28 de Oct de 2021

Política

Segunda vuelta: ¿materia constitucional o electoral?

PANAMÁ. Un nuevo giro toma la discusión de la segunda vuelta electoral.. El tema adquiere un matiz diferente y se debate en medio de un...

PANAMÁ. Un nuevo giro toma la discusión de la segunda vuelta electoral.

El tema adquiere un matiz diferente y se debate en medio de una nueva disyuntiva que vuelve a enfrentar a los partidos de oposición, a los de la alianza oficialista y al Tribunal Electoral.

Dado que el tema no está incluido en el borrador de reformas electorales que desde hace dos meses reposa en la Comisión de Gobierno de la Asamblea Nacional, fue en el seno de la creación de la Comisión de Reformas Electorales Constitucionales que un representante del Partido Panameñista sorprendió a los miembros de la mesa al recomendar introducir en los cambios a debatir, la segunda vuelta electoral.

Pero, ¿qué es más viable? ¿elevar la segunda vuelta a un rango constitucional o legal? Esta es la gran interrogante sin respuestas que ha generado opiniones encontradas.

MARCO CONSTITUCIONAL

Es en el plano constitucional, donde la segunda vuelta electoral tomaría mayor fuerza.

Pero en nuestra historia constitucional, la segunda ronda electoral —aunque ha sido un tema abordado— al final del camino no ha llegado a buen puerto.

Por citar un caso, en 1993 durante las reformas electorales que se planteaban en aquella época, Guillermo Cochez presentó la propuesta de incluir el tema en el Código Electoral.

Pero un fallo de la Corte Suprema de Justicia dictaminó que no era constitucional, dado que la legislación panameña establece que el presidente de la República se elige por sufragio popular directo y por mayoría de votos (artículo 177 de la Constitución).

Lo cierto es que la segunda vuelta electoral no aparece como normativa de rango constitucional, porque nunca se ha tomado en consideración incluir esta disposición en los cambios a la Carta Magna que se han impulsado en pasadas administraciones gubernamentales.

MARCO ELECTORAL

Pero desde el punto de vista electoral, la segunda ronda es un tema de alto calibre político.

Alrededor del tema se sumergen una avalancha de intereses partidarios.

Solo a través de la Asamblea Nacional, el tema podría convertirse en ley, siendo esta aprobada por la mayoría de los diputados.

Aunque partiendo desde el punto antes expuesto y volviendo al plano legislativo actual, la segunda vuelta no forma parte del paquete de cambios al Código Electoral que comenzará a ser discutido a partir de este lunes en la Asamblea Nacional de Diputados.

Aunado a ello, a pesar de que diputados de Cambio Democrático han expresado abiertamente su interés de presentar ante el pleno un anteproyecto que incluya la segunda vuelta electoral, las intenciones solo han quedado en palabras.

Tomando en cuenta estos planteamientos, según algunos juristas es más conveniente que la segunda vuelta electoral sea aprobada desde el punto de vista constitucional, porque una normativa legislativa jamás estará por encima de lo que dictamina nuestra Carta Magna.

POSICIONES ENCONTRADAS

Al magistrado presidente del Tribunal Electoral, Gerardo Solís, discutir la iniciativa que fue planteada por un comisionado del partido Panameñista le parece ‘apasionante’ para posteriormente acordar si conviene o no introducirla en la propuesta que presentarán en dos meses ante la Comisión de Notables.

En este orden de ideas, Jorge Barakat adelantó que el tema está siendo investigado por un grupo de abogados del partido Panameñista. Por ahora no hay posiciones en contra ni a favor, ya que se está en la fase inicial del estudio.

La segunda vuelta electoral está en la balanza panameñista y serán juristas los que se encargarán en deliberar si conviene que se introduzca desde el punto de vista político o jurídico.

El panameñista detalló que se analizan dos posiciones: primero, se revisarán todas las normativas constitucionales a nivel internacional, y los cambios constitucionales y propuestas del pasado en la legislación panameña, para entonces definir si la segunda vuelta es un tema legal o constitucional.

SIN RANGO CONSTITUCIONAL

Pero la ministra Alma Cortés, de Cambio Democrático, ya dejó por sentado su posición sobre el tema.

La activista política asegura que la segunda vuelta no debe elevarse a rango constitucional porque riñe con el artículo 143 numeral 10 de la Constitución, que establece entre las atribuciones del Tribunal Electoral ‘ejercer iniciativas en las materias legislativas que son de su competencia’.

¿CUÁL ES LA VÍA MÁS FACTIBLE?

Para el politólogo Harry Brown, en medio de la conveniencia o no de elevar a rango constitucional o legal la segunda vuelta electoral, los partidos políticos están olvidando un elemento muy importante: ‘el comportamiento del electorado’.

A su criterio, con una segunda vuelta el comportamiento del electorado cambia radicalmente; su comportamiento es distinto y, por ende, una segunda vuelta electoral es muy difícil de predecir.

‘La segunda vuelta no es buena ni mala en sí misma’, asegura el politólogo, ya que tiene ventajas y desventajas.

Por un lado legitima más a los presidentes y les da la oportunidad a los partidos pequeños de mantener su identidad, porque no se ven obligados a ir acompañados de partidos más grandes en la segunda vuelta.

Pero en la otra esquina, al requerir la segunda vuelta la mayoría absoluta de votos, artificialmente la gente está votando por su principal candidato.

Aunado a ello, le da un peso desmesurado a los partidos pequeños, porque cuando llegan a negociaciones en la segunda vuelta, un partido pequeño que no representa un alto porcentaje de simpatizantes puede adquirir mucha importancia en esas negociaciones.