La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Nacional

Decomiso de drogas en Panamá se incrementó 700% en 18 años

Panamá ha efectuado varios operativos conjuntos con Estados Unidos, lo que ha permitido la capacitación de unidades y la incautación de droga

En casi dos décadas, el decomiso de drogas en Panamá ha aumentado en un 700%. En el año 2000, las autoridades se hicieron de 11.2 toneladas de drogas, mientras que en diciembre de este año las cifras rondan, según los últimos datos, las 73 toneladas de drogas (mariguana y cocaína).

Por su posición geográfica, Panamá es la puerta de entrada de la droga que emana, principalmente de Colombia, con dirección al mercado americano y europeo, razón por la cual el Istmo es el cuarto país del mundo que más droga confisca.

A pesar de las alentadoras cifras, especialistas alertan que solo se decomisa del 10 al 15% del total de la droga que se vende en los mercados consumidores. ¿Qué cantidad de droga ha transitado por Panamá, o por sus mares, sin ser capturada? No hay una respuesta precisa.

El comportamiento del paso de la droga por Panamá, país de tránsito, se disparó a partir de 2007, cuando se registró un decomiso de 28.4 toneladas. Desde ese año hasta la fecha, las cifras se han incrementado de manera exponencial.

El año pasado, las autoridades se hicieron de 84 toneladas, mientras que este año cerrará con un aproximado de 73 toneladas, según datos del Ministerio de Seguridad y del Ministerio Público.

Debido al extraordinario crecimiento del cultivo de coca y producción de cocaína en Colombia, donde se ha triplicado el cultivo en los últimos años, el Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) consideró seriamente calificar este año a Colombia como un país que no cumple de manera demostrable con las obligaciones suscritas en los acuerdos antinarcóticos. Así lo revela informe de la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos 2018, elaborado por el Departamento de Estado de EE.UU., que acopia un capítulo sobre Panamá.

EE.UU. se abstuvo de aplicar la medida al país vecino por la colaboración cercana en la lucha contra el narcotráfico que tienen las fuerzas armadas y la Policía Nacional de ese país con EE.UU.. Además, porque se han mejorado los esfuerzos de interdicción y se reinició la erradicación de cultivos que se habían reducido significativamente en 2013. Ese año, Panamá confiscó la mitad de lo que confiscó en 2017.

CAPACITACIÓN

El capítulo concerniente a Panamá es muy positivo desde la óptica estadounidense en lo que respecta a las operaciones contra el tráfico internacional de drogas, a la profesionalización de agentes, así como en los resultados de incautación de estupefacientes.

El entrenamiento de los agentes nacionales se debe en gran medida a una profunda asistencia de EE.UU. en capacitación, capacidad operativa y apoyo a las unidades para lograr una mejor coordinación interinstitucional, que se refleja en más arrestos y confiscaciones récord de drogas.

Las capacitaciones de los norteamericanos se extienden a diferentes instituciones. Entre las principales se menciona el pilotaje de aeronaves con efectivos del Servicio Nacional Aeronaval (Senan) para que puedan desempeñarse en futuras operaciones aéreas.

Aunado a esto, el documento señala que la presencia prolongada del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) en Darién ha servido como una presión para los narcotraficantes que anteriormente utilizaban la selva como refugio.

En este año, según cifras del Ministerio Público, en Darién se incautaron 4.7 toneladas (1 de enero al 30 noviembre) en 20 operativos realizados de manera positiva.

TAREAS CONJUNTAS

En 2017, Senafront utilizó el apoyo de la aviación estadounidense para expandir las operaciones antinarcóticos en dos puntos de la frontera de Panamá con Colombia y otras amenazas trasnacionales. Esta presencia en Darién permitió ampliar el número, alcance y complejidad de las operaciones para combatir el narcotráfico en la selva.

El resultado fue la confiscación de 84 toneladas de droga durante 2017, lo que el informe estadounidense refleja como una creciente capacidad de los servicios de seguridad para actuar en inteligencia.

Las operaciones del Senan se han efectuado con el asocio de EE.UU. y la Armada colombiana para ayudar a los panameños a desarrollar las capacidades operacionales.

EE.UU. sugirió a Panamá adquirir un avión y un buque equipados para las operaciones antinarcóticos, y así lo hizo el presidente Juan Carlos Varela.

En 2017, el país adquirió un avión equipado con radares y este año arribó una barcaza modelo Stand Ro-Ro 561 con capacidad para 25 personas, a la que se bautizó ‘Presidente Manuel Amador Guerrero'. El costo del buque superó los $16 millones.

En las operaciones conjuntas en las que actuó la inteligencia de EE.UU., el Senan actuó en un 90% de las misiones e interceptó el 80% de los buques objetivo. Los primeros meses de 2017 Senan realizó 63 interdicciones marítimas e incautó 19.7 toneladas de droga.

NARCOTRÁFICO

Colombia es el rey de la coca, seguido de Perú y Bolivia

Entre las incautaciones más voluminosas de 2018 se cuentan las que emplearon la vía marítima como ruta.

A principios de mayo, en el puerto de Balboa se decomisaron 721 paquetes de droga en un barco procedente del puerto de Buenaventura, Colombia, que se dirigía a España. En la embarcación se hallaron 16 bultos escondidos en las tomas de agua.

El año pasado, la cooperación binacional incluyó varias investigaciones de alto perfil que involucraron casos de narcotráfico, lavado de dinero, trata de personas y otros crímenes transnacionales. Entre enero y octubre de 2017, las investigaciones y operaciones resultaron en 310 arrestos y la incautación de más de 12 toneladas de cocaína, 2.3 toneladas de mariguana y $2.25 millones en efectivo.

CORRUPCIÓN A TODO NIVEL

No obstante el balance positivo de las operaciones antinarcóticos, los resultados no son tan alentadores cuando los narcotraficantes enfrentan la justicia.

El informe subraya que las organizaciones criminales internacionales apuntan a los servicios de seguridad, aduanas y al sector de justicia para poder pasar la droga.

Extraoficialmente se conoció que en casos de alto perfil los capturados buscan la forma de quedar en libertad aunque sus cargamentos sean asegurados.

Como resultado, se denota una corrupción en los estamentos oficiales en todos los niveles, lo que sigue siendo una preocupación.

Para contrarrestarlo, se han efectuado investigaciones, arrestos y procesamiento de agentes de la fuerza pública.

Para la elaboración de este reporte, La Estrella de Panamá solicitó entrevistas con especialistas del Ministerio de Seguridad y con la Fiscalía de Drogas del Ministerio Público, y a pesar de los reiterados intentos, ninguno de los dos accedió a ofrecer un balance del tema.