Temas Especiales

09 de Mar de 2021

Política

Más allá de la ley y de las guías, la reacción patriarcal

Hay una evidente contradicción: hoy la niñez y la juventud reciben educación sexual

Al examinar el actual debate en la sociedad panameña sobre la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las personas jóvenes (la propuesta Ley 61 y las guías de orientación sexual para los docentes en el sistema público de la educación primaria y media) es evidente un vacío, un algo que escapa en la aguda y chirriante controversia, dado que al parecer hay acuerdo en que deben las y los jóvenes recibirla.

Y sin embargo…valiéndose de diversos argumentos se sigue privando a la niñez y la juventud de orientación y apoyo. La cuestión es que no hay tal vacío, sino que el fundamentalismo no puede confesar sus reales últimos fines.

REACCIÓN PATRIARCAL: UN OBJETO DE LÍMITES DIFUSOS

En ningún lugar del mundo, en ningún momento de la historia de la humanidad, los derechos de las mujeres han suscitado una unánime complacencia. Históricamente los procesos de las mujeres por sus derechos, han sido complicados y acompañados de múltiples resistencias, como testimonia la historia del sufragismo.

Ha sido igual en Panamá dónde estos procesos tienen ya una historia, la inolvidable entrada del fundamentalismo al recinto parlamentario portando una efigie de la virgen cuando la ratificación del protocolo de la CEDAW en 2001 o la radical virulencia contra el proyecto de ley 442 en el año 2008.

Este movimiento ha ido creciendo de modo tal que cada vez más se conduce como un proceso político extremo dirigido a negar la construcción de libertad y autonomía ya no sólo a las mujeres sino también a las y los jóvenes.

Lo que denomino reacción es una extrema acción política, no es un grupo de personas en un partido o en una organización, es un conjunto diverso con múltiples presencias en distintos ámbitos e incluso con discursos diferentes.

Lo común es una apelación a enfrentar o detener el cambio - así mínimo- de las mujeres y sus derechos, o todo aquello que, a su juicio, cuestione el orden y o la familia tradicional. Su objetivo final es detener un proceso de cambios, abrogar las leyes, neutralizar la institucionalidad, pero más que todo su fin es social y cultural, detener el cambio de valores de nuestra época, la conservación de la configuración patriarcal del orden social.

Por ello es una reacción furibunda y vociferante contra la mera posibilidad de educación sexual, vale decir científica y verdadera, a las y los jóvenes. Aun presuponiendo que tanto la actual propuesta de Ley como las ‘Guías' necesiten ser revisadas y mejoradas, lo real es que la reacción quiere simplemente que esto desaparezca. Hay que preguntarse porqué. ¿A qué es lo que tan ferozmente se opone la reacción en Panamá?

CONTRA QUÉ SE LEVANTA LA REACCIÓN HOY

La reacción no es el retroceso, este es su objetivo central. Su medio es la producción de un proceso mediático, cultural y político dirigido a frenar y revertir aquello considerado amenazante. Incluye actores sociales diversos que cumplen distintas tareas en distintos niveles, reaccionan contra la posibilidad de la efectividad de las políticas del Post Beijing, por eso atacan la categoría género.

Reaccionan contra la libertad y autonomía de las mujeres, contra la posibilidad de autonomía y libertad de las y los jóvenes y contra todo –cualquier- cambio cultural y simbólico que amenace, así sea de lejos, la vigencia de las concepciones más conservadoras.

Aunque existe hoy un contexto crítico –social, político y económico- en el mundo, las feministas y las mujeres en movimiento hemos construido algunas posibilidades políticas y sociales, avances en términos de derechos y de situación social, surgidas del gran consenso de la IV Conferencia Mundial en Beijing, 1995. Sin embargo, también se dan políticas gubernamentales hijas de las visiones neoliberales, de la globalización de los mercados y de democracias formales en cuyas condiciones se liquida de facto una ciudadanía substantiva para la mayoría de la población.

En estas condiciones las políticas del Post Beijing son solo instrumentos de alivio, pues es un hecho que en la precariedad económica, en la mera subsistencia difícilmente puede florecer el cambio cultural, la transformación de lo simbólico, de las identidades, los valores y las concepciones del mundo, todo ello necesario para e implícito en el proyecto de ‘empoderar' a las mujeres contenido en la Plataforma de Acción de Beijing 95

Las políticas del post Beijing, fundadas en el análisis de género, sólo pueden tener efectividad en un mínimo marco democratizador, de perspectiva de cambio y en condiciones sociales y culturales en que las mujeres sean indiscutiblemente ciudadanas activas, protagonistas efectivas y no meras beneficiarias pasivas receptoras de ‘ayuda social'. Los resultados son magros. Justifican la dureza de la reacción?

Otra consideración se refiere a la evidente contradicción consistente en que hoy la niñez y la juventud reciben educación sexual. Por la vía de los productos culturales en los medios de la revolución de las tecnologías de información y comunicación. En estos se difunden conceptos, valores, concepciones y creencias, se propagan imaginarios culturales diversos, se distribuye ideología y se difuminan visiones del mundo en las que no pocas veces son exaltados la violencia, el machismo, los conceptos más tradicionales sobre las mujeres y los hombres y se erige la actitud típica de la marginalidad y el lumpenaje en el canon de la última moda. Desconozco los pronunciamientos de la reacción sobre esto.

A cambio enfrentan al Meduca en su decisión de establecer las ‘Guías'. De establecerse, estas más bien serían correcciones a lo que cotidianamente escuchan las y los jóvenes en canciones, ven en telenovelas y reciben por redes sociales e internet. Proveer información científica, correcta y ética balancearía el cotidiano tsunami de prejuicios, irracionalidad y banalidades que la ‘sociedad del espectáculo' derrama sobre la conciencia de las personas jóvenes.

DEL DISCURSO AL RETROCESO

Este proyecto se realiza en un campo social pleno de contradicciones agudizadas por las políticas neoliberales, se nutre del temor a las fuerzas fácticas globales, disminuye las políticas para la equidad social, alimenta el sinnúmero de amenazas a los logros de las mujeres, crea un ‘clima' regresivo dado el vociferante poder de diversos fundamentalismos religiosos y políticos.

Históricamente en Nuestra América a los políticos les inspira terror el poder fundamentalista. Porque se trata de un poder creciente, ubicuo, disperso e incontrolable, que no tiene ningún mecanismo institucional que le modere, que no rinde cuentas de ninguna clase. Empeñados en el retroceso socio-cultural, extienden su acción, amplían su visibilidad, penetran organismos políticos antes rechazados, permanentemente interpelando a la población.

Han amenazado siempre los avances de las mujeres, ahora enfrentan la necesidad juvenil de información veraz y autonomía moral y política, al final son una amenaza a la democracia, a la vigencia de todos los derechos humanos. Pretenden retornarnos vuelta atrás en la Historia y al parecer mientras más atrás mejor.

==========

MISIÓN Y VISIÓN DE FLACSO

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) es un organismo regional, instituido por la UNESCO para impulsar y satisfacer necesidades en el conocimiento de las Ciencias Sociales.

El Programa FLACSO-Panamá busca dotar a la población de análisis sobre los principales problemas que la aquejan, y contribuir con las estrategias de programas de solución.