Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Uribe, afanes reeleccionistas

El grupo puertorriqueño Calle 13 fue censurado por el gobierno de Colombia luego de que su cantante, René Pérez, luciera una camiseta en...

El grupo puertorriqueño Calle 13 fue censurado por el gobierno de Colombia luego de que su cantante, René Pérez, luciera una camiseta en la reciente entrega de los premios MTV latinos con la leyenda “Uribe paramilitar”. Como un contenido “ofensivo y calumnioso”, calificó la Cancillería colombiana la referencia que relacionó al presidente Álvaro Uribe con las bandas armadas de derecha.

La realidad es que Uribe ha tratado de distanciarse de la llamada parapolítica, pero se ha visto enredado por pecados pasados y presentes. Otro es el caso de los denominados falsos positivos. En los siete años de gobierno de Uribe se han abierto 1300 investigaciones contra unos 3000 militares, entre ellos 480 altos oficiales, acusados de asesinar a más de 2000 colombianos inocentes para abultar las listas de supuestos guerrilleros muertos en combate.

Esa realidad choca con los planes reeleccionistas de Uribe. En el camino el mandatario ha alterado más de medio siglo de previsibilidad de la democracia colombiana. La reforma constitucional de 1991 eliminó la reelección para impedir la prolongación en el Ejecutivo de gobernantes enfermos de autoritarismo y de influencias cuestionables en las altas esferas del poder.

Pero el éxito de un gobierno ligado a las bandas paramilitares, llevó a Uribe a forzar la Constitución para ser elegido por segunda vez. Y nuevamente movió los hilos para que el Congreso aprobara un referendo reeleccionista. Tiene hasta el 30 de noviembre para anunciar su decisión. Con siete de cada 10 colombianos aprobando su mandato, todo indica que ganaría en una primera vuelta.

Para mantener su popularidad, Uribe atiza el fuego de las tensiones con Venezuela. Primero el ministro de Defensa colombiano, Gabriel Silva, acusó a Caracas de no hacer nada en la lucha contra el narcotráfico, pues supuestamente aviones cargados con estupefacientes surcan libremente los cielos venezolanos. Simultáneamente se informó del asesinato, en extrañas circunstancias, de 14 colombianos —presuntos paramilitares— en los estados fronterizos de Barinas y Táchira. El gobierno de Venezuela, al mismo tiempo, detuvo a dos agentes de la seguridad de Colombia cuando se dedicaban a actividades de espionaje militar.

Las relaciones entre Caracas y Bogotá están congeladas luego de conocerse el acuerdo entre Colombia y Estados Unidos para el uso de siete bases militares. Venezuela y otros países sudamericanos, incluyendo Brasil, consideran que el incremento de la presencia militar estadounidense representa una amenaza para todos los países de la Región. En respuesta el gobierno colombiano anunció que el acuerdo militar será firmado a finales de esta semana. El convenio militar no será discutido en el Congreso colombiano ni en el Consejo de Estado, porque, según el gobierno, retrasaría su aprobación.

Contagiado por el virus reeleccionista, Uribe está acomodándose en un espacio de la historia de su país. Lo que es difícil anticipar es el precio que pagará, finalmente, por haber desafiado abiertamente las instituciones colombianas.

-El autor es periodista.d_olaciregui@hotmail.com