Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Ese “Toro” sigue enamorado de la luna

Cual letra de aquella famosa canción, ahora vemos cómo ese “Toro”, en el ámbito político, vuelve a resurgir. Enamorado del poder en su p...

Cual letra de aquella famosa canción, ahora vemos cómo ese “Toro”, en el ámbito político, vuelve a resurgir. Enamorado del poder en su periodo presidencial, dio paso a una extrema fijación por el poder, lo cual terminó con la aplastante derrota del referéndum que debió haberle hecho aterrizar y razonar.

Para nadie es una incógnita la arrogancia con la cual siempre se ha expresado el ex presidente Ernesto Pérez Balladares, su solo porte y la forma de mirar a los demás le dejan ese sabor agridulce a sus interlocutores de que son, según él, inferiores. Así es él, nadie lo hizo a imagen y semejanza del resto del mundo, él se talló a su manera y así seguirá siendo, es la libertad que tenemos todos de ser como queremos. Pero de allí a que ahora nos tengamos que alimentar a diario de sus aires de probidad y superioridad es otra cosa.

Nadie puede olvidar que en el quinquenio de Pérez Balladares se dio inicio a la fase de privatización de muchos sectores, lo cual trajo dudas en la oposición de aquel momento sobre las verdaderas intenciones. El dejarnos una luz más cara, una telefonía que daba dividendos, pasarla a manos privadas, donde un pariente suyo adquirió la banda celular. Así mismo los puertos, en los cuales todavía le deben a muchos trabajadores y para culminar lo que ahora atormenta al ex presidente, el tema de la privatización de los juegos de azar.

Las teorías de Pérez Balladares rondan todas en su propio beneficio, cuando perdió el referéndum a lo interno del PRD se sabe que hizo lo posible para que Martín Torrijos perdiera, pues no concebía que esta persona accediera al poder, de allí sus diferencias. Ordenar la entrada de policías armados al campus universitario, no fue más que la cereza que puso para acabar con las aspiraciones de Torrijos en 1999.

Ahora, cuando por primera vez se dan cuestionamientos, por actos realizados utilizando tecnicismos legales, salta y se molesta, “el que no la debe no la teme” ; pues se inició la auditoría a las concesiones de juegos de azar. Cómo se dio y quiénes fueron los beneficiados, eso lo determinarán las autoridades, pero buscar la brusca en el ojo ajeno, es la peor defensa. Decir que el presidente Martinelli tiene acciones en empresas no le quita para nada lo inmoral, que sería que prueben que hubo tráfico de influencias y ventajas para personas allegadas a un ex mandatario. Una cosa es adquirir acciones posteriores y cuando funciona un negocio; y otra, ser el dueño del negocio y esconderse en una sociedad.

*Abogado.roberto_ruiz_diaz@yahoo.es