Temas Especiales

25 de May de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Panamá en la ruta presidencial y la memoria histórica

Hay verdades histórica, que ni la mentira, ni la difamación podrán enterrar, porque existen testimonios vivientes que suman por miles, q...

Hay verdades histórica, que ni la mentira, ni la difamación podrán enterrar, porque existen testimonios vivientes que suman por miles, que dan cuentan de su veracidad. Entre esas verdades, que la generación actual posiblemente no conozca, tiene que ver con la Universidad de Panamá. Para los hijos del pueblo, entrar a la Universidad era extremadamente difícil, dado su carácter hasta cierto grado sectario y elitista, muy a pesar de ello, los que pudieron entrar se destacaron como buenos estudiantes y patriotas. Esta situación se acabó cuando Omar Torrijos encarga a ese gran estratega e intelectual, Rómulo Escobar Bethancourt, abrir la Universidad, de tal suerte que miles de estudiantes entraran sin ningún tipo de obstáculos y los resultados, analizados en términos históricos, han sido positivos para la país. Los miles de profesionales con que cuenta nuestra patria son producto de la denominada apertura universitaria, auspiciada por Torrijos. La Nación dio un salto de calidad importante en cuanto a cultura y conocimiento.

La apertura mencionada le abrió un mundo de oportunidades a los hijos del pueblo, al punto que propició un proceso de movilidad social, ampliando la base profesional y las capas medias en Panamá. A lo anterior se refiere Balbina Herrara, cuando en una ocasión señaló que ella era hija de un periodo político de gran apertura social y de reivindicación nacional. En ese sentido, su alto sentido de sensibilidad social y amor por el país, no solo le viene de su hogar y extracción popular, sino de un medio político social que amplió considerablemente las bases y las estructuras de la participación democrática.

La candidatura de Herrara también viene a dar cuenta de cuánto ha avanzado el país en cultura de género. Por décadas las mujeres panameñas han venido luchando para conquistar espacios de igualdad y no tenemos la menor duda de que, además de su capacidad profesional, su candidatura viene a representar la posibilidad real y concreta de los espacios democrático de la mujer panameña, en función de servir al país y a los panameños, como siempre lo ha hecho la mencionada candidata. En el contexto anterior, cierto que al Partido Revolucionario Democrático se le podrán imputar defectos y errores, pero la generación actual debe saber que las veces que este colectivo ha ejercido la administración del Estado la sociedad ha dado saltos importantes en cuanto a desarrollo social y participación democrática. La generación de hoy debe conocer que fue el PRD el que propició la democratización de la vida partidaria del país, aunque en el medio quedan rémoras de esa forma de vida partidaria autoritaria, donde las bases no cuentan en absoluto.

La generación presente debe conocer que, después de algunos desfases históricos, el país retoma el camino de trabajar en función de un proyecto nacional de gran apertura social y en eso ha trabajado la administración actual. Un retroceso sería fatal. En ese sentido, resulta fundamental y estratégico, para seguir trabajando en el desarrollo social, que la juventud y las mujeres se involucren decididamente a tomar la dirección de este camino para ampliar y profundizar el proyecto social que ha venido impulsando el presidente Torrijos. En hora buena Herrera ha señalado que los jóvenes y las mujeres constituirán bases y columnas importante de su gobierno.

-El autor es abogado.ramiroguerra50@yahoo.es