La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Nacional

El retorno al Casco Viejo

Después de un proceso de gentrificación que desplazó a parte de la población original del barrio, hoy en día la Alcaldía y la Autoridad de Turismo buscan atraer a los visitantes con una variada oferta

El renovado Casco Viejo de ciudad de Panamá se muestra al mundo como una obra de arte en movimiento. Pero este ‘ojo de agua' de la historia tiene problemas que merman su pleno desarrollo turístico.

Su génesis se remonta al 21 de enero de 1673, dos años después de que el pirata inglés Henry Morgan convirtiera a la vieja ciudad —orgullo de la Corona Española— en un infierno de pólvora, candela y sangre.

Su restauración constituye una proeza arquitectónica. Conserva la estrechez de sus calles enladrilladas, el trazado urbano, sus cuatro plazas (Independencia, Herrera, Francia y Bolívar), imponentes edificios coloniales arropados con tejas rojas, balcones adornados de veraneras y flores multicolores.

Hay mucho que ver y disfrutar: hoteles deslumbrantes, lujosos restaurantes, bares de alegres parroquianos, artesanías y acogedoras oficinas públicas, que incluyen a la palaciega presidencia de la República.

TURISMO SIN ‘PARKINGS'

Pero ni en los paraísos hay perfección. En el Casco Viejo no hay suficientes estacionamientos, hecho que ha impactado en la disminución de visitantes, nacionales y foráneos. Algunas áreas están descuidadas y su mantenimiento requiere trabajo institucional y conciencia cívica.

El valor histórico y turístico de la zona es de vieja data. Recuerdo las oleadas de viajeros que desfilaban por La Estrella de Panamá , en la calle Demetrio H. Brid, en busca de información sobre la vecina Iglesia de San José, la del altar de oro. Muchos de ellos subían a la redacción de ‘La Decana' (‘La Estrella de Panamá') para ver el gancho eléctrico que transportaba las cuartillas de la sala de prensa a los talleres. Una reliquia que rememora tiempos de periodistas vestidos con tirantes, con una taza de oloroso café mañanero en la mano, hablando de medio lado con los dientes clavados en un puro —mitad ceniza y mitad tabaco— y un lápiz en la oreja.

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

En el Parque Carlos V (monarca español), construido bajo la administración municipal de Juan Carlos Navarro, encontramos, como a las seis de la mañana, a Julissa R. D. empleada pública y atleta, cuando disfrutaba de una ensalada de frutas.

A lo lejos, en el claroscuro del amanecer, se divisaba el simbólico gallo francés, montado en el obelisco de la Plaza de Francia. Unas olas cansadas dejaban ver una franja de playa llena de basura.

A pesar de que Julissa entra a trabajar a las 8 de la mañana, estaba contenta: había conseguido un estacionamiento. ‘Si no vengo al amanecer, tengo que dejar el automóvil en la Plaza 5 de Mayo o en la Cinta Costera'.

Volvimos al final de la tarde. El puntual encendido de los faroles marca la esperada vida nocturna. Hace buen tiempo. Una amigable pregonera del hotel boutique VillaPalma exhorta a los clientes a entrar y disfrutar de la oferta gastronómica del día.

Ximena Ramos, gerente operativa del Villa Palma, admite que la falta de estacionamientos es un problema de toda el área, ya que afecta la afluencia de visitantes.

Al igual que otros empresarios, solicita más promoción turística. ‘Las personas llegan en Uber porque no hay parqueaderos. Esto da mala imagen, aunque la seguridad sea buena', afirmó.

Al preguntarle de las quejas por la comida cara, Ximena Ramos informa que hay otras opciones, restaurantes con otro target. ‘Invitamos al panameño a que regrese al Casco Antiguo', reiteró.

En tanto, otros propietarios dicen que los elevados alquileres de los locales obligan a ajustar los precios. También se quejan de ‘la bulla' de las discotecas. Algunas mantienen encendidas sus bocinas hasta la madrugada y —en veladas de incontrolable éxtasis musical— hasta que aparece el sol.

Eliécer Cruz, ex ‘bien cuidao', tuvo que recurrir a otros servicios para sobrevivir. ‘Si no hay estacionamientos, no hay acuerdo de vigilancia. Ahora consigo pasajeros para los taxis', explica, mientras se reconcilia con su estómago, que satisface con una malta y un pan de dulce.

Quedan pocos vecinos en el área. Todavía hay moradores en Calle 9 y la 15. ‘Tenemos buena relación con los propietarios del nuevo San Felipe, dan trabajo en sus empresas y nos tratan bien'.

SEÑALES DE POTENCIAL

Larabel González, jefa de Relaciones Públicas de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), dijo que el Casco Antiguo es uno de los ‘platos fuertes' en la promoción turística internacional, especialmente para el mercado europeo.

Después del Canal, es el lugar más visitado en la provincia de Panamá, con aproximadamente medio millón de personas al año. ‘Hay una alegre pieza musical (se baila mucho) dedicada al Casco Viejo. También tenemos promoción interna para temporada baja (julio a octubre). Buscamos que los interioranos vengan a hacer turismo a la ciudad y visiten la antigua ciudad'.

González aclaró que la ATP no tiene nada que ver con la falta de estacionamientos en el área.

El taxista Tito Livio Cáceres reconoce que la Alcaldía de Panamá y la Oficina del Casco Antiguo estudian alternativas, aunque no es fácil por la limitada superficie territorial de la zona.

En enero de 2017, la ATP inauguró la señalización turística del Casco Antiguo. Incluye la instalación de 26 estructuras para marcar espacios exteriores, cinco photo spots , cinco letreros direccionales y, con motivo de la próxima Jornada Mundial de la Juventud, se aprobaron 26 señalizaciones eclesiásticas (Iglesia de San Francisco, San José, Nuestra Señora de la Merced y San Felipe Neri).

Se repartieron los primeros 100 mil mapas (hay 200 mil adicionales) turísticos para guiar a visitantes nacionales y extranjeros. El diseño de las estructuras para las señalizaciones fue aprobado por la Dirección de Patrimonio Histórico del Instituto Nacional de Cultura.

Wendy Tribaldos, vocera del Comité de Amigos de las Iglesias del Casco Antiguo, a cargo de Ricardo Gago Salinero, reveló que la fundación apoyó con la tarea de señalización (duró un año) en lo referente a los tótems y la información.

En reunión de la Asociación de Comerciantes del Casco Antiguo y la ATP surgió el proyecto ‘Casco Fest', evento ferial programado para el Black Weekend de septiembre de este año.

El plan de seguridad, coordinado por la Policía de Turismo y el Servicio de Protección Institucional, ha brindado buenos resultados.

Los empresarios del Casco Viejo coinciden en que hace falta más entendimiento y trabajo interinstitucional; comparten la convicción de que primero es Panamá y después, los intereses particulares.

Los obstáculos de hoy serán superados. Ocurrió en el pasado, cuando el Istmo resistió la ferocidad de Henry Morgan, quien dejó a la ‘perla de España' convertida en una desolada huerta de fuego. Y la ciudad resucitó con un solo destino: brillar por siempre.