Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Un libro para pensar en Panamá

Las fechas patrias son motivo de reflexión sobre el país, la sociedad y la forma como construimos esta nación donde nos ha tocado nacer,...

Las fechas patrias son motivo de reflexión sobre el país, la sociedad y la forma como construimos esta nación donde nos ha tocado nacer, crecer y vivir. Y si se escribe en un diario como este, es necesario dedicar unas líneas a hablar temas afines a las celebraciones.

Hace unos días tuve la honrosa distinción de recibir la solicitud del doctor Alfredo Figueroa Navarro para presentar su último libro que acaba de aparecer y donde plasma el conjunto de sus escritos periodísticos de un periodo de casi cuarenta años. Me parece prudente dejar aquí constancia de algunas ideas esbozadas en dicha presentación, que tuvo lugar en el salón de profesores de la Facultad de Humanidades, en la Universidad de Panamá.

Una reseña que se hace con motivo de los cien primeros números de la revista Tareas , menciona que dicha publicación panameña era la concreción de un anhelo de su creador Ricaurte Soler y emulaba a la parisiense Les temps modernes. “ Vale decir, se afirma en el comentario, una sartriana revista autóctona en la que el compromiso del intelectual con su circunstancia fuera una de sus cualidades definitorias, en la que los acuciantes problemas nacionales se ventilaran a la par que los temas de la cultura y las cabriolas del pensamiento ”.

El autor de esta comparación es Alfredo Figueroa Navarro, quien aquí se refiere al trabajo orientador de las ideas de Soler, a partir del modelo metafórico de Jean Paul Sartre. Este enfoque se ajusta adecuadamente para definir su libro más novedoso Pensar en Panamá , que como ya señalé, es un recuento de sus escritos periodísticos publicados en diarios locales durante cuatro décadas.

Este ejercicio en la prensa es una manifestación que otros grandes intelectuales han asumido, para evaluar periódicamente el estado de sus sociedades y adentrarse en el espíritu de los hombres que generan los múltiples acontecimientos que le dan sentido a la realidad.

El propio Sartre fue un hito desde el podio de esa revista Le temps modernes , que menciona nuestro autor reseñado.

Alejo Carpentier, el escritor cubano de El reino de este mundo —que cumple 60 años en estos días— y El siglo de las luces , que durante su vida estuvo envuelto en las tonalidades de la música y la formas de la arquitectura de su ciudad, La Habana, escribió, primero en el periódico La discusión , luego en la revista Carteles y durante 14 años en Caracas, en el diario El Nacional.

En México, artículos semejantes han tenido una gran tradición con autores desde Manuel Gutiérrez Nájera y Amado Nervo, hasta José de la Colina, José Emilio Pacheco, Alfonso Reyes, Octavio Paz y tantos otros de una extraordinaria prosa en los periódicos, sin olvidar lo enjundioso de sus plumas en otras ramas literarias y de las ciencias sociales.

Acá, Figueroa Navarro empezó a escribir en los diarios panameños desde una temprana edad, cuando los acontecimientos del país, pero también los que se escenificaban en Europa a donde había ido a formarse, penetraban su epidermis y su intelecto para fortalecer sus opiniones y darle una perspectiva amplia a sus ideas.

El rigor de su formación sociológica, primero en Lovaina, Bélgica, y luego en París, Francia, le permitió absorber de cerca el pensamiento de los autores, filósofos, pensadores y escritores que sentaron las bases de un racionalismo que se percibe en la forma de reseñar el trabajo intelectual de personalidades, circunstancias y fenómenos que han pasado por sus ojos.

En este documento, testimonio del último cuarto del siglo XX y comienzos del siglo XXI, encontramos unos 235 trabajos en 26 aproximaciones, que van desde la antropología, la sociología y la historia, hasta aspectos puntuales, como la Universidad de Panamá, en donde se ha desempeñado por más de treinta años. Algunas áreas son desglosadas, como por ejemplo la historia, que subdivide en los periodos coloniales, el siglo XIX, el XX y XXI.

Aspectos como el cine, la fotografía, la música, el arte, la cultura, la educación y el folclor, aunque no le son ajenos y leemos por lo menos un artículo en varios temas como género, la ciencias política, psicología y la economía.

Esta capacidad de opinar, meditar y enfocar variados referentes de importancia cultural, tiene la particularidad de conferir al autor, la posibilidad de una mirada con una perspectiva global sobre la realidad nacional y, sobre todo, construida ella con enfoques sustentados por una sólida instrumentación teórica.

Me detengo en un comentario hecho sobre la obra periodística del poeta Octavio Paz, quien creó y dirigió la revista Vuelta hasta su muerte; “… Al mismo tiempo, su genialidad literaria con dotes excepcionales como escritor y comprometido con su tiempo histórico, le abren vías de acceso a la realidad y nuevos fundamentos interpretativos …”.

Hay en la obra Pensar en Panamá , fundamentos semejantes. Figueroa Navarro nos ubica en el momento histórico-social y expone sus acertados comentarios para reconstruir ese eslabón necesario que nos ilustra en la comprensión de la circunstancia.

Tal es el caso de sus perfiles de personajes, como los de Georgina Jiménez de López, Reina Torres de Araúz, Rodrigo Miró, George W. Westerman, Jaime Ingram, Stanley Heckadon M., entre otros muchos autores reseñados.

Esta obra en sus más de 350 páginas nos invita a un viaje por el país desde sus dimensiones históricas, hasta las ideas con que se ha construido esta sociedad y que genera una identidad en nosotros los panameños.

Planteaba el escritor Carpentier, al rescatar la importancia del trabajo de los periodistas, que ellos pueden convertirse en cronistas que funden el trabajo periodístico con el histórico para moldear la realidad nacional. En el caso de Figueroa Navarro, su libro es una reiteración de este perfil analítico.

*Periodista y docente universitario.modestun@yahoo.es