Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Participación ciudadana y salud

A escasos meses de nuestras elecciones, hemos visto con satisfacción la propuesta de crear un marco legal que permita, a través de difer...

A escasos meses de nuestras elecciones, hemos visto con satisfacción la propuesta de crear un marco legal que permita, a través de diferentes instancias, la participación ciudadana en forma más directa en la solución de los problemas del país.

Hace casi cuarenta años, en febrero de 1959, se produjo un cabildo abierto en Panamá que destituyó a los concejales del Municipio del distrito capital, tras denuncias de actos diversos de corrupción, como existencia de “botellas”, coimas, compras de insumos innecesarios etc.. Así lo señalan textos de nuestra historia patria. Año 1959, de los eventos del Cerro Tute y la invasión de mercenarios cubanos a Panamá.

Los partidos políticos en América Latina, y por supuesto también en Panamá, objetos de estudios por diferentes organismos internacionales y nacionales, han alcanzado un máximo desprestigio por haberse constituido en elites de poderes y no verdaderas herramientas que fortalezcan la democracia, resolviendo problemas vitales de sus electores. Igual percepción se tiene del poder ejecutivo y judicial.

El sector salud, al cual Transparencia Internacional en el año 2006 dedicó su informe anual al exponer la corrupción existente a nivel mundial, continúa frágil en Panamá y menos preparado ante los retos del futuro. Revisar informes de la Oficina de Integridad Institucional del BID, que refleja parte de esa realidad.

El presupuesto del Ministerio de Salud en el 2009 alcanza un 10% de aumento, cifra famélica si se relaciona a otras instituciones públicas con menos compromiso hacia la sociedad. Amen el de nuestra Caja de Seguro Social. La calidad en salud cuesta y si no a enterarse de presupuestos en otros países con mejores sistemas de salud. Me pregunto es solo “culpa” por lo asignado en el pago de planillas de salud, tal como lo señalan algunos, o es que hay un desgreño en el manejo administrativo que impide tener oportunamente medicamentos, equipos de calidad, insumos médico quirúrgicos, y mejores estructuras físicas, etcétera? Espero que esas instancias de participación ciudadana permitan luchar por mejores presupuestos y conocer escenarios más transparentes en el rendimiento de cuentas.

He dedicado algunos escasos años de mi profesión al área administrativa, y desde joven luché por mejoras en nuestro sistema de atención de salud y la enfermedad, pero en mi última responsabilidad de tal nivel preferí renunciar, pues percibí que no existían adecuados compromisos hacia esas metas. “Primo Non Nocere”, lo primero es no hacer daño y menos en salud.

Ojalá que transcurrido este gobierno, como en otros, no surjan denuncias de corrupción en salud, que dicho sea de paso, en l968 condujeron a algunos directivos de esas áreas a la cárcel. Anhelo que esos mecanismos de participación ciudadana sean tan sólidos que permitan, si es necesario, repetir la historia de ese ejemplar cabildazo de 1959. No sería necesario aguantar malos gestores y administradores por 5 años. Reconozco que dentro de esos servidores públicos y empresas privadas proveedoras hay ciudadanos éticos. Son los héroes anónimos que han impedido el colapso total del sistema. Termino con un reconocimiento a uno de los gestores de ese poco recordado cabildazo, el periodista Ramón Pereira P.

-El autor es médico.earv31@hotmail.com