18 de Ago de 2022

Política

Barack Obama promete ratificar TPC

PANAMÁ. El esperado apretón de manos entre los presidentes Ricardo Martinelli y Barack Obama finalmente se dio ayer en la tarde en Washi...

PANAMÁ. El esperado apretón de manos entre los presidentes Ricardo Martinelli y Barack Obama finalmente se dio ayer en la tarde en Washington. Las imágenes de la reunión que ambos sostuvieron en la Casa Blanca no solo acallan los rumores de fricciones en las relaciones entre Panamá y los Estados Unidos, también constituyen el primer paso en firme hacia la ratificación del Tratado de Promoción Comercial (TPC) desde la firma del documento en 2007.

En una reunión que duró alrededor de una hora, Obama y Martinelli conversaron abiertamente sobre diversos temas, poniendo especial énfasis en la seguridad y el área comercial de Panamá.

En el encuentro, el jefe del gobierno de Estados Unidos comunicó a Martinelli que el TPC de Panamá será enviado al Congreso junto con los tratados de Corea del Sur y Colombia para que sean ratificados, pero por separado. Obama explicó que esperan que el Congreso ratifique los tres tratados antes del mes de agosto, fecha en que inician las vacaciones de los congresistas.

Al finalizar la reunión, Obama y Martinelli, junto al equipo que le acompañó en su visita a la Casa Blanca, recibieron a los periodistas en el Salón Oval para una rueda de prensa.

Uno a uno fue entrando el equipo de prensa mientras los gobernantes esperaban sentados en un sofá; Obama a la derecha, Martinelli a la izquierda. Al fondo observaban el vicepresidente, Juan Carlos Varela; los ministros panameños de Educación, Lucy Molinar; de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu, de Economía, Alberto Vallarino; de Comercio, Roberto Henríquez; el embajador de Panamá en Washington, Mario Jaramillo; el director de Política Exterior de la Cancillería, Arturo Castillero Hoyos; y miembros del equipo de Obama.

El presidente norteamericano seguía su intervención, esta vez hablando sobre el TPC con Panamá. Dijo sentirse complacido por los avances que había logrado Panamá con este tratado, especialmente por las reformas en las legislaciones bancarias y de tributaciones. Expresó que este TPC traerá cosas buenas para ambos países y que está convencido de que la ratificación en el Congreso se logrará pronto. Agregó que la implementación de este acuerdo significará crecimiento para la economía y la calidad de vida de las dos naciones.

Obama explicó que en la reunión también se habló sobre el programa de seguridad en Latinoamérica, lugar en el que Panamá se ha convertido en líder por los avances que ha alcanzado en la lucha contra el narcotráfico. Dijo también que conversó con Martinelli de la posibilidad de que su país ayude a combatir este flagelo y que otras naciones de la región copien el modelo panameño.

Obama felicitó a Martinelli por su liderazgo y finalizó su discurso asegurando que ‘Estados Unidos sabe que tiene un amigo en el pueblo panameño’.

Venía el turno del presidente panameño. Martinelli no lucía tan cómodo como Obama, parecía algo nervioso, sentado derecho con las manos sobre las rodillas. Inició su discurso agradeciendo las palabras del presidente Obama y la invitación a la Casa Blanca. Martinelli calificó la reunión de ‘muy fructífera’ y reiteró su compromiso de seguir combatiendo el trafico de drogas.

Tras la reunión, Martinelli acudió a su cita con la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

UN DÍA DE BUENAS

Previo a su cita en la Casa Blanca, Martinelli y el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, conversaron sobre temas económicos. Zoellick elogió a Martinelli por cómo ha ido creciendo la economía panameña, cuyo producto interno bruto creció 7% en 2010 y se espera que mantenga ese ritmo en 2011 y 2012.

El encuentro con el jefe del Banco Mundial se dio una semana antes de que la entidad analice la petición de un nuevo préstamo para Panamá por 100 millones de dólares que serán usados para fortalecer el sistema tributario.

LA LABOR DE HENRÍQUEZ

Durante la visita de la delegación panameña a Washington, el ministro de Comercio, Roberto Henríquez, ha sostenido reuniones con los principales líderes de los partidos Demócrata y Republicano en el Congreso norteamericano, al igual que con empresarios.

Según Henríquez, el TPC de Panamá cuenta con gran aceptación en el Congreso para su ratificación. Para él, la ratificación y posterior implementación de este acuerdo es un negocio donde ambas partes salen ganando, tanto Panamá como Estados Unidos. Explicó que lo negociado durante la administración Torrijos salvaguarda los intereses panameños y brinda mayores oportunidades de empleo y crecimiento económico. Manifestó que el logro del TPC es de los tres últimos gobiernos y de los panameños.