naciones vecinas, que ha provocado la separación del cargo de un oficial bogotano.

ANTECEDENTES

Mizrachi fue contratado por el gobierno de Ricardo Martinelli para instalar una plataforma tecnológica de mensajería conocida como ‘Criptex', que entró en funcionamiento, según la denuncia.

Sobre esta acusación, el empresario alegó que era un problema administrativo del uso de la tecnología. Fue llamado a rendir declaración indagatoria y no acudió, por lo que se le giró una orden de captura a través de la Policía Internacional.

El empresario fue detenido el 30 de diciembre de 2015, en la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia, adonde llegó para pasar unas vacaciones desde Estados Unidos. Se le identificó y fue trasladado a La Picota, una cárcel de máxima seguridad.

Permaneció durante casi seis meses en el centro carcelario, al tiempo que el gobierno panameño tramitaba su extradición.

Desde su encierro, el empresario denunció persecución política del gobierno de Juan Carlos Varela, por la relación sentimental de su padre, Aaron Mizrachi, con la hermana del expresidente Ricardo Martinelli, Berrocal, también acusado por corrupción y delitos financieros.

El equipo legal de Mizrachi empezó una batalla para alcanzar la libertad de su cliente y evitar la extradición a Panamá.

Después de varios intentos, en enero de este año, la defensa de Mizrachi, compuesta por abogados de Panamá y Colombia, logra una fianza de excarcelación de $100 mil.

Pero no fue hasta junio de 2016, cuando un fallo del Segundo Tribunal de Justicia le ordena la libertad y le revoca la orden de extradicción.

Conociendo la decisión judicial en Panamá, Migración de Colombia ordena su excarcelación y emite una orden de expulsión por un periodo de diez años, sin que se hayan conocido las consideraciones de esa resolución.

En condiciones confusas, Mizrachi sale del penal de máxima seguridad, desde donde, por protoloco, Migración de Colombia debía haberlo conducido directamente al aeropuerto. Sin embargo, termina en libertad y la Cancilería panameña lo declara ‘prófugo de la justicia'.

Las autoridades penitenciarias de Colombia aseguraron a la agencia EFE que liberaron a Mizrachi porque sobre él no pesaba ningún requerimiento judicial.

Algunos medios colombianos, como El Tiempo de Bogotá , llegaron a mencionar que para la liberación de Mizrachi cursó un ‘jugoso soborno', supuesto que negó la defensa del panameño-jamaiquino.

Un día después de su liberación, Mizrachi pidió asilo político en Colombia. Una medida de protección humanitaria basada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, explicó Alex Vernot. Hasta que no se resuelva su petición no puede ser expulsado del país.

Los abogados de Mizrachi aseguran que independientemente de la petición de refugio, están dispuestos a enfrentar la audiencia del 26 de agosto, en la que se espera que el Ministerio Público pida juicio por peculado.

LA VERSIÓN DE EL TIEMPO

Las autoridades panameñas esperan la deportación del empresario para que rinda cuentas a la justicia. Y en Colombia, se han tomado medidas contra el subdirector de la cárcel La Picota, Fabio Augusto Becerra Vera, separado del cargo mientras se realizan las investigaciones por el procedimiento irregular de excarcelación seguido con Mizrachi.

En la historia de Mayer Mizrachi se tejen otras hipótesis. El mismo diario El Tiempo sostiene que el empresario esta relacionado con poderosas familias de ese país sudamericano.

Aseguran que Mizrachi es novio de una de las herederas de Grupo Gilinski, uno de los conglomerados de empresas más grandes y poderosos de Colombia.

Ese medio hace referencia a que dos de sus abogados en el vecino país también estarían relacionados o habrían sido contactados por la familia Gilinski.

Mizrachi, por su parte, ha reiterado que se han violado sus derechos y ha incluso interpuso una queja ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos.

Lo que queda claro es que a Panamá, no tiene intención de volver.

==========

‘¿Porqué @CancilleriaPma @IsabelStMalo ELIMINÓ el comunicado q falsamente me declara profugo?',

MAYER MIZRACHI

- EMPRESARIO PANAMEÑO-JAMAICANO

==========

TRÁMITES

La protección de Mayer

- La Comisión Nacional de Refugio (Conare) de Colombia debe decidir si admite o no una solicitud de asilo político del empresario panameño - jamaicano Mayer Mizrachi.

- Alex Vernot, del equipo de Mizrachi, explicó que se continúa con el proceso de asilo y que se espera una decisión en los próximos meses (tres como máximo). Mientras, Mizrachi ‘está protegido por las normas humanitarias del derecho de los refugiados', indicó Vernot.

- En otro escenario, de no darse el asilo, Mizrachi podría ser deportado a Panamá o Jamaica, estados en donde donde es nacional, aunque también puede ser llevado al país de donde procedía cuando fue detenido en Colombia, en diciembre pasado, Estados Unidos. Así lo explicó su abogado en una conversación telefónica con este diario.