Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Política

Siete minutos con Vivian

La primera dama, Vivian de Torrijos, ha sido la cara amable del gobierno de su esposo, Martín Torrijos. Glamourosa, elegante, recia y co...

La primera dama, Vivian de Torrijos, ha sido la cara amable del gobierno de su esposo, Martín Torrijos. Glamourosa, elegante, recia y con una fuerza que a algunos llega a agredir, “la ficha” como ella misma se llamaba aludiendo a que era capaz de desempeñarse en cualquier cargo que la pusieran, buscó siempre sobresalir en un papel que otras han desempeñado con gran modestia. Aunque las primeras damas no tienen un escenario definido en la Constitución, la forma protagónica como Vivian asumió su rol la mantuvo siempre en primera plana. La cercanía del final del mandato de su esposo resultaba una excusa perfecta para hablar con ella y hacer un balance de lo que representaron para su vida y la de su marido estos años en el Palacio de las Garzas. Pero las cosas no salieron como se esperaba. Después de unos cuantos minutos de entrevista, cuando las preguntas llegaron a la arena política y, al parecer, tocaron su fibra íntima, la primera dama exigió que se apagara la grabadora y dio por terminada una entrevista que había empezado en tono amable. Cuando llegamos al mediodía a su despacho, detrás del Palacio, nos recibió con un “pasen adelante.. las voy a atender en esta parte”, señalando una salita pequeña, con vista abierta a la bahía. “¡Qué calor!, caminé desde la Casa Amarilla hasta aquí y quedé sofocada”, se excusó antes de pedir un vaso de agua. Vestía un traje azul marino con accesorios en rojo y zapatos dorados, que la hacían ver particularmente elegante. Sin mayores preámbulos, empezamos la que habría de ser quizás, la entrevista más accidentada de su vida.

¿QUÉ VA A HACER CUANDO SALGA DE PALACIO?

Me voy a dedicar a mi actividad privada. Estoy en un momento de mi vida muy productivo, en donde tengo muchas cosas que dar todavía. Yo soy profesional, siempre me he desenvuelto dentro de la empresa privada y es allí donde puedo ver también mi futuro.

¿NO VA A EXTRAÑAR SU DESPACHO?

El haber estado cinco años trabajando con muchos temas sociales me ha permitido también ser parte de algunas causas, algunas organizaciones, en las cuales voy a continuar participando. También voy a trabajar de una manera más formal con UNICEF. Desde que me nombraron Enviada Especial para los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad, los he apoyado. Sin embargo, ahora voy a tener mucho más tiempo para trabajar formalmente con ellos en la consolidación de esa convención firmada y ratificada en la ONU, la cual algunos países de la región aún no ratifican.

¿VA A ENTRAR A TRABAJAR DIRECTAMENTE CON LA UNICEF?

Si te refieres a que si voy a tener un contrato con ellos, sí. No va a ser un período muy largo, pero hay que poner en marcha la convención y creo que podré colaborar mucho más cuando tenga todo el tiempo para mí. También estoy empezando a explorar posibilidades de negocio en el marco de la comunicación, que es mi fuerte y que es mi profesión.

¿QUÉ FUE LO MÁS DIFÍCIL EN ESTOS 5 AÑOS?

Convivir con la pobreza, con las personas ignoradas. Darme cuenta de la invisibilidad de la pobreza, conocer la realidad de mi país que es muy distinta a la que yo pensaba. Eso ha sido aprendizaje, pero también han sido situaciones de afrontar para poder llevar acabo proyectos y programas eficaces. Recibí un despacho que no estaba estructurado, que realmente era una oficina más que no tenía ningún proyecto, ningún programa de impacto y que pudiera perdurar.

¿QUÉ QUISO HACER Y NO PUDO?

Me hubiera gustado ayudar a los ministros de Educación y de Salud. Dejar a la población, a los jóvenes, a los estudiantes, una ley de salud sexual y reproductiva, en donde en las escuelas se discutiera este tema sin tabúes. Lamentablemente grupos minoritarios no permitieron que se diera algo tan necesario. Ni siquiera estuvieron abiertos al debate. La información de los medios de comunicación fue muy sesgada y tampoco fueron muy objetivos en el tema de las guías de educación sexual para los niños y niñas. Yo soy una fiel creyente de que a través de la escuela, en conjunto a los padres de familia, se debe llevar este tema otr a vez al tapete. Dudo mucho que lo hagan.

¿POR QUÉ?

Porque el Gabinete Social no está compuesto por personas que creen en la educación sexual, me parece.

¿SE FALLÓ EN ESOS NOMBRAMIENTOS?

Yo no estoy diciendo que se haya fallado en ningún nombramiento. No pongas palabras en mi boca que no he dicho.

¿LE MOLESTABA QUE LE DIJERAN “LA FICHA”?

No, en lo absoluto. Yo misma me dije así, lo que me decían es algo que yo misma dije.

TAMBIÉN SE CUESTIONÓ MUCHO EL PAPEL QUE USTED JUGÓ EN EL TEMA DE LAS ESTATUAS. SE DIJO QUE..

¿Qué papel jugué?

EXACTO, NO JUGÓ SU PAPEL, NO SE VIO QUE HICIERA ALGO COMO PRIMERA DAMA PARA QUE EL TEMA DE LAS ESTATUAS SE DILUCIDARA.

¿Y acaso yo soy fiscal?

NO, PERO ERA LA JEFA DE LA PERSONA QUE ESTABA A CARGO DE LAS ESTATUAS.

¿Y qué tenía que hacer yo? ¿Aparecerlas? o ¿Castigar a los que las robaron? No era mi función.

¿SIENTE QUE NO TIENE ALGO QUE VER CON EL TEMA DE LAS ESTATUAS?

Para nada.

¿PIENSA QUE JUGÓ EL PAPEL QUE TENÍA QUE JUGAR?

Todavía creo que están haciéndolo, todavía están investigando. No se ha cerrado. Más transparente no ha podido ser.

¿LE PARECE QUE TODO FUE TOTALMENTE TRANSPARENTE?

Te acabo de decir eso.

¿QUÉ PIENSA DE LA SITUACIÓN POLÍTICA QUE VIVE EL PRD?

No tengo ninguna respuesta política y yo creía que esta entrevista me la hacían para preguntarme qué le iba a dejar a Marta de Martinelli. Yo no tengo nada que opinar de política.

¿TIENE ALGUNA INTENCIÓN DE INCURSIONAR EN LA POLÍTICA?

No tengo ningún tema político para hablar.

SU ESPOSO HA SIDO FUERTEMENTE CUESTIONADO POR LA DERROTA ELECTORAL Y SE LE CULPA DE LA DERROTA DEL PRD.

Pídele la cita a él para que te explique.

EN CUANTO A LA TRANSICIÓN CON LA SEÑORA MARTINELLI...

Ya llevamos seis reuniones y todo va muy bien. Listo, gra.. cias..

Habían pasado siete minutos y la entrevista apenas comenzaba. Exigió que se apagara la grabadora y dijo: “muy malo de tu parte, hacerme preguntas que no me dijeron iban a hacer”. Caminó hacia la puerta, la abrió y visiblemente molesta, dijo un adiós cortante. Puertas adentro, los vasos de agua quedaron intactos.