Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Nacional

El ‘nuevo urbanismo' o cómo frenar la ‘cultura del automóvil'

Propuestas como las del ‘nuevo peatonalismo, ‘, ‘ciudades sostenibles' ofrecen alternativas para resolver el problema del caos urbano

Todos los capitalinos podemos coincidir en este punto: el tráfico vehicular está acabando con la calidad de vida en la ciudad. Algunos nos resignamos. Otros nos quejamos. Calladamente, un grupo de urbanistas se mantiene  buscando soluciones.

Las propuestas llegan  empaquetadas bajo distintas denominaciones (ciudades sostenibles, comunidades caminables, ‘nuevo peatonalismo' o ‘nuevo urbanismo'). Curiosamente, todas concuerdan en que las "nuevas respuestas" se encuentran en las ciudades de antaño, en las que reinaban  la  ‘‘caminabilidad”, la oferta de espacios públicos y cercanía a los servicios básicos.

el tejido social roto

“El tejido social hace tiempo se rompió. Estamos frente a una ciudad física y socialmente fragmentada a partir del desorden urbano”, comenta la doctora en sociología   Nadya Vásquez.
Los resultados son  la “pérdida de identidad, pertenencia y cohesión social”, sostiene la socióloga. 
Con la  falta de transporte público eficiente,  las ventas de nuevos automóviles se disparan: en  2015 se rompió  nuevamente el récord del año anterior, con 64 mil vehículos vendidos.

Por el momento, las ideas empiezan a ser escuchadas y  se observan algunas "lucesitas", en el horizonte de esta ciudad que colapsa bajo el peso de sus problemas de transporte público.

Por una parte, desde la llegada del alcalde José Blandón, el discurso del Municipio ha cambiado: ya no se habla de piscinas o cumpleaños, propuestas que caracterizaron el periodo de Bosco Vallarino. Ahora se discute cómo recuperar el espacio público, y cómo restaurar las aceras.

La "mano invisible del mercado" también pone su cuota: la inconformidad sobre el estado actual de las cosas crea oportunidades para  promotores inmobiliarios innovadores. La  ralentizada industria podría tomar auge si logra ofrecer a  los clientes potenciales lo que buscan: calidad de vida.

‘La meta es una ciudad diseñada para seres humanos y no para el automóvil', señala Henry Faarup, gerente general de Grupo Colonias y cofundador del proyecto Porta Norte, que utiliza los principios del ‘nuevo urbanismo', una filosofía que irrumpe con fuerza en los mercados inmobiliarios internacionales y que propugna por un trazado urbano que sostenga la vida comunitaria y la caminabilidad.

Cuando Faarup regresó a Panamá después de estudiar en Texas, hace unos años, se llevó una gran decepción, recuerda el economista, todavía ‘‘veinteañero”.

‘Quería tener vida social, pero no podía conocer gente nueva. Me sentía aislado. No podía movilizarme sin usar el automóvil. En la universidad lo hacía todo a pie', recuerda.

Al integrarse al Grupo Colonias, Faarup propuso a la directiva impulsar un nuevo tipo de proyectos, inspirados en ciudades centenarias como Madrid, Copenhague y Amsterdam, reconocidas por su belleza y calidad de vida.

Porta Norte, que podrá empezar a ser habitado en un periodo de dos o tres años, se construye sobre 250 hectáreas de terreno y tendrá espacio para 14 mil viviendas y 35 mil habitantes.

Faarup sostiene que con este proyecto, tan ambicioso como Costa del Este, la ciudad está camino de ser ‘policéntrica' y que Porta Norte será el polo de atracción del norte de la ciudad.

La aspiración de sus promotores es que sus residentes puedan satisfacer sus necesidades básicas a una distancia de cinco minutos caminables, con edificios pequeños de hasta cuatro o cinco pisos, con comercios en la planta baja y residencias u oficinas en los pisos superiores.

Tendrá, igualmente, trolley (transporte alternativo), parques, plazas, ciclovías, jardines y ¡hasta una rambla!

El trazado estará inspirado en el cuadriculado centro urbano colonense y en su arquitectura vernácula, de balcones amplios (metro y medio para que la gente no se moje cuando llueve) y aceras de hasta cinco metros de ancho.

‘Un nuevo Casco Viejo' es el lema con que se promociona el proyecto, que va dirigido a los segmentos medio altos del mercado.

LOS BARRIOS ‘PEATONABLES'

¿Y qué hay de otras áreas de la ciudad? ¿Pueden los principios del ‘nuevo urbanismo' o ‘nuevo peatonalismo' aplicarse a las zonas de medianos o bajos recursos?

Por el momento, la ciudad contempla muy pocos barrios con características de caminabilidad y autosuficiencia. Son apenas el Casco Viejo, El Cangrejo, Paitilla y Marbella, sostiene el arquitecto Rodrigo Guardia, urbanista egresado de la prestigiosa Universidad de Columbia.

‘Allí puedes ir caminando a sacar fotocopias o comprar una bolsita de sal, pero aun así, de acuerdo con los estándares internacionales de caminabilidad, esta es muy pobre', dice Guardia, refiriéndose a las aceras rotas o descontinuadas, al desbordamiento de aguas negras y basura.

La ampliaci´ón del Metro podría ayudar a  las comunidades que Guardia llama el ‘Panamá post urbano', que se extiende más allá de la Transístmica, comunidades que nacieron cuando la cultura del automóvil había alterado y segmentado el diseño urbano y convertido las zonas residenciales en kilómetros y kilómetros de casas sin los debidos soportes para el ocio, la vida cultural o la satisfacción de necesidades básicas.

El metro acercará a los residentes de esta zona post urbana a  la ciudad, pero todavía tendrían que buscarse otras soluciones internas para el transporte y reconstrucción del tejido social intrabarrial.

LA EXPOSICIÓN

Los urbanistas coinciden en que uno de los barrios históricos con mayor potencial es La Exposición.

Con su perfecto trazado, sus terrenos planos, perfectamente conectado a otros centros vitales como Santa Ana, Bella Vista, la zona bancaria, la Cinta Costera y la Zona del Canal, La Exposición es, de acuerdo con el arquitecto Álvaro Uribe, el epítome del buen urbanismo. La prueba está en que a cien años de haberse constituido —fue hecho para conmemorar el cuarto centenario del descubrimiento del mar del Sur— , hay planes para reciclarlo y revitalizarlo.

El barrio reúne algunos de los edificios públicos de mayor belleza de la ciudad, además de plazas y anchas aceras y edificios de gobierno municipal.

El plan maestro de renovación, respaldado por el Municipio, el BID y el Banco Mundial, busca atraer proyectos residenciales y pequeños comercios, para unir a su oferta de torres de apartamentos y oficinas.

‘En La Exposición se va a poder sacar el automóvil de la calle. La gente va a llegar caminando o en metro, pues tiene tres estaciones cerca', dice Uribe.

‘Esa es la belleza del diseño urbanístico de buena calidad, que puede ser reciclable', opina el conocido arquitecto, que se confiesa optimista ante los pasos que se están dando para la renovación urbana. ‘Es un proceso lento, pero va... ', finaliza.

COMUNIDADES CAMINABLES

Requieren la conjunción de varios elementos y prácticas

  • Servicios básicos a distancia caminable: farmacias, tiendas de abastos, cafeterías y restaurantes, peluquería, galerías de arte.
  • Espacio público con jardinería y árboles: las áreas verdes proporcionan sombra y protección peatonal.
  • Zonas de recreo: plazas públicas, zonas de juegos, espacio para reunión de clubes.
  • Limpieza y buen mantenimiento, amenidades como bebederos y bancas.
  • Escuelas, guarderías, canchas deportivas.
  • Arte público: refleja lo que es la comunidad, embellece el área.
  • Transporte alternativo: ciclovías, ‘trolley', etc.