Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

11 de octubre, reto histórico

El 11 de octubre de 1968 se dio la tragedia más destructiva en el acontecer panameño. Es importante tener presente esa historia, sus ver...

El 11 de octubre de 1968 se dio la tragedia más destructiva en el acontecer panameño. Es importante tener presente esa historia, sus verdades, su análisis y su trascendencia en la evolución nacional, especialmente para los jóvenes y para los dictadores y sus secuaces que aún pretenden disfrazar la verdad. Para que no se repita “nunca jamás”, “está prohibido olvidar”.

Los hechos y sus repercusiones que aún hoy vivimos son concluyentes. El Pueblo siempre luchó por su total soberanía. En 1936, revisión de los Tratados del Canal por Acción Comunal que eliminó la cláusula de intervención de USA. 1956, se crea el Frente Nacional por la Soberanía. En 1964, el Pueblo lucha en las calles contra el ejército de USA. Torrijos, que ya era espía a sueldo de USA, se esconde, persigue y encarcelan los héroes de esa fecha. Los proyectos de nuevos tratados del Canal son rechazados por el pueblo, y por Arnulfo Arias.

Leopoldo Aragón (se inmoló), denunció que USA impondría una dictadura militar para que le aprobara unos tratados favorables a los gringos. Arnulfo ganó las elecciones y a los 11 días le dieron un golpe de Estado con intervención militar gringa, aniquilaron las guerrillas de panameñistas e izquierdistas en Coclé, Chiriquí y Chilibre. USA dio apoyo diplomático y económico. Se encarceló, asesinó, exiló a cientos de panameñistas e izquierdistas. Se violaron todos los derechos humanos, se cerró la Universidad. Recibieron el apoyo de la banca y la oligarquía económica.

Entonces, con la diplomacia de USA, hicieron una campaña para aprobar los tratados (con fraude) que: mantuvieron las bases militares de USA por 20 años más (1964 al 2000 fueron 36 años) de lo aprobado por el Congreso de la Soberanía de 1964 (solo 15 años ). Inclusive lograron el apoyo de Cuba a cambio de romper parcialmente el embargo a la isla y que los comunistas panameños exilados se entregaran a la dictadura, USA les dio dinero y les permitió el narcotráfico y el tráfico de armas de USA. En ese negocio actuaban como dobles espías con las guerrillas. Cuando negociaron armas de otras fuentes, USA perdió el control del inventario del arsenal; por eso nos invadieron, murieron panameños; y de aquí lo que se llevaron fueron armas. Allí están los tratados que permitieron una invasión de USA y mantienen condicionados los peajes del Canal. Allí está el informe de la Comisión de la Verdad con sus cientos de muertos desaparecidos, torturados y exilados. Las investigaciones siempre fueron manipuladas. La Justicia ha sido lenta e inoperante. Muchos que violaron los Derechos Humanos nunca han sido enjuiciado. Muchos que mantienen un enriquecimiento ilícito están pasando agachados.

Muchos cómplices y colaboradores que recibieron prebendas de la dictadura están en la impunidad y hasta se cuelan en el Cambio. Su brazo político (PRD), ahora en democracia, no aceptó solicitar el perdón ni reconocer sus graves delitos, menos enmendarse y tampoco indemnizar a sus víctimas. Con arrogancia mantienen el 11 en su bandera, como reafirmación irrespetuosa al pueblo de su doble discurso y su violación a los derechos humanos. Hay que corregir el Tratado de Neutralidad, eliminando todo vestigio de intervención militar para una auténtica neutralidad y también el condicionamiento de los aumentos de los peajes del Canal; más aún cuando al pueblo nos están endeudando en un nuevo canal (otra vez “ pro mundi ”).

*Médico y ex ministro de Estado.grollap@cableonda.net