Temas Especiales

21 de Sep de 2020

Política

Endara apuesta a la ‘sorpresa’ en su campaña

PANAMÁ. La noche del pasado 15 de septiembre durante la pelea del “Torito” Concepción, miles de televidentes vieron con curiosidad cómo...

PANAMÁ. La noche del pasado 15 de septiembre durante la pelea del “Torito” Concepción, miles de televidentes vieron con curiosidad cómo el dirigente vanguardista Guillermo Endara relanzaba su carrera política, pidiéndoles, nada más y nada menos, que lo miraran a la cara.

Una reaparición publicitaria, a todas luces estratégica, y que se ha hecho constante en los medios de comunicación, desde aquel día.

Paralelamente ha intensificado sus giras y reuniones comunitarias con la promesa de incluir las propuestas de sus residentes en su plan de gobierno, método que ha sido aplaudido por sus seguidores.

Además, intenta alejarse un poco de su acostumbrada espontaneidad y ocurrencia, con un tono más dispuesto a criticar a sus rivales.

Pero, con esta nueva artillería ¿logrará Endara repuntar en las encuestas? Es la pregunta que muchos se hacen, pero no será hasta que se divulguen los nuevos resultados, que se sepa.

Según los sondeos del mes de septiembre, el dirigente de Vanguardia Moral de la Patria (VMP) no supera el 0.5% de las intenciones de voto. Mientras que sólo el 2% de los encuestados lo catalogaron como la figura que debe encabezar la oposición.

Para Edwin Cabrera, consultor político, la reactivación de su publicidad le otorgará un espacio importante en la opinión pública, aumentando su popularidad.

No obstante debe hacerse sentir aún más en el electorado con sus planteamientos y denuncias públicas, “ya que es un error enviar de vocera a su esposa Ana Mae, una práctica que cada vez más común en VMP”.

El veterano sigue su embestida con la imagen de llanero solitario, esquivando cualquier posibilidad de alianza con los otros dos opositores en la carrera de mayo 2009, y dando a conocer poco a poco “las sorpresas” que han preparado sus allegados, quienes reiteran que han emprendido una campaña “austera, pero significativa” para llevar a su líder al triunfo.