Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Ramón Guerra: un buen periodista

La provincia de Chiriquí tiene una rica historia de periodismo, que nos llega desde el siglo XIX y con la cual se relacionan José Doming...

La provincia de Chiriquí tiene una rica historia de periodismo, que nos llega desde el siglo XIX y con la cual se relacionan José Domingo de Obaldía, Rafael Núñez, los hermanos Calancha y otros personajes históricos. Desde las primeras décadas del siglo XX existía en la provincia una madura y extendida cultura de comunicación de raíces autóctonas, en la que podían desarrollarse talentos que de otra forma se habrían perdido. Uno de estos talentos es Ramón Guerra, quien ha fallecido a la edad de 93 años, tras sesenta de vida profesional.

Hizo del periodismo su vida y la vivió con gran dedicación. En ese difícil campo en el que se agitan intereses primordialmente políticos y, muchas veces turbios, y en donde la verdad resulta casi siempre la principal víctima, el buen periodista la busca y la defiende como un servicio al bien común.

Ramón Guerra jugó su papel de buen periodista, sin traicionar nunca sus firmes principios éticos, algo inusual entonces y en nuestros días. Por eso, siempre fue respetado y gozó de alta credibilidad.

Como periodista de la pluma; pero, sobre todo de la radio, poseyó, sin buscarlo, un gran poder que los políticos serios respetaban, y que los deshonestos temían. Mas nunca utilizó ese poder en beneficio propio. Además de destacarse en la radiodifusión, lo hizo en el periodismo escrito, en el diario Ecos del Valle , y en La Estrella de Panamá , en donde atendía la página diaria: “Chiriquí en La Estrella”. En ella realicé mis primeros trabajos profesionales de periodismo, como su asistente.

Al designar la Santa Sede a Monseñor Tomás Clavel como primer obispo para la provincia, Ramón Guerra desarrolló un papel muy activo en la campaña de comunicación sobre el importante acontecimiento, lo cual resultó en una amistad personal muy sólida entre ambos.

Pero, quizá la obra de mayor significación para el periodismo provincial, ha sido la fundación de la Asociación de Periodistas de Chiriquí, tarea en la que contó con el aliento del obispo Clavel.

La asociación aglutinó a periodistas independientes, y llevó a cabo actividades sociales y culturales como la publicación de la obra “A través del Tormento”, del poeta chiricano, postrado de por vida, Francisco Clark.

Formamos este grupo, junto con don Ramón, Santiago Anguizola, Rafael Matas, Guillermo Ríos Duggan, Manuel de Jesús García, Pío Jiménez, Mariano Ramírez, Gonzalo Salazar, padre e hijo; Francisco Moncada Luna, ”Ñato” Contreras, Luis Alfonso, y otros que se añadieron posteriormente al gremio, como Roberto Araúz, y “Monchi” Cano. Activos todos en distintos medios, junto a otros cuyos nombres involuntariamente he olvidado, y quienes, a través de las diferentes medios y puestos de trabajo, principalmente los dos diarios que por entonces se publicaban en David ( La Razón y Ecos del Valle ); don Ramón y sus colegas de la Asociación fortalecimos la identidad del país chiricano, de modo que los jóvenes y adultos repiten con mayor entusiasmo, desde entonces, siempre y dondequiera, los conocidos versos de Santiago Anguizola, que terminan con el clamoroso verso “?que es mi orgullo mayor, ser chiricano”. Así será recordado don Ramón: un buen periodista, orgullo del periodismo chiricano y nacional.

* Comunicador social. miguelespinop@hotmail.com