La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

El Papa en Panamá

Roberto: ‘Mi corazón y mi alma rebosan de alegría con la JMJ'

El joven catequista, corista, animador y líder de muchachos, se preparó espiritualmente para llegar a la JMJ desde que conoció que su tierra sería sede del encuentro

Roberto Vargas, peregrino.

Roberto Vargas está contando los días que quedan para que inicie la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Y no es para menos. El joven de veinte años de edad, miembro de la Pastoral Juvenil ‘Cristo me cambió', de la parroquia San Martín de Porres, en La Chorrera, trabajó arduamente durante dos años para conseguir los $95 que requería para formar parte del encuentro mundial de jóvenes.

Como un buen estudiante de finanzas y negocios de la Universidad de Panamá, se organizó, junto con otros 51 muchachos de la parroquia, para hacer bingos, boletos y hasta rifas con tal de colectar el dinero para comprar el kit de peregrinos, costear transporte, seguro y acreditarse para este evento.

Hoy, ansiosamente mira las redes sociales para seguir de cerca a los peregrinos que arriban al país de distintas partes del mundo y que, como él, están entusiasmados de participar en la fiesta religiosa.

La alegría de los peregrinos lo contagia, contó a La Estrella de Panamá. El corazón parece palpitar más rápido cuando los mira bailando y cantando en eventos o en las calles.

Él espera unirse en un solo himno y una sola voz a los jóvenes que están llegando poco a poco a Panamá para participar de la fiesta y compartir creencias religiosas y culturales durante una semana.

Roberto tiene cinco años en su caminar cristiano, que le permitió darse cuenta de que el mundo tiene sentido y que no todo está perdido. Hoy, como líder de jóvenes, comparte este mensaje: ‘Él (Jesús) dio su amor por ti y por todos nosotros'.

El joven catequista, corista, animador y líder de muchachos, se preparó espiritualmente para llegar a la JMJ desde que conoció que su tierra sería sede del encuentro.

En su mente aún recuerda la fecha, julio de 2016. En la noche se anunció el país anfitrión de la Jornada. Pero no fue hasta la mañana del siguiente día cuando se enteró de que tendría al papa en su Panamá... ‘Fue impactante', dijo con una emoción que contagia y que se colaba, durante una entrevista telefónica con ‘La Decana'.

Desde ese momento asumió el compromiso de prepararse para este día porque muchos no conocían de qué se trataba el evento.

Roberto, que vive en la comunidad de El Nazareno, en La Chorrera, un pueblo que no es ajeno a la delincuencia juvenil, pensó que la jornada es una buena oportunidad para que jóvenes de riesgo social encuentren un mensaje de esperanza y amor en las palabras del papa Francisco, quien de seguro se dirigirá a los miles de participantes del encuentro.