Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Nacional

Empresarios y banqueros piden vetar la ley que aumenta a jubilados

A la Cciap le preocupa específicamente el artículo 4 de este proyecto de ley, que establece el impuesto del 7% a las remesas panameñas a beneficiarios en el extranjero

Empresarios y banqueros piden vetar la ley que aumenta a jubilados
Los jubilados lograron un aumento por un proyecto de ley que se aprobó en la Asamblea Nacional.

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap) solicitó el veto presidencial al proyecto de ley 621, que busca aumentar las pensiones de invalidez y vejez a través del gravamen del 7% al envío de remesas al exterior; así como un impuesto de 5% a los casinos, centros de apuestas y máquinas tragamonedas, que fue aprobado en tercer debate este miércoles 17 de octubre.

La Asociación Bancaria de Panamá (ABP) también manifestó preocupación y desacuerdo.

Según explicó el presidente de la ABP, Carlos Troetsch, esta organización está consciente de la importancia que el contenido de esta legislación conllevaría a los jubilados; sin embargo, tal como fue aprobado este proyecto 621, incrementará, de forma importante, costos de transacción; y requerirá ajustes al Código Fiscal, los que no pueden ser atendidos vía reglamentación. A través de un comunicado, el gremio alertó que una remesa que hoy día es gravable con el 12.5%. Según la asociación, estaría fomentando un mercado negro de remesas, haciendo que se pierda toda trazabilidad y controles. La ABP instó al presidente de la República a vetar el proyecto.

A la Cciap le preocupa específicamente el artículo 4 de este proyecto de ley, que establece el impuesto del 7% a las remesas panameñas a beneficiarios en el extranjero, tales como remesas familiares, pagos de préstamos a bancos, pagos a suplidores, depósitos a plazo fijo, dividendos enviados a sus sedes centrales, entre otros, atentando así contra la seguridad jurídica de quienes realizan estas operaciones.

Para la Cámara, esta medida pone en riesgo el sistema financiero nacional, dado que puede producir una movilización inmediata de capitales, encareciendo así los préstamos a los consumidores y el costo de la vida en general. ‘Ante este panorama, apoyaríamos totalmente un veto por parte del Órgano Ejecutivo', indicó Gabriel Barletta.