Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Nacional

Búsqueda del bote 'Los Albertos' pasa a fase de monitoreo

Tras seis días  infructuosas operaciones, con el apoyo del sector privado, las autoridades  decidieron de continuar la búsqueda con patrullajes 

Rescatan a los 3 náufragos que se encontraban desaparecidos en Río Belén
a pesar del esfuerzo en el empleo de medios aeronaves, recursos de la Policía, del Senafront y privados, así como el apoyo logístico de otros países, no se les ha podido ubicar. (Ilustrativa).Archivo | La Estrella de Panamá

Han sido seis días de infructuosa búsqueda del bote Los Albertos, desde su desaparición el pasado sábado 10 de octubre cuando zarpó del Club Náutico su en el sector Atlántico de Panamá con cinco tripulantes a bordo. Todos adultos entre los 30 y 40 años de edad. Desde entonces el Servicio Nacional Aeronaval (Senan) no ha cesado de patrullar las costas del caribe panameño o de sobrevolar la zona, pero los resultados han sido negativos.

A raíz de lo anterior, el subteniente Eliécer Castillo, de la unidad de Búsqueda y Rescate de la institución, que ha estado al frente de la operación, informó que el proceso monitoreo de búsqueda de la embarcación y sus tripulantes pasa a una fase de monitoreo, toda vez que a pesar del esfuerzo en el empleo de medios aeronaves, recursos de la Policía Nacional, del Servicio Nacional de Fronteras y privados, así como el apoyo logístico de otros países, no se les ha podido ubicar.

El comunicado resalta que se hizo todo el esfuerzo posible y se cubrió todo el Caribe, desde Bocas del Toro hasta la Comarca Guna Yala, además de todo el mar territorial y aguas limítrofes.

"En esta fase los medios marítimos y aéreos del Senan, Policía y Senafront, se mantendrán monitoreando en sus patrullajes rutinarios la desaparición de la embarcación y sus tripulantes a fin de velar por encontrarlos", se lee en la nota de prensa.

Dicha decisión ya la había avanzado a este diario Gil De Obaldía, padre de uno de los tripulantes, dueño de la lancha. "¿Qué más vamos a recorrer?" refiriéndose al esfuerzo que sumó el sector privado para hallarlos. Los vuelos privados volaron al ras de las costas, efectuaron múltiples viajes en los que el combustible era costeado por amigos y familiares.

Las personas que participaron de las coordinaciones y operaciones de búsqueda junto a los mencionados, así como la Autoridad de Aeronáutica Civil, convinieron superar de esta forma la primera intensa primera fase de búsqueda.

Mientras tanto, la angustia y frustración inunda a los familiares de los tripulantes. Viven esperanzados de hallarlos con vida, ya que en las operaciones no hallaron indicios de hundimiento de la nave o algo que les pudiera indicar sobre una situación similar. No obstante, entre más tiempo pasa, es más remota la posibilidad de que supervivencia si es que la corriente marina y los vientos los arrastraron mar adentro fuera de la zona económica del litoral panameño. En todo caso, las autoridades han alertado a sus homólogos en Costa Rica, República Dominicana, Colombia, Venezuela para que en caso de hallarlos alerten de inmediato a Panamá.

Las familias rezan mucho. La oración se ha tornado en el único salvavidas que tienen en este momento. Están a metros de distancia del sitio donde se toman las decisiones de búsqueda, en una de las operaciones más intensas y más grandes que se han practicado en el país. Se peinaron 200 millas náuticas paralelas a la costa caribeña del Istmo. Sólo les permanece la esperanza de que alguna embarcación en alta mar los visualice y los rescate con vida.