La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

Cepadem, entre quejas y alegrías

La espera de décadas por el pago de los décimos pendientes ha causado un mar de reacciones entre los beneficiarios, que en su mayoría sobrepasan los sesenta años. Un anciano no vivió para disfrutarlo

Por miedo o felicidad, los beneficiarios de los Certificados de Pago Negociable de la Segunda Partida del Décimo Tercer Mes (Cepadem) hablan poco del asunto. Los que estaban en un supermercado de Calidonia, al vernos enmudecieron. Pasaban directamente al sitio donde se ubicaban los funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas con un equipo electrónico para verificar que su nombre aparecía entre los beneficiados .

Entre ellos estaba Carmen Saavedra, acompañada de una de sus hijas. Con voz temblorosa, la anciana se atrevió a expresar su descontento por la organización en la entrega del certificado.

‘Debieron pagar junto al cheque de jubilación, imagínate que yo cobré primero mi jubilación en Santa Ana y luego me hicieron venir hasta acá. ¿Tú crees eso justo?', reclamó la señora .

Saavedra confesó que nunca perdió la esperanza de recibir este dinero. ‘Siempre se hacía la lucha; algún día un gobierno se acordaría. Finalmente tuvimos que esperar más de cuarenta años. Pasaron cinco gobernantes (Guillermo Endara, Ernesto Pérez Balladares, Mireya Moscoso, Martín Torrijos y Ricardo Martinelli) que nunca hicieron nada por nuestros derechos', se quejó.

La beneficiaria relató que en 1972, cuando el gobierno comenzó a retener el décimo que hoy finalmente cobra, ella tenía 45 años y laboraba en Harinas Panamá, S.A. A sus 72 años, recuerda la lucha sindical. ‘Cuando nos quitaron el décimo, siempre salíamos a la calle a pelear ese dinero que nos correspondía por derecho, pero nadie nos escuchaba', añadió.

Para la jubilada, es una ‘canallada' lo que está haciendo el gobierno porque ahora que ‘nos van a dar lo que nos deben, tenemos que regalarle un porcentaje al gobierno. Eso no es justo', dijo refiriéndose al porcentaje que descontarán los bancos por la redención anticipada de los certificados.

Saavedra presenta problemas de visión y por eso a donde sale tiene que ir acompañada por un familiar; sin embargo, su problema no era tan grave como el de otras personas que hacían la fila en sillas de rueda o se apoyaban en muletas o bastones.

No muy distante de Saavedra estaba Celestino González, también de 72 años, quien emocionado comentaba que ‘al fin' se le hizo justicia.

La lucha por este dinero que muchos daban por perdido terminó. ‘Al fin los jubilados de empresas públicas y privadas lo estamos recibiendo', añade González, quien había llegado a las 8:40 de la mañana desde Villa Unida, en Chilibre, portando una gorra con el logo del Idaan, donde laboraba hasta el 2007, cuando se jubiló.

‘Yo difiero de muchas personas que están insatisfechas, porque la entrega de estos certificados también beneficiará a los familiares cercanos de aquellos jubilados de esa época que ya fallecieron', decía González a otros que como él esperaban su turno para recibir el pagaré.

Aunque estos jubilados esperaban sin muchas dificultades por el clima, ya que no había lluvia ni sol aún, en otros puntos del país surgieron largas filas y quejas por la lentitud del proceso.

Una jubilada que acudió a retirar su Cepadem en un supermercado en San Francisco calificó de ‘pésima' la organización en ese punto. Otros señalaban que en la página web que habilitó el MEF para verificarse salía que el certificado estaba impreso en un sitio distinto al que habitualmente cobran su jubilación.

Un día después, el país conoció que un beneficiario que se disponía a disfrutar tras haber cobrado su certificado el día 5 de diciembre, murió en las instalaciones de un local comercial en Chitré, provincia de Herrera, a causa de un paro cardiaco, según dijo un funcionario del MEF.

DÉCADAS DE PROTESTAS

Héctor Ávila, secretario general de la Coordinadora Fecha y de la Coordinadora Nacional de Jubilados y Pensionados, expresó a La Estrella de Panamá que en su momento el general Omar Torrijos Herrera autorizó el pago de las partidas del décimo tercer mes retenidas, pero ‘lamentablemente (Torrijos) murió antes de que se cumpliera ese mandato'.

‘Nosotros prestamos esos fondos para cubrir un faltante en las pensiones en esa época y para pagar las jubilaciones especiales, ahora que nos lo devuelvan', reclamaba con vehemencia Ávila

Hoy, el dirigente considera que es justo el pago del certificado, tras años de constante lucha en la que, asegura, nunca flaquearon.

Celestino González coincide en que gracias a los reclamos de décadas estaría cobrando en estas fechas unos $1,800 que compartiría con su esposa en el Día de la Madre.

‘Yo no contaba con ese dinero, por eso voy a comprarle un regalito a mi esposa', contó sonriente y, según dijo, sin estrés, mientras esperaba.

‘No me interesa el porcentaje que cobre el banco, ya cobré lo mío y siento que el Estado no me debe nada', agregó el anciano vestido de pantalón negro, camisa de cuadritos roja y cutarras al estilo santeño.

Más adelante en la fila, Saavedra, aún enojada, decía que no sabía cuánto cobraría ni cuánto le descontaría el banco o el sitio donde cambiaría el Cepadem. ‘A todos los que cobramos no nos toca lo mismo, porque eso depende del salario que teníamos en ese tiempo. Lo que yo digo es que la gente quería democracia, aquí tienen la democracia, mientras el pueblo lucha por lo justo, otros se llevan nuestras arcas de la forma más fácil', comentaba a las personas a su alrededor.

INICIO DE LOS PAGOS

El Gobierno comenzó a entregar los Cepadem los días 5, 6 y 7 de diciembre y pagará otra cantidad los días 20, 21 y 22 de diciembre, en 180 centros de pago a nivel nacional.

El pago se ha dividido en tres grupos: los primeros son los jubilados y pensionados vivos (del sector público o privado), que ascienden a 190,000; el segundo grupo, lo conforman unos 360,000 trabajadores activos o personas que no tienen una pensión de la Caja de Seguro Social (CSS) y cotizaron en esos años.

Al final lo harán los herederos de los que trabajaron en ese periodo y que ya han fallecido, los cuales se calculan en 30,000.

LA LEY Y LOS PORCENTAJES

El 12 de septiembre de 2017, el pleno de la Asamblea Nacional aprobó en tercer debate el proyecto de ley 504, que ordena el pago de la segunda partida del décimo tercer mes de los años 1972 a 1983, por un monto de $366 millones.

Ese mismo mes, el presidente de la República, Juan Carlos Varela, sancionó la ley correspondiente. ‘Hoy cumplimos con una deuda de más de cuarenta años que gobierno tras gobierno ignoraron', señaló Varela sobre el tema.

En el Banco Nacional, el descuento que aplicará a los Cepadem es del 7% a los que venzan en el 2019; de 9% para los de 2020; de 11% para los de 2021 y de 13% para los de 2022. Sin embargo, informó el MEF, quienes decidan cobrar el Cepadem en el año establecido, recibirán la totalidad de su dinero.

En Calidonia la fila avanzaba lentamente mientras más jubilados llegaban al local donde, además, podían aprovechar para comprar un ‘billetito', a propósito de que era miércoles y tal vez la suerte les caía, ahora por partida doble.

CEPADEM

Qué comprende el documento

La Ley 17 de 1983 estableció que las sumas correspondientes a la segunda partida del décimo tercer mes serían destinadas al Banco Hipotecario Nacional para un programa de viviendas obrero campesinas y luego, transferidas a la CSS, para el programa de Invalidez, Vejez y Muerte.

El Cepadem es un documento legal con valor que incorpora el nombre del beneficiario, el monto a recibir y la fecha de vencimiento. Su legalidad permite ser transferible mediante endoso, mas no será gravable ni embargable.

Los pagos adeudados a los jubilados comprenden el capital de un período de doce años, más el interés devengado a una tasa de 3%.

La Ley 60 establece seis formas de uso de los Cepadem, como cambiar en efectivo en bancos de licencia general, comercios locales, casas de valores, cooperativas de ahorro y crédito y de servicios múltiples, así como en empresas con operaciones en el país. También puede ser usado como fianza en contrataciones con el Estado, como garantía de cumplimiento en transacción bancaria y como medio de pago a su valor del 100% en el Banco de Desarrollo Agropecuario, el Instituto de Seguro Agropecuario, el Idaan, la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario y el Ifarhu.