Panamá,25º

19 de Nov de 2019

El Papa en Panamá

El nuevo llamado del papa Francisco

Para el papa no hay pretextos posibles para practicar formas de rechazo u odio a los inmigrantes como las que están tan extendidas.

En un mundo envuelto en agudos dilemas, en el retorno de prácticas que se suponían erradicadas de la historia, como la limpieza social practicada contra los rohinyás en Myanmar, que ha generado el mayor campamento de refugiados contemporáneo, 700.000 viviendo en miseria absoluta en Bangladesh, el Papa Francisco ha llamado a reflexionar.

Ha emitido su nueva exhortación apostólica ‘Gaudete ex exsultate', ‘Alegraos y Regocijaos'. El Papa ha llamado a buscar la santidad en la vida cotidiana, y evitar los múltiples peligros que la amenazan. Encabeza su exhortación la enfatización de que una dimensión central de la santidad junto a la defensa de la familia es ‘ser santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales'. Entre los riesgos de apartarse de ello que señala el Papa, se halla ‘el consumo hedonista que puede jugarnos una mala pasada terminando excesivamente concentrados en nosotros mismos'. También el asedio de los medios masivos y las nuevas tecnologías sobre los jóvenes. Francisco describe ‘los jóvenes están expuestos a un zapping constante. Es posible navegar en dos o tres pantallas simultáneamente e interactuar al mismo tiempo en diferentes escenarios virtuales'. Previene ‘sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos finalmente en marionetas a merced de las tendencias del momento'.

Para el Papa no hay pretextos posibles para practicar formas de rechazo u odio a los inmigrantes como las que están tan extendidas. Exige ‘tienes que ponerte en los zapatos de ese hermano que arriesga su vida para dar un futuro a sus hijos'.

Un desafío central para Francisco, es actuar ante gran drama actual: ‘la vida de los pobres que se debaten en la miseria, el abandono, la postergación, la trata de personas, las nuevas formas de esclavitud y de toda forma de descarte'. Al Papa le inquieta profundamente que se los mire como sino existieran, o se actue sin embages con total indiferencia, considerándolos de hecho como ‘descartables', la expresión que acunó para resumir este complejo de graves errores morales. Por lo contrario tienen plena dignidad humana, y hay que reintegrarles sus derechos para que puedan ejercerla.

La nueva exhortación apostólica Papal reafirma lemas que han encabezado la acción pastoral de Francisco. Uno de ellos es ‘debemos escuchar la voz silenciosa de los pobres y el gemido de la tierra'. Los pobres no tienen periódicos, ni medios sociales, ni oficinas de prensa, a través de las cuales hacer sentir sus opiniones y percepciones, pero está allí esa voz de protesta silenciosa que debe llegar a nuestros corazones. La naturaleza tampoco la tiene pero se está expresando a través de la multiplicación de desequilibrios cuya prognosis es dudosa, si no se les presta la atención debida y se actúa en consecuencia.

Otro de los lemas del Papa de gran resonancia muestra las fronteras entre una vida iluminada por la búsqueda de buenas acciones, solidaridad, y santidades y una carente de ellas. Dice Francisco ‘aquel que no vive para servir, no sirve para vivir'. No está atacando a los insensibles, o a los que medran con los pobres, va a algo más profundo. Vivir así sin servir al otro, es no entender el sentido de la vida, y desperdiciarla. Privarla del toque mágico que dan el amor por el prójimo, la solidaridad activa, el compromiso de servicio, único camino posible hacia la alegría y en regocijo que titulan este nuevo y vibrante mensaje de Francisco. Cuanta actualidad tienen sus palabras para el mundo entero, y para una América Latina sumida, en graves desigualdades y exclusiones.

PADRE DE LA GERENCIA SOCIAL