La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Política

Los dos extremos del debate de la legalización de la marihuana

En la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional se discute un proyecto de ley que legaliza el consumo de marihuana líquida con fines medicinales y de esa forma acabar con el contrabando de estos productos

ESTOY DE ACUERDO CON LA APROBACIÓN DE LA MARIHUANA PARA FINES MEDICINALES, PERO NO PARA OTROS USOS COMO EL RECREATIVO. ES UNA DROGA QUE PRODUCE MUCHOS DAÑOS AL ORGANISMO HUMANO.

Ernesto Cedeño

¿ESTÁ DE ACUERDO CON QUE PANAMÁ ADOPTE LA LEGALIZACIÓN DE LA MARIHUANA?

Yo veo que es positivo, siempre y cuando sea para fines terapéuticos. Si es desde el punto de vista medicinal, tenemos que avanzar al primer mundo; desde el punto de vista social y cultural, es objetable; no así con lo que tiene que ver con asegurar y mejorar la calidad de vida de las personas... tenemos que apostar a buscarle una solución o paliativo, habida cuenta que en otros países se ha hecho.

EN PANAMÁ EL DEBATE ESTÁ EN EL CANNABIS PARA USO MEDICINAL, ¿USTED ESTÁ EN CONTRA DE QUE SE LEGALICE LA MARIHUANA PARA FINES RECREATIVOS?

Si bien es cierto que en otros países se ha legalizado desde la perspectiva social y cultural, yo no estoy de acuerdo que se haga en Panamá. Antes de hablar de la legalización de la marihuana para fines recreativos, primero debemos elevar el nivel cultural de esta sociedad. Los países donde ha sido legalizada tienen un nivel cultural más alto que el de Panamá, que lamentablemente cada año se degrada más en cuanto a los valores.

¿CÓMO ANALIZA LA TEORÍA DE QUE LA LEGALIZACIÓN DE LA DROGA COMBATE EL DELITO?

No estoy de acuerdo, porque también están proponiendo la legalización de la cocaína. Legalizar todo es poner las manos sobre el problema, cuando lo que se debe hacer es atacar el problema. No podemos abrir el manto para legalizar todo lo que ha causado revuelo en el mundo, como la cocaína; lo que tenemos que hacer es buscar un correctivo. Hay culturas que usan la marihuana, pero Panamá no debe usarla con fines recreativos, debemos ser ejemplo para los niños y hasta ahora nos ha ido bien con esta idiosincrasia panameña y debemos abrir un compás únicamente para fines medicinales.

¿POR QUÉ NO CONSIDERA LA LEGALIZACIÓN PARA FINES RECREATIVOS, SOCIALES Y CULTURALES, COMO USTED LO DEFINE?

Cómo tú puedes buscar satisfacción, es decir, la vía de escape que tiene una persona y no debe ser el alcohol, como tampoco la droga. El ciudadano tiene que entender que hay varias vías para desestresarse y que las vías de escape no lo pueden perjudicar a sí mismo ni a otras personas. Por eso se han hecho campañas contra la nicotina, porque se han establecido los perjuicios que ocasiona en las personas y hay estudios que dicen que el abuso en el uso de la marihuana puede afectar el organismo humano. Si no educamos a la sociedad sobre los perjuicios de estas drogas, estamos afectando a la juventud.

¿QUE DEBE HACER PANAMÁ, SI EN OTRAS PARTES DEL MUNDO SE ESTÁN DANDO ESTAS REALIDADES?

Lo que debemos es aplicar políticas preventivas, hay que prevenir el delito e impulsar la educación para fortalecer los valores, así como trabajar más en el tema de la seguridad. En caso de que aprobemos el uso recreativo de la marihuana, sin embargo, no se ha educado a la población sobre los perjuicios de esa droga. Hubo una lucha titánica para que se restringiera en alguna medida el uso de la nicotina porque estaba afectando a las personas; entonces hay estudios que dicen que el uso inadecuado de la marihuana puede afectar el cerebro de las personas. Entonces, se debe educar sobre los pros y contras de una medida y me parece que no se deben legalizar sustancias que pueden causar perjuicios a las personas a largo plazo.

Juan  Jované

ES UN AVANCE QUE EN PANAMÁ SE DISCUTA UN PROYECTO DE LEY PARA LEGALIZAR LA MARIHUANA PARA FINES TERAPÉUTICOS, PERO ES LIMITADO PORQUE TAMBIÉN DEBE SER PARA FINES RECREATIVOS, PORQUE SE HA COMPROBADO QUE NO ES ADICTIVA...

¿ESTÁ DE ACUERDO CON QUE PANAMÁ ADOPTE LA LEGALIZACIÓN DE LA MARIHUANA?

Sí, claro. Está comprobado que la marihuana para uso medicinal le funciona a muchas personas y se sabe que no produce adicción; entonces, efectivamente debe ser legalizada. Si hay personas que no tienen ninguna otra alternativa más que esa, no se le puede dejar sin ninguna opción para aliviar su mal. No se conoce gente que haya muerto por marihuana, pero sí se sabe de mucha gente que ha muerto por una droga que se llama alcohol y es perfectamente legal.

EN PANAMÁ EL DEBATE ESTÁ EN EL USO DEL CANNABIS PARA USO MEDICINAL; ¿USTED ESTÁ EN CONTRA DE QUE SE LEGALICE LA MARIHUANA CON FINES RECREATIVOS?

No. En muchos países lo han hecho porque, por ejemplo, el argumento que utilizó el entonces presiente de Uruguay, José ‘Pepe' Mujica, era que la legalización es para que las personas la usen de manera controlada y moderada, ya que no tiene los mismos efectos que las drogas fuertes. En Uruguay hay solo dos formas de producirlas, a través de cooperativas controladas por el Estado o por el mismo Estado. Hay que estudiar cómo ha sido la experiencia de Uruguay, pero el argumento fue ese, que legalizar la marihuana para evitar que las personas recurran a drogas fuertes que, además, dañan mucho la salud.

¿EN PANAMÁ SÓLO SE BUSCA LEGALIZAR PARA FINES TERAPÉUTICOS?

Pienso que es un avance, pero el debate es más limitado porque generalmente las especies que se utilizan para fines medicinales tienen menos concentración que en las sustancias que se usan con fines recreativos; pero por lo menos es un avance.

¿CÓMO ANALIZA LA TEORÍA DE QUE LA LEGALIZACIÓN DE LA DROGA COMBATE EL DELITO?

Esto es un poco más difícil. Es una posición que comparten muchas personas; por ejemplo, Milton Friedman, que es el padre del neoliberalismo, planteaba eso y el escritor colombiano Gabriel García Márquez, que obviamente no es neoliberal, también lo planteaba. Creo que es algo que se debe estudiar con mucho cuidado porque hay drogas que sí producen adicción.

¿QUE DEBE HACER PANAMÁ, SI EN OTRAS PARTES DEL MUNDO SE ESTÁN DANDO ESTAS REALIDADES?

Bueno, legalizar el cannabis con fines medicinales es un primer paso que han dado muchos países. El tema es que no hay que cerrar el debate; es decir, que la discusión sea más amplia, pero si la prueba con fines medicinales camina en la otra dirección.

¿QUÉ PASARÍA SI NO APROBAMOS EL USO PARA FINES MEDICINALES?

Lo que ocurrirá es que se dejará de proteger a un grupo de personas que lo necesitan. Si Panamá no lo aprueba, debería eliminar esos medicamentos que son fuertes para los pacientes, como en el caso de los epilépticos ¿Por qué negarles ese derecho a ellos, a los que requieren de medicamentos que también pueden ser considerados como drogas? Pero la idea tampoco es perjudicar a quienes necesitan de este tipo de tratamientos, si bien no son considerados como convencionales.