Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Política

Varela hablará en la ONU sobre crisis de los migrantes

Varela, además, copresidirá una de las mesas de trabajo dirigidas al tema de los migrantes y a la aplicación de los marcos internacionales

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, se referirá, la próxima semana en la Asamblea General de la ONU, a la crisis de los migrantes varados en Centroamérica, una situación que azota a la región desde finales del año pasado, informaron fuentes oficiales.

‘El istmo centroamericano es el corredor de muchos migrantes hacia Estados Unidos, y Panamá lo sufre, al igual que otros países vecinos. Panamá ha sido muy responsable en el manejo de estas migraciones y nuestra participación en la asamblea va en esa dirección', confirmó la vicepresidenta y canciller panameña, Isabel de Saint Malo.

Varela, además, ‘copresidirá una de las mesas de trabajo dirigidas al tema de los migrantes y a la aplicación de los marcos internacionales', añadió la canciller, que también viajará a Nueva York para asistir a la 71° Asamblea General de las Naciones Unidas, que se celebrará del 19 al 23 de septiembre.

El mandatario instó recientemente a los países de la región a que no cierren sus fronteras al flujo de migrantes que buscan una mejor vida en Estados Unidos y abogó por la creación de ‘corredores humanitarios' para responder de forma responsable a la crisis.

El paso de migrantes irregulares por Centroamérica y por países como Brasil, Ecuador, Guyana y Colombia es un fenómeno que ha crecido especialmente en los últimos meses y que ha generado tensiones entre los Estados vecinos.

La crisis estalló en noviembre de 2015, cuando Nicaragua decidió cerrar sus fronteras alegando motivos de seguridad nacional. La medida fue adoptada meses más tarde por Costa Rica y Panamá.

En lo que va del año, las autoridades panameñas han brindado atención humanitaria a unos nueve mil migrantes irregulares, la mayoría haitianos, africanos y cubanos que entraron al país a través de la peligrosa selva del Darién, frontera natural con Colombia.

Nueve gobiernos latinoamericanos pidieron a Estados Unidos en agosto revisar su política migratoria con relación a Cuba, para desincentivar la migración ilegal.