Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Defendamos nuestro Darién

El 6 de julio, de este año, la revista Mosaico, suplemento de La Prensa, reprodujo el editorial de El Tiempo de Bogotá, del 27 de junio,...

El 6 de julio, de este año, la revista Mosaico, suplemento de La Prensa, reprodujo el editorial de El Tiempo de Bogotá, del 27 de junio, titulado “Proteger Darién”. Este editorial reconoce básicamente la iniciativa del presidente de Colombia, Álvaro Uribe, consistente en que se termine la construcción de la vía Panamericana a través de nuestro Darién. Señala, también, que en Panamá predomina una opinión pública adversa a la iniciativa, por el alto impacto negativo sobre la riqueza ambiental.

Traigo a colación el contenido de este editorial ahora que se informó de una reciente incursión de grupos armados colombianos en Darién panameño. Fueron saqueadas indefensas comunidades. Uribe con su“política de seguridad democrática”mantiene una lucha frontal contra estos grupos, en especial contra las FARC. Lucha en la cual Panamá no tiene — ni debe tener— participación. Lo cierto es que por imprevisión panameña estas incursiones de saqueo se repiten cada cierto tiempo.

Por ello sentí satisfacción por la aprobación de los Fundamentos de la Política Panameña de Seguridad, subscrita por todos los partidos políticos existentes en aquel momento y que fue adoptada por la Resolución de Gabinete No. 34 del 21 de junio de 2000. Hoy la administración de Martín Torrijos, dentro de su política de seguridad, ha aprobado cinco decretos leyes entre los que figura el que crea el Servicio Nacional de Fronteras. Como oriundo de Darién, me identifico con la creación del mismo. Quienes se oponen ignoran situaciones que se presentan en el terreno.

Lo cierto es que la seguridad del 22% del territorio nacional, ubicado en el sector oriental del país, donde tenemos la frontera con Colombia y costas en el Océano Pacífico, es incierta, como lo es de alguna forma toda la seguridad del país. Por la topografía quebrada y la selva tropical existente, la frontera colombo-panameña se convierte en una frontera difícil de controlar, sino es por personal capacitado y equipado adecuadamente. Por estos señalamientos es que considero necesaria la creación de un Servicio Nacional de Frontera, que realmente enfrente las situaciones que en una región así se presentan. Mientras esto no se haga, seguirán las incursiones saqueadoras de grupos armados colombianos. A Colombia le corresponde proteger su frontera. Panamá, por su parte, no debe ceder sus derechos soberanos de patrullar adecuadamente sus fronteras y costas.

Propongo que realicemos asambleas en diferentes comunidades de Darién panameño, en las cuales se planteen los problemas más apremiantes de Darién. Estas asambleas bien podrían realizarse en comunidades ubicadas en los ríos, costas y carretera. En las mismas bien podría jugar un papel importante la Universidad de Panamá, Extensión Universitaria de Darién, que goza de prestigio y credibilidad en toda la región.