19 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El culebrón Murcia

En Panamá ocurre que a un sindicado por narcolavado y estafa se le brinde tanto interés, importancia y credibilidad. La excusa que esgri...

En Panamá ocurre que a un sindicado por narcolavado y estafa se le brinde tanto interés, importancia y credibilidad. La excusa que esgrimen los propietarios de una televisora se basa en la intención de lograr raiting, sin entrar a evaluar ni el contenido, ni el fondo de las declaraciones. Aunque se trate de un libreto de película de baja calidad, como es el que se nos presenta a la vista.

Pero.. ¿cómo se explica que en el capítulo uno de la telenovela se reproduzca y sea transmitida solo una parte de las declaraciones David Murcia Guzmán, y que un programa en otro canal haya tenido que transmitir la entrevista completa? Estos elementos resultan extraños. Es cierto que la temporada electoral es una zafra económica para los medios, pero eso no es motivo para que la Nación quede a la espera de las declaraciones de un criminal — tal como ha sido sindicado por el gobierno de Álvaro Uribe —, por otros de la región y ahora por EUA.

¿Por qué los abogados del narco se negaron a que rinda declaraciones al Ministerio Público, pero permiten que hable ante medios de prensa seleccionados, para consumar una venganza embarrando al PRD, pero haciendo la salvedad de que quien es el verdaderamente socio en varios de sus negocios quede libre de responsabilidad? En ese afán de afectar al PRD involucra hasta al propio gobierno nacional, porque según él propusieron y le aceptaron sobornos en forma de donaciones para la campaña de los candidatos del PRD a la Presidencia y la Alcaldía capitalina.

Cuando declaró, sin tener un libreto en las rodillas, Murcia dijo que Balbina era una “resentida social”, un peligro para la democracia, que ponía en peligro las inversiones en Panamá, que Ricardo Martinelli era el indicado para ganar la Presidencia, lo que dejaba definido quién era su favorito, por lo tanto a quién le brindaría apoyo económico.

Panameños, no podemos permitir que un acusado de narcolavado, que tiene conculcados sus derechos ciudadanos, quien además está acusado de una millonaria estafa en contra de cándidos, aunque ambiciosos, panameños y colombianos sea quien decida por cuál de las opciones políticas debemos votar.

Alguien que durante tres años estuvo haciendo negocios en nuestro país, con gente de la banca, empresarios, inversionistas, abogados, políticos, asiduos a sus orgías de licor, viandas, paseos en yate, aviones y otros lujos que el dinero del narcotráfico permiten. ¿Dónde queda la acuciosidad de una periodista que le permitió hablar sin preguntar lo que era lógico, porque ella hizo la primera versión de esta novela que intenta involucrar a otros para ganar lectores y sintonía. Lo que queda como realmente cierto es que la campaña de Balbina Herrera es la más fuerte. Si no fuera así no existiría preocupación en el bando de Ñaminelli por dañarle la imagen con una patraña burda, como la que han intentado montar a través de un personaje sin autoridad moral para acusar a nadie, como David Murcia Guzmán.

-El autor es periodista.erlugacwpanama.net