Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Celebración del Día Internacional de la Paz

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 21 de septiembre como “ Día Internacional de la Paz ”, fecha que está dedicada a ...

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 21 de septiembre como “ Día Internacional de la Paz ”, fecha que está dedicada a conmemorar y fortalecer los ideales de paz en cada nación y en cada pueblo y entre ellos.

En tiempos convulsos, como los que vivimos actualmente, se hace obligatoria una reflexión sobre los valores que sustentan nuestra cultura. En las últimas décadas nos estamos enfrentando a una crisis de valores y, además, se han deteriorado las relaciones humanas y el comportamiento ético, debido a la notoria subversión de valores que se observa en el diario comportamiento social del individuo.

Se han instalado en nuestro medio, como un común denominador, conductas antisociales, insolidarias, deshumanizadas. Pasiones como el egoísmo, odio, resentimiento, violencia y actitudes de indiferencia ante el sufrimiento del prójimo y la injusticia, deben ser revertidas con la mayor urgencia. Es necesario recomponer el tejido social para reconstruir una sociedad saludable, a partir de la recuperación individual, rescatando los valores humanos que se encuentran opacados en su conciencia, pero que están en su naturaleza humana.

Si hacemos de la violencia y la venganza el valor principal de nuestra convivencia, no podemos pedir que las personas reaccionen con comportamientos pacíficos ante cualquier conflicto o situación. Sin embargo, si nos convencemos de una vez por todas de que solo a través del valor de la Paz puede conseguirse un mundo mejor, empezaremos a cambiar nuestras actitudes y comportamientos, desde lo cotidiano hasta lo más excepcional de nuestras vidas.

Para nuestro querido Panamá, los últimos hechos de violencia juvenil nos hacen reflexionar frente a un tema bastante complejo. Se trata de niños de corta edad, hasta hoy inimputables ante la Ley, que sin mayor problema asesinan y entran en el negocio de las drogas.

Las estadísticas nos dicen que el 43% del segmento juvenil que va de 14 a 16 años asiste a la premedia; mientras que el 57% no asiste a la premedia y se involucra en la delincuencia, las pandillas, se vuelve adicto a las drogas y rompe cualquier lazo familiar y barrial, inclusive con sus antiguos amigos.

La droga ha hecho el daño más profundo a nuestra noble sociedad, ha destruido los valores tradicionales, los lazos familiares y rompe el camino del progreso y desarrollo de nuestra juventud. Además, ha desgarrado los principios fundamentales de la vida. El solo hecho de tener bastante dinero rápido y “ fácil ”, los introduce en este violento negocio, donde el promedio de vida está en 24 años y donde “ el tumbe ” y la adicción van de la mano con los asesinatos designados, sicarios y prostitución con menores de edad.

Todo este horrible escenario de drogas y violencia nos ha motivado a desarrollar un concurso de oratoria sobre las drogas, con jóvenes de premedia, en los corregimientos de Chilibre y Las Cumbres, donde aprenderemos de ellos y su entorno social, para ampliarlo a todo el país.

Por tal motivo, desde la Comisión de Drogas de la Asamblea Nacional de Diputados, hemos podido concluir nuestro primer concurso de oratoria sobre las drogas, con siete colegios: Monseñor Beckman, Roosevelt, Nuevo Caimitillo, IPTC, María La Torre, Melchor Lasso de la Vega y Santa Librada, donde hemos aprendido mucho de nuestra juventud y su realidad cotidiana. También hemos aportado conocimientos y programas de prevención, para que no se les involucre más en este nefasto flagelo de la droga.

Hemos convivido y departido con excelentes oradores, con una juventud deseosa de superarse, con ganas de dar lo mejor a su comunidad, a su barrio y, sobre todo, a su familia. Jóvenes que rechazan la droga, las pandillas, el crimen y a todos los que han caído en el narcotráfico y la violencia. Jóvenes que bien guiados, por sus profesores y la administración de sus colegios, hoy ven un panorama mejor para su futuro profesional y su desarrollo personal como ciudadanos de bien.

Somos fieles seguidores de la Cultura de Paz, la comprendemos como el conjunto de valores, actitudes y comportamientos que reflejan el respeto a la vida, a la persona humana y a su dignidad, entendemos que hay que solidificarla dentro del pensamiento de nuestra juventud, los efectos serán testimonio de un verdadero cambio hacia la vida y hacia el país.

Seguiremos con nuestro concurso de oratoria sobre las drogas, ahora a nivel nacional, concluiremos en diciembre de este año y seguro que haremos un exitoso trabajo para toda nuestra juventud nacional.

Siempre exhortaremos a respetar todos los derechos humanos; el rechazo de la violencia en todas sus formas y la adhesión a los principios de democracia, libertad, justicia, solidaridad, cooperación, pluralismo y tolerancia. Es nuestro deber como diputado, como ciudadano y como panameño.

*Diputado de la República y Magíster en Administración de Negocios.trodriguez@asamblea.gob.pa