La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Nacional

Xi visita Panamá para afianzar relación bilateral

Xi será el primer gobernante chino que visite el país centroamericano, lo que ha despertado en el propio presidente ‘grandes expectativas

El presidente de la República Popular de China, Xi Jinping, llega este domingo a Panamá en una histórica visita que afianzará la relación bilateral tras el establecimiento en junio de 2017 de nexos diplomáticos, y en medio de grandes expectativas sobre el auge de las inversiones chinas.

Xi será el primer gobernante chino que visite el país centroamericano, lo que ha despertado en el propio presidente ‘grandes expectativas', como lo expresó en una carta publicada en la víspera por La Estrella de Panamá .

‘China ha reforzado la posición como el segundo socio comercial de Panamá (...) en el marco de la Franja y la Ruta, ambas partes firmaron una serie de acuerdos (...), la creciente presencia de empresas e instituciones chinas en Panamá ha desembocado en la creación de miles de puestos de empleo locales', dijo Xi en su escrito.

En ese mismo sentido se ha pronunciado el Gobierno del presidente Juan Carlos Varela, que ha destacado el rápido avance de la cooperación bilateral tras el establecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales.

‘Es muy importante que Panamá vea esta visita (de Xi) como algo bueno para el país, que va a mejorar mucho la presencia de empresas (chinas), aumentar la inversión extranjera y fortalecer el rol regional que juega Panamá como un hub (centro) logístico', dijo Varela el martes pasado.

Panamá es uno de los países más dinámicos de la región pero desde hace más de un lustro entró en una etapa de ralentización, por lo que requiere de más inversión extranjera para apuntalar la economía, han alertado analistas locales y organismos internacionales.

El nuevo estatus diplomático de la República Popular de China no ha estado exento de polémica en Panamá e incluso en Centroamérica, debido a las reticencias de EE.UU. luego de que el gigante asiático arrebató en el último año y medio a Taiwán la fidelidad panameña, así como la de República Dominicana y El Salvador.