18 de Sep de 2021

Nacional

2021 será el año con mayor flujo de migrantes irregulares en Panamá

Migrantes de Haití, Cuba y otros países permanecen varados en la frontera entre Colombia y Panamá. Según el Minseg, en lo que va de 2021 han transitado por tierras panameñas 42 mil migrantes irregulares

2021 será el año con mayor flujo de migrantes irregulares en Panamá
Migrantes varados en Necoclí, Colombia.Alcaldía de Necoclí

Actualmente hay 15 mil migrantes en las playas y calles del municipio colombiano de Necoclí (noroeste) a la espera de poder continuar su camino hacia el temido tapón de Darién en Panamá.

La crisis socioeconómica y política que viven países como Haití y Cuba han acelerado el flujo migratorio en Centroamérica de miles de personas que se dirigen hacia Estados Unidos y Canadá.

Las autoridades de seguridad de Panamá ya han contabilizado el paso de 42 mil migrantes en lo que va de 2021, cifra que supera con creces a la de 2016. En ese año, por Panamá pasaron más de 26 mil migrantes, y el país sufrió una de las peores crisis en tema de migración irregular, debido al cierre de fronteras que impidió el tránsito de las personas.

Hasta el miércoles 28 de julio, en Darién, provincia fronteriza con Colombia, había 1,300 migrantes. En Gualaca, en la provincia de Chiriquí, se hallan 1,032.

La Defensoría del Pueblo de Panamá maneja que el 50% de los migrantes en las dos fronteras son haitianos, el resto cubanos y otras nacionalidades. “El flujo va a seguir acentuándose”, aseguró Eduardo Leblanc, defensor del Pueblo de Panamá, quien solicitó una reunión con su homólogo de Colombia para conocer la situación de los migrantes que están a la espera de seguir el camino hacia Panamá.

“Diariamente salen cerca de 850 personas de Necoclí e ingresan 1,500 más al municipio, es decir que todos los días aumenta el número de migrantes represados, lo que exige un plan de contingencia que permita superar la crisis”, aseguró el defensor del Pueblo de Colombia, Carlos Camargo.

La frontera de Panamá con Colombia jurídicamente está cerrada por la pandemia de la covid-19, pero por temas humanitarios se debe atender a cada migrante que llega a Darién o al puesto de atención de migrantes que tiene Panamá en la provincia.

El titular de Seguridad, Juan Manuel Pino, reiteró que el número de 42 mil migrantes en tránsito va en aumento cada día. Panamá es uno de los pocos países que verifica a todos los migrantes que transitan su territorio y le dan un trato humanitario a cada una de las personas que atraviesan la selva del tapón de Darién, expuso Pino.

Enfatizó, además, que el peso migratorio lo están llevando Costa Rica y Panamá, porque “todo cae en un embudo” y la situación migratoria es un asunto de seguridad y un tema humanitario, de muchas familias enteras que pasan por situaciones muy difíciles en el cordón fronterizo. “Por lo que hago un llamado a los demás países a formar parte de este trabajo conjunto, para que se atienda el fenómeno migratorio de manera coordinada”, aseguró Pino, quien se reunió la semana pasada con su homólogo de Costa Rica para tratar el tema de migración.

Sumado al flujo migratorio, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) ordenó a Panamá que garantice el acceso a los servicios de salud para los migrantes irregulares que atiende en albergues, lo que incluye pruebas y tratamientos contra la covid-19, así como su inclusión en el programa de vacunación.

Para el ombudsman panameño, que se complete el proceso de vacunación a los migrantes irregulares lo ve “un poco complicado” por el tiempo que hay entre una dosis y la otra, debido a que los migrantes solo están de paso en el país.

Leblanc adelantó que pidió al ministro de la Presidencia una reunión con los ministros de Salud, Gobierno y Seguridad para abordar el tema. Los gobiernos de Panamá y de Colombia firmaron, en abril, un memorando de entendimiento para una mejor cooperación en el tema de los flujos irregulares migratorios en el área fronteriza que comparten ambas naciones.

El compromiso propuesto por Panamá, como un primer paso para atender de forma integral y responsable la situación de los migrantes, fue refrendado por autoridades migratorias de los dos países y en el marco de la segunda reunión bilateral Panamá-Colombia.

El Gobierno panameño precisó que mediante el acuerdo, las autoridades colombianas compartirán con la contraparte panameña, información en un término no superior a las 24 horas respecto a los migrantes procedentes de Colombia que se dirigen a la frontera con Panamá.