Panamá,25º

14 de Dec de 2019

Nacional

Juez admite millonaria demanda de Mossack Fonseca contra ASSA

El bufete de abogados demandó por $24 millones a la compañía aseguradora AIG Seguros Panamá —que Assa absorbió mediante fusión— por incumplimiento en pólizas de daños a su reputación, entre otros

El Juzgado Cuarto de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá admitió una demanda de $24 millones interpuesta por la firma de abogados Mossack Fonseca (MF&Co.) contra AIG Seguros Panamá, absorbida por la compañía de seguros ASSA mediante fusión, por el incumplimiento en el pago de una póliza de responsabilidad civil para sus abogados y directivos afectados por el escándalo ‘Panamá Papers'.

La caída de Mossack Fonseca

Mossack Fonseca, bufete panameño que hace más de dos años acaparó la atención del mundo como epicentro de los llamados papeles de Panamá, no sobrevivió al escándalo de las sociedades extraterritoriales y anunció el cierre de todas sus oficinas por falta de clientes.

En marzo de 2018, la firma explicó que ‘el deterioro reputacional, la campaña mediática, el cerco financiero y las actuaciones irregulares de algunas autoridades panameñas' le habían ‘ocasionado un daño irreparable'.

El cierre de las oficinas tuvo lugar el 31 de marzo, aunque un pequeño grupo de empleados siguió trabajando puertas adentro para completar algunos trámites administrativos y atender a autoridades y antiguos clientes.

La noticia no sorprendió a nadie porque Mossack Fonseca fue recortando progresivamente su personal desde que estalló el escándalo de los papeles de Panamá. El bufete incluso retiró el letrero que señalaba la entrada de sus oficinas en la zona financiera de Marbella.

La compañía, considerada en su momento un actor destacado en la creación de sociedades offshore , llegó a tener más de un millar de empleados en decenas de oficinas de todo el mundo, pero en sus últimos meses funcionó con apenas 50 trabajadores.

‘Deseamos expresar nuestro agradecimiento a los clientes por todos sus años de solidaridad con nuestro grupo, especialmente a aquellos que a pesar de las situaciones actuales se han mantenido con nosotros', dijo el bufete en un comunicado.

El cierre de las oficinas se produjo a un mes de cumplirse dos años desde que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) publicara la base de datos de Mossack Fonseca y cientos de medios de comunicación desvelaran que personalidades de todo el mundo contrataron al despacho para crear sociedades offshore y presuntamente evadir impuestos.

La firma de abogados argumenta que la aseguradora declinó el pago indemnizatorio al que tiene derecho por contrato y que contempla, entre otros aspectos, la ‘cobertura por daños a la reputación', según una demanda presentada el 21 de agosto de 2018, corregida por mayor cuantía, a la que tuvo acceso La Estrella de Panamá .

El reclamo, efectuado el 20 de junio de 2016, llegó a los tribunales de justicia ante la negativa de la aseguradora, meses después de conocerse las consecuencias de la investigación periodística sobre supuestas actividades irregulares offshore .

Mossack Fonseca & Co., Bufete MF & Co. y Fiduciaria Mossfon, S.A. contrataron varias pólizas de cobertura de responsabilidad civil para abogados, directores y ejecutivos de la empresa; y de infidelidad de riesgos financieros, cuyos límites indemnizatorios son $5 millones, $10 millones y $10 millones.

Las pólizas también cubrían costos de investigación, daños a la reputación y pérdida por crisis.

Este segmento, según el documento, aplica cuando una situación provoca una disminución superior al 30% de los ingresos totales anuales.

Sin embargo la aseguradora, según un documento al que tuvo acceso ‘La Decana', evade su responsabilidad contractual argumentando que la pérdida reclamada por Mossack Fonseca fue producto de actos relacionados al ‘lavado de dinero'.

El 14 de julio de 2016, mediante una nota escrita, la aseguradora rechaza de manera definitiva el reclamo.

Los demandantes calificaron los argumentos como ‘burdos e injuriosos', además de señalar que la aseguradora se ‘autoadjudica funciones judiciales' declarando penalmente responsable de delito de blanqueo de capitales a la firma, según detalla una demanda de mayor cuantía contra la compañía aseguradora.

Reclaman, además, que aún no está aclarado si la fusión de AIG Seguros Panamá con ASSA ‘cumplió con los requisitos y ritualidades legales'. Una movida mediante la cual, según los demandantes, AIG intenta eximirse del pago a Mossack Fonseca.

El 12 de septiembre de 2018, la jueza Solange Le Ferrec de Booker corrió traslado al demandado de la decisión asumida por el tribunal que dirige.

El bufete solicita se condene a esta empresa al pago de la póliza de seguros más los gastos, daños y perjuicios materiales y morales.

Para sustentar la solicitud, la defensa establece que es un hecho público y notorio que el 2 de abril de 2016 la firma de abogados MF & Co. y la empresa Mossack Fonseca & Co. fueron ‘atacadas' por terceras personas que, de forma ‘ilícita', tomaron archivos internos y documentos confidenciales que posteriormente fueron publicados en medios nacionales e internacionales.

La acción, según un documento de demanda corregida por mayor cuantía, violó estipulaciones claras que protegen la confidencialidad de la relación abogado-cliente, consagradas en el Código de Ética de los abogados y otras normas nacionales.

MF & Co. interpuso una denuncia penal en las instalaciones del Centro de Recepción de Denuncias de la Dirección de Investigación Judicial contra quienes resulten responsables por la comisión de un delito de inviolabilidad del secreto y derecho a la intimidad, específicamente por el delito contra la seguridad informática.

LA CUANTÍA

La firma le exige a las empresas aseguradoras el pago de las obligaciones amparadas en las pólizas de seguro, más los gastos, daños, perjuicios materiales, morales y punitivos, salvo que los peritos fijen una suma superior.

Del mismo modo, se solicita que se condene a las empresas demandadas al pago de costas, gastos e intereses del presente proceso ordinario de mayor cuantía.

El acaudalado empresario Stanley Motta es el representante de la compañía de seguros ASSA, según la demanda.