Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Ley Procesal Electoral

Con la experiencia por muchos años como abogado, profesor, funcionario y tramitante y ahora, sobre los avatares electorales, puedo afirm...

Con la experiencia por muchos años como abogado, profesor, funcionario y tramitante y ahora, sobre los avatares electorales, puedo afirmar sobre la necesidad de cambios dramáticos en la Ley Electoral, por la dificultad para desatar los nudos de inconformidad por los que participan en el torneo. Lo fundamental es la imposibilidad de las respuestas a tiempo, lo que hace injustas las decisiones, a pesar del esfuerzo que realicen las autoridades y en especial los tres magistrados.

Frente a cada contienda, existen muchas variables en las que se consume el ajustado tiempo. Las cuestiones de forma se deben acomodar en la marcha de cada certamen. El calendario debe ser revisado en la medida en que se desenvuelve la madeja electoral, generalmente con la participación de los tres magistrados en Sala, aparte del resto de los compromisos, que les garantizo que son muchos. Ellos deben atender cuestiones que emergen de cualquier punto de nuestra jurisdicción.

Sobre la legalización de los partidos políticos y sus candidatos en toda la República es una función agotadora, y qué decir en cuanto a la estructura física de las elecciones, sobre las primarias de cada partido, en la elecciones nacionales con la contratación de aviones, helicópteros, naves, carros, carretas, caballos y a pie para armas las mesas de votación; más los escogidos para Asamblea Centroamericana. Lo cierto es que todo se decide bajo la escrutadora mirada y participación de los tres magistrados. Los comentarios los telegrafiamos por el espacio que se permite en cada aporte.

Siguen las contravenciones administrativas, faltas y delitos electorales, que se dividen entre las tres Fiscalías y los tres jueces penales electorales para todo el país. Por supuesto que las falencias emergen, si tenemos una Fiscalía Electoral General, con dos fiscalías adicionales, una en la provincia de Chiriquí y otra en la provincia de Veraguas, más una secretaría en Las Tablas. Todo esto para cubrir la República.

Otra cuestión es en cuanto a los procesos, los que se dividen entre los magistrados en sala de Acuerdo, las Fiscalías, y los jueces.

Toda esta cuestión es un retortijo procesal, en cuanto a la materia, el tiempo y la distancia.

Vamos a comentar lo relativo a la propaganda y su efecto nocivo en la sociedad y que algunos llaman sucia, para demeritar, negativa.

Esto nos ocurre en Chitré, en el Circuito 6-1, con la novedad de un anticandidato, es decir, un candidato perdedor panameñista en las primarias, contra el ganador del mismo partido, pero que apoya abierta, devocional y públicamente a otro de la alianza.

Lo que no es malo, excepto el desmedro público que provocan sus ataques y que no han dado el fruto esperado, puesto que por lo incisivo, lo ha convertido en víctima, mientras la campaña negativa en un bochorno.

Hoy, se debaten tres candidatos a diputado; Cohen, Innis y Castillero, que a mi juicio como elector, resultan excelentes candidatos, pero que consideramos a Cohen Salerno el mejor y favorito en las encuestas.

Lo ánimos están exacerbados. Se ha entablado demandas penales y electorales que surcan frente a la lentitud del procedimiento, y mientras los ataques por la libre. Apelamos al Tribunal Electoral y toda la prevención posible, para la tranquilidad pública y así evitar la violencia a toda costa.

-El autor es abogado y docente universitario.cherrera@cwpanama.net