Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Nacional

¿Cuál es la mentalidad de un 'coach' profesional?

En nuestras columna “Competencias clave del coaching Profesional”, compartimos que en 2019 la International Coaching Federation actualizó su modelo de competencias, pasando de 11 a 8 competencias centrales, lo cual implicó un trabajo de campo y teórico que tomó dos años de análisis y de colaboración de muchos coaches profesionales alrededor del mundo.

¿Cuál es la mentalidad de un 'coach' profesional?

En nuestras columna “Competencias clave del coaching Profesional” - https://www.laestrella.com.pa/nacional/200119/competencias-clave-coaching-profesional, compartimos que en 2019 la International Coaching Federation actualizó su modelo de competencias, pasando de 11 a 8 competencias centrales, lo cual implicó un trabajo de campo y teórico que tomó dos años de análisis y de colaboración de muchos coaches profesionales alrededor del mundo.

Los cambios que se llevaron a cabo permiten alinear más el lenguaje a las diferentes culturas y crear un modelo que se acerque aún más a la realidad del cliente y a nuestra profesión.

En esta oportunidad exploraremos una competencia nueva que se agrega al modelo y que evidencia la responsabilidad y compromiso de un coach profesional en su continuo desarrollo y aprendizaje. Esta competencia se denomina “Poseer una mentalidad de coaching” y se centra en cómo el coach profesional debe desarrollar y mantener una mentalidad abierta, curiosa, flexible y centrada en el cliente.

La mentalidad de un coach comprende las siguientes acciones:

- Reconocer que los clientes son responsables de sus propias elecciones.

- Participar en el aprendizaje y en el desarrollo continuo como coach.

- Elaborar un ejercicio continuo de reflexión para mejorar su propio coaching.

- Permanecer consciente y abierto a la influencia del contexto y de la cultura.

- Usar la conciencia de sí y la propia intuición en beneficio de los clientes.

- Desarrollar y mantener la capacidad de regular las propias emociones.

- Prepararse para las sesiones mental y emocionalmente.

- Buscar ayuda en fuentes externas cuando es necesario.

En mi práctica de más de ocho años como coach profesional, considero que esta es una competencia céntrica que eleva nuestro rol y que nos hace estar comprometidos con nuestro cliente para llevar a cabo conversaciones a un nivel diferente a las que se tienen hoy en día a nivel individual y profesional.

Estas conversaciones implican una preparación y conciencia del coach, en donde el coach debe ser consiente de que la agenda del proceso pertenece al cliente y no a él, en donde el coach debe soltar el control, responsabilizar y empoderar al cliente, y debe apoyarlo con preguntas poderosas para que él mismo encuentre sus respuestas.

Esto diferencia en gran medida al coaching de otras profesiones que aconsejan o dan mentoring, pues en un proceso de coaching las respuestas las da el cliente, que es quien mejor conoce su propia historia, capacidades, habilidades y aspiraciones. El coach cree firmemente en el potencial de su cliente de encontrar sus respuestas, y facilita la conversación reflexiva.

Aparentemente se ve fácil de hacer, pero solo con la preparación y la práctica continua un coach profesional puede lograr elevar sus competencias a tal punto que puede centrar y reconocer sus emociones, para que no se vinculen en el proceso, lo que implica moderarlas, manejarlas y tomar conciencia de que lo que pase en su cuerpo y mente debe ponerse al servicio del cliente como una exploración basada en la intuición, que debe ser validada por el cliente y no asumida como un juicio o una verdad.

Un coach Profesional debe estar en continua formación, debe tener su propio coach y llevar a cabo sus propios procesos personales para ser cada vez más consciente de lo que debe seguir trabajando para estar más presente y al servicio de sus clientes. Es realmente a través de la práctica, el estudio, el autoconocimiento y la toma de conciencia como un coach puede desarrollar una mentalidad de coaching al 100%.

La autora es ACC (ICF Associated Certified Coach), coach ejecutiva, de carrera y de vida; consultora organizacional y líder del comité de comunicaciones de ICF Panamá.

El Capítulo de Panamá de la International Coach Federation –ICF es una asociación sin fines de lucro, comprometida con el fomento y la difusión de la práctica profesional y ética del coaching. Está afiliada a la International Coach Federation-ICF, la organización global más grande y reconocida de Coaching.

www.icfpanama.org

www.coachfederation.org