Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Entregamos Alcaldía al PRD

La experiencia indica que si los hombres tenemos diez por ciento de rencor hacia alguien, en las mujeres, esto se multiplica por mil. Es...

La experiencia indica que si los hombres tenemos diez por ciento de rencor hacia alguien, en las mujeres, esto se multiplica por mil. Eso quiere decir que cuando una dama le toma inquina a otra persona, la pelea es hasta las últimas consecuencias. Hoy intentamos arrebatarle la Alcaldía capitalina al Partido Revolucionario Democrático, posición que le regalamos hace una década.

Para los olvidadizos, en las elecciones de 1999, pudo más la relación agria entre Mireya Moscoso y Mayín Correa que la sensatez. Esas dos mujeres no podían verse ni en pintura y eso que tienen la misma raíz interiorana. Correa intentaba reelegirse, pero, en su camino se topó con una piedra gigante conocida como la viuda del doctor Arias Madrid.

Durante sus recorridos, por los corregimientos del distrito capital, Moscoso pedía el voto para Miguel Antonio Bernal. Y este abogado no era el santo de la devoción de los arnulfistas; sencillamente seguían la línea de su líder. La operación la podíamos llamar así: “que gane otro, menos Mayín”.

Algo similar se vivió en mayo de 2004. A Guillermo Endara le faltaron los votos de José Miguel Alemán para llegar a la Presidencia de la República. Si la líder arnulfista hubiese recapacitado, hoy no estaría Torrijos en el Palacio de Las Garzas. En ese momento las relaciones entre Moscoso y Endara no eran las mejores. Recuerden que el ex presidente la comparó como una reina de carnaval que andaba de feria en feria. Por lo menos ya hicieron las paces y de nuevo son grandes amigos. La operación aquí era: “que gane otro, menos Endara”.

En mayo de 1999, Juan Carlos Navarro, postulado por el PRD, el Papá Egoró, Solidaridad y el Liberal Nacional se alzó con la victoria al obtener 115,275 votos; en segundo lugar Miguel Antonio Bernal, apoyado por MOLIRENA y el Arnulfismo con 100,529 y en tercer lugar Mayín Correa recibió el respaldo de la Democracia Cristiana, Renovación Civilista y el PNP, con 94,620 votos.

Navarro se consolidó en la comuna capitalina y volvió a ganar en los comicios pasados y ahora se puede repetir la historia con Miguel Antonio Bernal tratando de triunfar, pero, sus votos serán, de manera indirecta para Roberto Velásquez hijo. Bernal cuenta con todas las cualidades para ejercer la posición, pero, siento que él será el elemento divisor para que el PRD siga en esa trinchera.

Es una lástima que la alianza entre él y Bosco Vallarino no se diera. Si ese binomio corriera junto el triunfo estaría asegurado. Ahora, es importante resaltar la fuerza de los partidos que apoyan al hombre de “Bailando por un sueño”. Aprovecho para criticar la posición de Unión Patriótica. Sus dirigentes han expresado a los cuatro vientos que su interés es luchar por mejores días para la Nación, pero, con su apoyo a Bernal, parece que primero está su deseo inmenso de sobrevivir como partido y después la patria amada.

El panorama va a cambiar en la medida en que arrecie la campaña de Bosco Vallarino. Esa fuerza civilista silenciosa, esos arnulfistas que saldrán hasta de debajo de las piedras, esos gallos que cantarán fuerte, esos independientes que desean un cambio y esa fila interminable de locos puede ser la diferencia. El triunfo de la oposición en la Alcaldía capitalina puede ser una realidad. En política, para lograr propósitos hay que aprender primero a tragar sapos. Y que los ejemplos, aquí señalados, sirvan para que la sensatez esté por encima del odio y el rencor.

-Ex sec. de Prensa de la Presidencia de la Rep.rehernandez19@gmail.com