Temas Especiales

19 de May de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Engreimiento fatal

Curioso y pavoroso que se delegue la salida de la crisis económica a los mismos que la crearon.

Curioso y pavoroso que se delegue la salida de la crisis económica a los mismos que la crearon.

No me refiero a personas, sino a concepciones, como la de pensar que la actuación económica de cada ciudadano constituye un todo que puede ser vislumbrado y dirigido por una cúpula de deidades, en gringolandia y en el resto del mundo.

Esto que señalo no es nada nuevo, pues lo dijo F. A. Hayek en 1974, cuando en el discurso de aceptación del Premio Nobel en Economía, intituló su discurso de aceptación del premio así: “La Pretensión del Conocimiento”.

Nos advertía Hayek que las políticas fiscales y económicas imperantes eran producto de lo que él denominaba una “actitud cientista”; la cual traducida al panameñez quizás sería “cuentista”.

Veamos algunas cosas que chocan con la realidad; por ejemplo, que con los billones que está invirtiendo el Tío Sam no se está creando una sola plaza de trabajo y aun se están perdiendo miles de ellas. Y es que el problema no es de dinero, y mucho menos de dinero falsificado, sino un problema de perversos hábitos.

Es el caso de los fabricantes de autos es que no logran vender sus cacharpas; lo cual se parece al problema de nuestras bananeras que mataron a la gallinita de los huevos de oro.

En el caso de nuestras bananeras, ¿quién puede explicar cómo fue que tantas personas se dejaron llevar por un camino que obviamente conducía al descalabro de la empresa?

Podremos proponer todas las teorías del caso, algunas ciertas y otras no, pero lo indiscutible es que actuamos como lemúridos.

Pero más intimidante es ver al gran pueblo gringo embobado por el populismo; pensando que su mal andar puede ser resuelto desde el gobierno a punta de dólares falsificados.

Y es así pues, ¿de dónde ha de salir todo ese dinero para “salvar” a los chambones y a los torcidos que montaron los esquemas piramidales que hoy colapsan? La vaquita de los impuestos no da para tanto y encima mantener varias guerras andando.

En toda la historia económica de los Estados Unidos las burbujas se han graficado en forma piramidal; es decir, subió la burbuja hasta una cúspide, luego se desinfló hasta llegar a la cordura, dónde estaba antes del desquiciado ascenso.

La diferencia es que la pirámide actual, vista en una gráfica, es más alta que las egipcias, de manera que lo lógico es que tenga que desinflarse del todo; caída que apenas comienza.

No me anima el menor propósito pesimista, sino todo lo contrario, pues el camino de la curación o redención es un viaje hacia la realidad.

En otras palabras, estamos caminando hacia la solución, y esta se dará en la medida en que dejemos de escuchar a las pseudo deidades y hagamos, cada quien, lo que sabe hacer; vale decir, trabajar sanamente.

-El autor es empresario.jbennett@cwpanama.net