Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Entre comentarios y golpes

Pienso que uno de los personajes más controvertidos y que sin embargo a todos apasiona lo es el productor y director de “Lo Mejor del Bo...

Pienso que uno de los personajes más controvertidos y que sin embargo a todos apasiona lo es el productor y director de “Lo Mejor del Boxeo”, especialmente desde que dedicó la parte inicial de su programa de los jueves a analizar la vida política del país. Estoy seguro de que habrá quienes no comparten sus críticas, pero en lo que todos debemos estar de acuerdo es que ya sean a favor o en contra, es honesta su actitud.

Juan Carlos Tapia es una especie de camión blindado, que cuando embiste contra alguien el efecto de la colisión tiene repercusiones en el más amplio espectro de la comunidad nacional. No faltan los que lo critican, porque su actitud pareciera ser la de quien se considera dueño de la verdad; aunque tengo la certeza que nada más lejos de esa realidad.

Con el paso del tiempo he logrado entender su nivel de pasión en lo que hace y en lo que dice. Es decente en su apreciación, y aunque se equivoque, lo hace con la convicción de que está en lo cierto, y si alguien logra convencerlo que falló, entonces tiene la grandeza de saber disculparse. En fin, una mezcla de sabiduría popular e ingenuidad eclesiástica.

Recuerdo cuando hace muchos años visitaba las instalaciones de sus oficinas en el sector de El Ingenio. En ese entonces solo incursionaba en comentarios sobre boxeo.

Allí en medio de una amistad que me entregó sin pedir nada a cambio, comencé a conocer a la persona, al individuo con una capacidad increíble para ayudar a los que buscaban su mano generosa. No estoy autorizado para mencionar los muchos casos que me tocó presenciar de gente que prácticamente tenía un salario sin que tuviera que trabajar en su empresa.

Lo único que buscaba, y lo hacía con mucha habilidad, era respetar la integridad y aportarles una buena dosis de dignidad a los que sabían podía tocar su puerta y que no se irían con las manos vacías.

Juan Carlos Tapia es como ya dije, un ser generoso. Nunca duda en hablar de su intenso amor familiar, y en especial por su esposa Carmencita y sus hijos. Tal vez, por sus comentarios políticos, no es de los que gana muchos amigos en el sector partidista, pero como él bien dijo en una entrevista reciente para el diario La Estrella ”, él solo se refiere a los que desarrollan una vida pública como funcionarios.

Hoy, el buen amigo transita por un camino difícil. Incluso, no fue hasta hace algunas semanas cuando transmitió a sus televidentes el mal que lo aquejaba.

Está enfrentando con determinación, mucha fe en Dios y con la fuerza que le proporcionan su familia y amigos, un cáncer en la vejiga. Y cuando hablamos sobre el tema, noto en su voz la misma convicción que aplica a sus comentarios políticos. Está convencido de que al final derrotará el mal que lo aqueja.

Pudiera extenderme y hablar sobre otras muchas cosas que giran alrededor de Juan Carlos Tapia, de quien todos sabemos igualmente su condición de empresario exitoso, con extraordinarias conexiones en el mundo del boxeo, su ingenio a la hora de producir programas novedosos que se han posesionado del gusto entre los televidentes, en fin, nada que ya ustedes no conozcan.

Me confieso su admirador. Tengo más de treinta años de conocerlo sin que ello implique que formemos en alguna forma parte de su círculo íntimo; sin embargo, entre ambos hay respeto y confianza. Es un ser especial y por ello ruego a Dios por su salud. Y en esa oración estoy seguro que miles de ciudadanos me acompañan a diario.

*Periodista.emacor@cableonda.net