02 de Dic de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Cómo leer encuestas

En medio del próximo torneo electoral proliferan las encuestas que se publican en diferentes medios de comunicación con todo tipo de pro...

En medio del próximo torneo electoral proliferan las encuestas que se publican en diferentes medios de comunicación con todo tipo de promoción. Usando la experiencia de varios expertos, vamos a darles algunas reglas prácticas de cómo leer encuestas electorales.

1. No le hagan tanto caso a los encabezados con los que se presentan los resultados de las encuestas. Hay que estudiar los datos, la explicación de los mismos que ofrece el autor, la ficha técnica y la experiencia de la casa encuestadora. No le presten atención a los reportajes que se limitan a dar cifras sobre la posición de los candidatos y no explican ni publican las razones de estos hallazgos.

2. Interprete correctamente el error de estimación “. El que publican se aplica sobre la totalidad de la muestra y no sobre los ajustados, que en todo caso requerirían de otro cálculo que conduciría generalmente a un error mayor.

3. Pongan atención a la fecha en que se levantó la encuesta. Sólo encuestas realizadas en lapsos equivalentes son estrictamente comparables entre sí, aunque la realice la misma casa encuestadora. Prefieran la lectura de encuestas sucesivas o de series históricas que a las encuestas esporádicas o que tratan de medir el efecto de hechos específicos.

4. Tomen nota del universo que representa la muestra. El investigador está obligado a definirlo con precisión, a fin de una idea clara del alcance de los resultados del estudio.

5. Es muy importante comprender el procedimiento de muestreo y del grado de dispersión de la muestra. La norma internacional que publica ESOMAR es que deben aplicarse como máximo 20 entrevistas por cada punto de muestreo.

6. Es importante igualmente conocer la técnica de recolección de información. La encuesta telefónica en Panamá no funciona para propósitos electorales, en tanto que no representa al electorado que no tiene teléfono en sus hogares y que es usualmente el de más bajos recursos o que habita en áreas rurales. La encuesta en la calle deja de representar a los que están en los hogares, pero su problema básico es que no permite calcular la probabilidad de selección de los individuos y por lo tanto estimar el error muestral. Hoy por hoy, para representar con mejor precisión la totalidad de la población la mejor aproximación es la encuesta en vivienda, cara a cara.

7. Pongan mucha atención a la forma cómo se formulan las preguntas y en si al formularlas, el entrevistado es o no ayudado con tarjetas que refuerzan o facilitan la comprensión de las mismas. Algunas veces los que mandan a hacer las encuestas preparan los cuestionarios con la intención de obtener resultados sesgados o prejuiciados.

8. Al estudiar las cifras relativas a la posición que guardan los contendientes en las intenciones de voto, preste atención a la base sobre la que se hizo la estimación y mire el número de indecisos.

Al considerar todos estos factores se dará cuenta de que sería un error y una falta de ética profesional presentar a las encuestas como pronósticos o bolas de cristal que adivinan el futuro. Las encuestas son una estimación estadística de la situación de competencia electoral en el momento que se llevan a cabo y esta estimación será mejor o peor dependiendo de la experiencia y recursos con que cuente la empresa que la realice. Al final lo que interesa es el verdadero resultado que se producirá el día de las elecciones.

-El autor es ingeniero y analista político.blandonc@cwpanama.net