Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Para qué molino se lleva agua?

En la literatura científica, en especial el psicoanálisis, desde tiempo atrás suele señalarse que en política los temperamentos y los ca...

En la literatura científica, en especial el psicoanálisis, desde tiempo atrás suele señalarse que en política los temperamentos y los caracteres propios de la denominada concupiscentia dominante, juegan un papel importante en lo que atañe a la acción y el pensamiento individual, moldeados desde su infancia con la idea del éxito como un sagrado fetiche, no admiten en su diccionario de la vida cotidiana el fenómeno de la derrota y cuando tratan de encontrar su causalidad, sencillamente culpan a otros de sus debilidades y deficiencias.

Razón no le faltaba a aquellos que, conocidos los resultados de la primaria en el Partido Revolucionario Democrático, llegaron a la conclusión que la candidata, la Ingeniera Balbina Herrera, había hundido un proyecto que se consideraba imbatible.

Por el lado de la candidatura del burgomaestre todos los análisis conducían a la victoria. Perdieron de vista que en política, reitero, dos más dos, no son cuatro.

Muy a pesar de que el señor alcalde, desde el punto de vista de las elecciones primarias, reveló una cuota importante de apoyo, lo concreto y real, como consecuencia de su derrota, su espacio se redujo en el colectivo mencionado.

El análisis de la correlación de fuerzas en el PRD, en el ámbito de las primarias, no puede ser el mismo, una vez cumplida esta etapa. En ese sentido, coincidimos con Ramiro Vásquez Chambonnet cuando señala que el alcalde Navarro yerra, cuando no entiende que parte de su fortaleza la constituían fuerzas prestadas.

Culminada la elección primaria ellas volvían a su cause institucional, esta vez, con un liderazgo fortalecido en la persona del Licenciado Martín Torrijos, secretario general del Partido Revolucionario Democrático.

Soy del criterio que el alcalde escogió una táctica equivocada, pegarle al presidente como fórmula para mejorar su espacio dentro de esa estructura partidaria.

No se trata, si en el argumento tiene o no razón, sino en la forma y el procedimiento, porque el propio presidente ha reconocido, pese a que sí se viene trabajando en el tema de la seguridad ciudadana, que hace falta mucho por hacer.

Además de lo anterior, no olvidemos que en las primarias del PRD el jefe de la Alcaldía contó con una fuerte base de sustentación económica, apostando a una eventual victoria y que en la actualidad, lo más seguro, muchos de ellos vieron malogrados sus proyectos interlocutados en esa candidatura y muy probablemente ejercen fuertes presiones sobre el burgomaestre, sobre su suerte y puerto fijo de llegada.

Todo lo anterior constituye un mosaico de contradicciones, donde el liderazgo de Martín Torrijos se constituye en una fuerza importante para lograr la unidad y cohesión del PRD.

-El autor es abogado.ramiroguerra50@yahoo.es