Temas Especiales

27 de May de 2022

Nacional

Trabajadores y artesanos rechazan Ley 256 sobre facturas electrónicas

La Confederación de Trabajadores de la República de Panamá advierte que cumplir la normativa provocará la desaparición de las actividades artesanales

Abogados y profesionales varios marchan para exigir la derogación de la Ley 256 de 2021.
Varios gremios de profesionales y artesanos marchan para exigir la derogación de la Ley 256 de 2021.Archivo | La Estrella de Panamá

La Confederación de Trabajadores de la República de Panamá (CTRP) en apoyo al Sindicato Nacional de Artesanos de Panamá (Sinap), rechazó y exigió la derogación de la Ley 256 de 2021 sobre factura electrónica, ya que significaría la desaparición de las actividades artesanales.

La CTRP afiliada a la Confederación Sindical de Trabajadores/as de Las Américas (CSA) y a la Confederación Sindical Internacional (CSI), explicó en una nota de prensa que la Ley 256 de 2021 hace obligatorio la expedición de facturas o documentos, para acreditar la operación de ventas de bienes y prestación de servicios por parte de personas residentes en el territorio nacional, entre las que se encuentra: la elaboración y confección de artesanías.

La organización detalló que la citada ley viola el Artículo 40 de la Constitución Política de Panamá, el numeral 2 de la Ley 25 del 26 de agosto de 1994, que regula el comercio y el artículo 25 de la Ley 11 de artesanía, del 22 de febrero de 2011.

La semana pasada, la CTRP y la Sinap caminaron junto a los gremios de abogados y de profesionales en rechazo de la normativa, debido a que viola la Constitución.

El Sinap, como parte de la CTRP, ha dejado claro los inconvenientes de la aplicación de esta Ley, ya que este oficio es, mayormente, una actividad de subsistencia, en muchas ocasiones la comercialización de los productos se realiza en áreas rurales recónditas, donde acceder a la electricidad o el internet; es casi imposible.

Explican en el escrito que, un número significativo de artesanos tiene limitado acceso a las tecnologías de la información y comunicación cuyas ventas en su mayoría, representan un bajo valor monetario, que expedir una factura resultaría más costoso que la ganancia.

Recordaron que una de las actividades con mayor afectación, durante la crisis económica; derivada de la pandemia de la covid-19, es la artesanal. "Las autoridades, llamadas a ser las responsables de promover y salvaguardar su condición de transmisores y guardianes de la herencia cultural panameña, no han cumplido con su responsabilidad", indicó la organización.

Por ello, la CTRP, reiteró su solidaridad con el Sinap, con su lucha por la sobrevivencia, y el rechazo por la aplicación de Ley 256, que significaría la desaparición de las actividades artesanales.