Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Nacional

‘La canallada contra Frank De Lima'

En 2009, en el gobierno de Martín Torrijos, Jack Btesh logra una concesión en el aeropuerto de Tocumen

‘La canallada contra Frank De Lima'
El exministro fue enviado a El Renacer.

Kristelle es la esposa de Frank De Lima, el exministro de Economía y Finanzas que a su vez, era el presidente de la junta directiva de Tocumen S.A. Ella conversó con La Estrella de Panamá sobre la "canallada que le hacen a su esposo", al meterlo preso por lo que dice: un "delito que no cometió y que no existe".

En 2009, en el gobierno de Martín Torrijos, Jack Btesh logra una concesión en el aeropuerto de Tocumen. Se ganó la explotación de un espacio de 62.2 metros cuadrados por un canon de $48 mil 888. En octubre de 2009, ya en el gobierno de Ricardo Martinelli, Btesh solicita un espacio adicional de otros 62.8 metros cuadrados y la junta directiva de Tocumen S.A., lo aprobó por unanimidad con el mismo canon ya establecido. La razón que justificó la decisión de la junta directiva es que a Btesh se le estaba cobrando un canon de $100 el metro cuadrado, el doble del Ingreso Mínimo Garantizado en el aeropuerto.

En abril de 2010, Btesh pide al gerente de Tocumen, Rafael Flores (q.e.p.d.), padre del secretario privado del presidente Juan Carlos Varela, que le permita dividir el espacio otorgado de 125 metros cuadrados, porque tenía un problema con las marcas que representaba.

Inicialmente el contrato se hizo bajo la empresa Tequendama, S.A. Ahora Btesh pedía que se le dividiera el mismo espacio, para solventar su problema de marca. Así se firma la división del espacio, donde Tequendama queda con el contrato inicial, pero el espacio se dividía entre Tequendama y Flying Retail Inc. Posteriormente Btesh solicita que el canon de $48,888 se divida así: $27,084 para Tequendama y $21,804 para Flying Retail Inc.

El fiscal alega que esta última división del canon no fue autorizada por la junta directiva de Tocumen S.A. y que la decisión la tomó De Lima unilateralmente. Que una auditoría de la Contraloría estima que hay una lesión de $3.2 millones que Btesh ha dejado de pagar a Tocumen S.A, como Ingreso Mínimo Garantizado.

Si la junta directiva autorizó la adición de 62 metros cuadrados más al concesionario Btesh y por los 125 metros cuadrados le cobraba los mismos $48,888, lo que pidió Btesh fue dividir esa suma entre ambas empresas y "fue aprobado por Frank, porque esa era la orden dada por la junta directiva, tomada por unanimidad", dice Kristelle. Además, agrega, la administracion es quien mide, negocia y redacta contrato y adenda. No es la junta directiva. "La junta directiva aprueba o no".

Al entrar la nueva administración de Tocumen con Joseph Fidanque como gerente, se hizo una revisión de todas las concesiones vigentes. Se aumentaron arrendamientos y se cancelaron concesiones. "Esta concesión hasta donde sé, se mantuvo como estaba hasta el día de hoy", alega la señora de De Lima y se pregunta: "¿Será que a este empresario de más de 80 años y 40 siendo concesionario en Tocumen, ahora le quieren quitar su concesión?".

Al momento de meter a Frank preso, agrega Kristelle, el caso apenas tiene abierto en fiscalía un mes (18 de Julio 2017). Nadie ha sido indagado aún, como amerita una debida investigación, pero "Frank es conducido y detenido por más que da explicaciones muy claras de que los documentos que firma han sido debidamente aprobados (unánimemente) por junta directiva quien revisa y aprueba los temas presentados en agenda por la gerencia de Tocumen, gerencia dirigida por Rafael Flores (q.e.p.d.) y Juan Carlos Pino posteriormente, dice Kristelle. A la vez agrega: Mi pregunta principal, tomando en cuenta el caso y la forma es: ¿el fiscal tenía intenciones de investigar este caso o tenía instrucciones de meter a Frank De Lima preso?".