Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Nacional

Facultad de Medicina de la UP plantea dudas sobre la reapertura de las actividades económica

En un comunicado, la Facultad de Medicina se pregunta si el país está en capacidad de proteger a la población trabajadora

Medicina
Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá se pronuncia por la crisis sanitariaArchivo / La Estrella de Panamá

¿Tiene nuestro país la capacidad de hacer pruebas masivas al reabrir los sectores económicos? ¿Tiene el país los mecanismos para lograr la trazabilidad de los contactos? ¿Cómo se va a proteger a los trabajadores en las empresas? Estas tres interrogantes planteó la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá (UP) en un comunicado en el que analiza la situación sanitaria como consecuencia del Covid-19.

“Comprendemos bien que la decisión de reabrir la economía no es solamente médica o de salud pública y conocemos las consideraciones críticas a analizar desde la perspectiva económica y social. Sin embargo, todos los panameños tenemos el derecho de expresar nuestros pensamientos cuando se trata de nuestras vidas, señala el comunicado que lleva la firma del decano de la Facultad, Enrique Mendoza.

La transición de la mitigación a la flexibilización de las medidas es profundamente complicada y que no hay una dinámica de implementación con validez universal, analiza.

“No se pueden flexibilizar las medidas de mitigación a la ciega. Necesitamos evidencias científicamente recolectadas para definir los riesgos de reintroducción del virus o de aumento de su transmisión”Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá

La Facultad de Medicina observa con preocupación que desde marzo Panamá se ha convertido en el segundo país de América Latina con la mayor mortalidad expresada en términos de 100,000 habitantes al tener una tasa de letalidad alrededor de 2.88 y con un Rt (tasa de contagio) calculado en 1.5.

A eso se suma que actualmente la pandemia afecta sobre todo los sectores más humildes de la ciudad capital y la comarca Guna Yala, señala el comunicado.

La interacción de la población con el virus es dinámica. No es estática. En la medida que haya transmisión significativa de este virus, se incrementa la posibilidad de que individuos que estén incubando la enfermedad, o que tengan un bajo nivel de infección sintomática, puedan llegar a comunidades que no tienen transmisión, indica la nota de prensa.

“No se pueden flexibilizar las medidas de mitigación a la ciega. Necesitamos evidencias científicamente recolectadas para definir los riesgos de reintroducción del virus o de aumento de su transmisión”, recalca.

La Facultad de Medicina cita de ejemplo que al país el virus llegó a través del aeropuerto de Tocumen y ante este escenario se pregunta ¿qué se va hacer para eliminar la posibilidad de casos importados por medio de vuelos internacionales?

Adicional, en la ciudad el virus se propagó a través de los medios de transporte público, 300,000 usuarios diarios del metro, viajando enero, febrero y marzo sin distanciamiento social y sin mascarillas, ¿qué medidas se piensan tomar para evitar estos mecanismos de propagación viral?

La cuarentena previno las infecciones y redujo las muertes por el Covid-19, sin embargo, es crucial decir que la crisis sanitaria está lejos de haber terminado, agrega. En los precisos momentos en que la mayoría de los países deciden flexibilizar las medidas de mitigación, todavía puede haber transmisión comunitaria sostenida.

Aunque la Facultad de Medicina reconoce que las autoridades de Salud han “respondido enérgicamente” al COVID-19 por más de dos meses, no se puede olvidar que se trata de un virus respiratorio que se transmite fácilmente, cuya biología no ha cambiado.

“No tenemos los medios de hacer desaparecer el virus, es decir, no tenemos vacunas ni medicamentos que paren la transmisión. Permanecemos a riesgo”, recalca el comunicado. Sería sorprendente, dicen expertos en una de las últimas ediciones del New Journal of Medicine, que no se tenga nuevos brotes o macro brotes al flexibilizar las medidas de mitigación.

La Facultad de Medicina también analiza el tema climático. En Europa y Norteamérica ha tenido la transición del invierno a la primavera. En Panamá se ha pasado de la estación seca a la lluviosa. En los dos escenarios, la pandemia viral del nuevo coronavirus parece ir de una fase a otra.