Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Política: lo bueno, lo malo, lo feo del 2008

Lo bueno : Que pese a la reñida e intensa campaña interna que abrió obvias heridas en el interior del Partido Revolucionario Democrático...

Lo bueno : Que pese a la reñida e intensa campaña interna que abrió obvias heridas en el interior del Partido Revolucionario Democrático (PRD), al final la madurez y la unidad se consolidaron para hacer un solo frente partidario, llevando a los dos dirigentes —Balbina Herrera y Juan Carlos Navarro— hacia un triunfo seguro en mayo del 2009.

La consolidación de la alianza triunfadora que se observó en semanas pasadas en el Hotel Panamá en la entrega de credenciales de candidaturas de la provincia capital, donde Martín Torrijos, Balbina y Juan Carlos se abrazaron con sincera fraternidad, nos asegura la unidad.

Lo bueno : Que un partido cuyo huevo gestor salió de los cuarteles populares del Torrijismo, en dictadura del pueblo realmente, con grandes conquistas sociales, incluida la soberanía, la dignidad y el Canal como patrimonio de todos, sea el que les ha dado una lección de democracia interna a los partidos tradicionales de los clanes del poder criollo, y a los otros colectivos que se han formado como sociedades anónimas hechas en notarías y con dueños que mangonean en todo. Ninguno de esos partidos tiene la selección de todos sus candidatos en torneos reñidos, pero democráticos, como el PRD.

Lo malo : Ricardo Martinelli ha tenido, sin duda alguna, una campaña propagandística de mucho éxito, pero lo malo es estar vendiendo la falsa y demagógica idea de que “él es un hombre sencillo y servicial de los pobres, que abraza a niños indigentes y madres humildes”, cuando en el pasado se le conoció como arrogante, déspota en el trato, indiferente a la suerte hasta de sus propios empleados.

Amén de alguien que explotó a los productores o distribuidores pidiéndoles precios regalados y pagándoles a los seis meses.

Por otro lado, lo malo es que diga que ahora es Santa Claus (con listas para que las madres de los niños muestren su inscripción, como hizo en David). Él, que ha sido siempre comerciante, por tanto especulador per sé, que compra ingenios en baratillos que fueron hechos por Omar Torrijos como patrimonio del pueblo, que encima diga que él está repartiendo millones por todas partes, comprando partidos y candidatos, que además no cobrará ni el sueldo de ser presidente, y que toda esa fortuna en millones de millones la regala a la gente, por amor a la patria, cuando él sabe que lo que ha sido su norte como comerciante es el amor a la plata. Eso es pura demagogia.

Lo feo : Fue esa entrega de Sergio González Ruiz, a la vieja usanza de sus parientes de antaño, que hacían presidentes en mesas privadas jugando barajas o dominó; que entregó el Molirena con el único propósito de abandonar su juramento político a su candidato original Juan Carlos Varela, al ver que “las encuestas favorecían a Martinelli, y tasar ese respaldo en canje con Vicepresidencias y supuestos futuros altos cargos.

Esa actitud merece la “Medalla de la Sinvergüenzura del año 2008”.

A todos los que han hecho de mi columna una costumbre de lectura semanal, y me estimulan a seguir comunicándoles, deseo que Dios, a través de nuestro Señor Jesucristo, les bendiga en sus expectativas del nuevo año 2009.

-El autor es embajador de Panamá en Perú.homiliadiaz@gmail.com