Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El Bimbín tirándole a las escopetas

Hay campañas sucias y campañas negativas, las primeras van rodeada de morbo y buscan desacreditar a la persona por medio de calumnias e ...

Hay campañas sucias y campañas negativas, las primeras van rodeada de morbo y buscan desacreditar a la persona por medio de calumnias e injurias, que solo son sostenidas a base de mentiras, buscan el daño personal más allá del golpe mediático político. Las campañas negativas, son aquellas basadas en hechos reales, verdades de a puño, que muchas veces no queremos que salgan a flote, son hechos o situaciones en los que estuvimos involucrados en un momento, al calor o bajo la sulfuración del resultado de un acontecimiento que no nos fue favorable. Son dos tipos de campañas.

Mientras Juan Carlos Navarro fue candidato a las primarias de su partido, fue ácido crítico de Balbina Herrera, en ese momento entendíamos que eso era producto de la falta de palabra de Balbina, al no apoyarlo, amén de que se la pasó toda la distancia tirándole flores a Martín Torrijos, para que este le diera su bendición.

La historia fue otra, le pasó un tren por encima y Martín nunca lo apoyó. Tarde para darse cuenta de que él era un PRD más, no era de los que mandaban.

Ahora, luego de sus discursos y conversaciones con payasos, pues el dueño del circo nunca lo ha atendido, le dispara a mansalva a todo lo que se mueva y le produzca créditos políticos.

Para nadie es un secreto que Navarro tiene su agenda propia, según la cual pretende hacerse con el partido PRD, eso lo saben Martín y comitiva, de allí que no hace el mayor esfuerzo por la campaña de Balbina Herrera, de donde si observan es un vicepresidente que no tiene presencia mediática alguna. De allí que lo han forzado a salir a justificar el porqué dijo lo que dijo.

Uno es rehén de sus propias palabras, el ataque de ira del futuro ex alcalde no es más que el empujón de la campaña de Balbina Herrera, para que saliera a decir que Martinelli era de todo, pero en ningún momento justificó el porqué de sus palabras.

Nadie ha sacado de contexto a Navarro, él mismo se disparó atacando a Balbina, para ahora quedar como otro que no tiene palabra ni reconoce lo que dice. Con Martín igual, estuvo detrás de él en todas las primarias y no se quiso destetar, para después atacarlo públicamente, ahora saldrá también a decir que no lo culpó por la inseguridad en el país.

En estos momentos es cuando se hace más palpable el refrán aquel que dice que “los pájaros le tiran a las escopetas”, pues todo lo dicho y reflejado en la televisión es verdad, lo dijo Juan Carlos Navarro.

Pero lo entendemos, tiene que justificar el triste papel de segundo en una nómina que él siempre buscó encabezar.

Así veo las cosas y así las cuento.

-El autor es abogado.roberto_ruiz_diaz@yahoo.es