Temas Especiales

10 de Jul de 2020

Nacional

Alcaldía de Panamá se acogerá a levantamiento de la ley seca

El Estado percibe alrededor de $125 millones anualmente por el pago de ITBMS e Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) por la venta legal de licor en el territorio nacional

licores
Otros alcaldes del país han tomado la decisión de no levantar la denominada ley seca.Archivo| La Estrella de Panamá

La Alcaldía de Panamá, se acogerá a la decisión del Gobierno de levantar la prohibición para la venta y consumo de bebidas alcohólicas, a partir de este viernes 8 de mayo.

El alcalde de la Ciudad de Panamá, José Luis Fábrega dio a conocer que se acogió esta decisión, debido a que se establece la compra limitada en envases cerrados y el consumo moderado en el domicilio de cada ciudadano.

En un comunicado, la Alcaldía de Panamá se informó que desde que se impuso la Ley Seca, en medio de la pandemia por COVID-19 hasta este momento, se ha observado el aumento del comercio clandestino en distintas áreas del territorio nacional, dando lugar a la venta ilegal de licor y, por tanto, al aumento desmesurado de precios, la venta sin regulación y la pérdida del cobro de los impuestos correspondientes.

Se destaca a demás que con la flexibilización de la medida adoptada por el Gobierno Nacional, se evita el aumento de la fabricación y comercialización de bebidas fermentadas y destiladas sin controles.

El comunicado plante además que la medida del Gobierno tiene un efecto de levantamiento parcial debido a que los ciudadanos, según su criterio y libertad personal, estarán limitados en la cantidad de licor que podrán comprar,  al igual que en el sitio donde podrá consumirse. 

“La Alcaldía de Panamá, como entidad autónoma, apegada a las leyes nacionales, reconoce la jerarquía que tienen los Decretos y decisiones del Órgano Ejecutivo sobre los Decretos Municipales”, destaca el comunicado.

El anuncio de la Alcaldía de Panamá se da a tan solo horas después de que la Asociación de Municipios de Panamá (Amupa) emitiera un comunicado rechazando la intención del gobierno de levantar la ley seca.

La Amupa, presidida por el alcalde del Montijo, Julio Vivies, advierte que el consumo de bebidas alcohólicas durante la cuarentena puede desencadenar en situaciones de violencia intrafamiliar y alteración del orden público, lo cual puede ser más perjudicial para los distritos con pocos agentes del orden público.

Otros alcaldes del país, en las provincias de Chiriquí, Veraguas y Coclé, han tomado la decisión de no levantar la denominada ley seca. 

El Estado percibe alrededor de $125 millones anualmente por el pago de ITBMS e Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) por la venta legal de licor en el territorio nacional. Además, esta actividad económica genera cerca de 6 mil empleos directos y 45 mil indirectos.