Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Se logró la primera de mis tres prioridades

Dentro de las funciones básicas que tenemos los funcionarios que hemos sido designados en algún puesto público, debemos priorizar cuáles...

Dentro de las funciones básicas que tenemos los funcionarios que hemos sido designados en algún puesto público, debemos priorizar cuáles serán los principales objetivos, a los que dedicaremos mayor esfuerzo. Eso es normal, quien pretenda decir que va a arreglar todo sin tener nortes previstos, estaría mintiendo y al final no lograría ninguna de las metas trazadas.

Cuando fui designado para ser nombrado embajador en Ecuador, comencé a determinar cuáles serían mis mayores prioridades en un país que, si bien es hermano latinoamericano, se le debe ver con ojos bien abiertos, pues, ha tomado medidas que de alguna manera discriminan a nuestros nacionales, especialmente en el ámbito comercial.

De allí que al momento de mi nombramiento me dispuse, paso a paso, a lograr tres objetivos claros; regularizar y buscar eliminar las salvaguardas impuesta por Ecuador a Panamá, especialmente afectando a la Zona Libre; sacar de la famosa lista negra interna ecuatoriana a Panamá, para no afectar la contratación pública de nuestras empresas; y traer de regreso, este mismo año, a la niña Anayelis Mitre Castillo, la cual había sido plagiada y llevada a Ecuador, hace ocho años.

Todos recordarán la telenovela que nos dieron los canales de TV nacional con el caso de la desaparecida niña Mónica Serrano, en la cual, al final, para tristeza de su familia, resultó negativa su búsqueda, pero dio como positivo la aparición de otra menor que había salido en forma ilegal del territorio panameño. Así nació a principios de julio, recién se instalaba el nuevo gobierno, el caso de Anayelis Mitre Castillo, no tan “ famosa ” como Mónica, pero igualmente panameña, con los mismos derechos de recibir la mayor protección del Estado panameño.

Aun cuando no estaba en el cargo, me comuniqué con nuestra misión diplomática y desde ese momento lo tomé como prioridad número uno de mi gestión: mover todo lo que hubiese que mover, pero la menor debería regresar a su país. Así fue que me fui metiendo en el tema, visitando fiscalías, conociendo a la menor, subiendo y bajando escaleras directamente, se supone que los embajadores no hacen eso, pero primero que embajador soy panameño y después abogado y como esto último me ha tocado subir y bajar escaleras en los tribunales panameños.

La familia de la señora que plagió a la menor igualmente activaba acciones legales, con la finalidad de retener a la menor el mayor tiempo posible, la actitud de la Fiscalía permitió que la menor estuviese bajo la protección del Sistema de Protección de Víctimas del Delito, lo cual en cierto sentido le dio la paz y tranquilidad que una niña de ocho años debe tener, por su salud mental.

Luego de varios meses, y al amparo de la Convención Interamericana de Tráfico Internacional de Menores, la señora procuradora de la Nación y la Fiscalía Auxiliar panameñas hicieron todo lo posible, por medio de los trámites diplomáticos, para la restitución de la menor, con el apoyo decidido de la Dirección de Asuntos Jurídicos y Tratados de la Cancillería, bajo la coordinación del viceministro Melitón Arrocha, se puso la maquinaria a andar. Objetivo uno, el regreso de Anayelis a su país y buscar la reinserción controlada a su familia, por medio del Ministerio de Desarrollo Social.

Hoy, gracias a Dios, puedo anunciar que la Junta Metropolitana de Protección de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia emitió la Resolución PAPD-N° 501-JMPDNA-ZC-09 de 9 de diciembre de 2009, por medio de la cual resuelve la reinserción de la menor Anayelis Mitre Castillo en su familia biológica.

Con esto, una vez en territorio nacional, podré sentir que mi misión más prioritaria la concluí, tal como lo presupuesté antes de que culmine el año, especialmente antes de Navidad, lo cual espero sea el mejor regalo posible a su familia, especialmente a la niña Anayelis, con la cual me comprometo a estar pendiente en lo humanamente posible, como padre que soy.

*Embajador de Panamá en Ecuador.roberto_ruiz_diaz@yahoo.es