Temas Especiales

13 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Y ya pasaron seis meses

Esta semana termina el año 2009 y todos estaremos recordando lo que nos ocurrió este año, lo que hicimos y lo que dejamos de hacer. Nuev...

Esta semana termina el año 2009 y todos estaremos recordando lo que nos ocurrió este año, lo que hicimos y lo que dejamos de hacer. Nuevamente haremos una lista de cosas que esperamos hacer el próximo año, conscientes de lo que debemos corregir y mejorar.

Pero este 31 de diciembre también tocará a nuestros gobernantes hacer sus reflexiones. Ese día, habrá pasado ya el 10% del tiempo por el que fueron electos y ya nuestro pueblo sabe y conoce su estilo y su manera de actuar. Atrás quedaron las expectativas y las conjeturas de cómo sería el gobierno de Ricardo Martinelli Berrocal, el gobierno de Martinelli ya estableció su estilo y ya está siendo evaluado por el pueblo que lo eligió.

Tras 10% del tiempo ya pasado, los famosos cambios en la justicia no se han visto, el Órgano Legislativo sigue con la misma imagen de antes, no como un cuerpo deliberativo pensante, sino como un instrumento del gobernante de turno. El contralor general, cargo que depende de la Asamblea Nacional de Diputados, nuevamente fue designado por el presidente, como antes. Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, los cargos que más debate y análisis deberían recibir por los diputados, se aprobaron igual que siempre, finalizando el período y tal cual pidió el Ejecutivo. Las inquietudes del pueblo sobre contrataciones directas, costo de vida, calidad de los servicios, no han sido cuestionadas por los diputados, que simplemente no citan a comparecer a quienes deben rendir cuentas al electorado.

El presidente Martinelli goza de popularidad alta, varios factores le benefician. Un discurso que lejos de demagógico es simple y directo, una sinceridad evidente en sus reacciones y con un discurso claro para el pueblo, su informalidad y vestimenta casual, su proyección como gobernante con mando y que ejerce su autoridad. Pero la popularidad del presidente dista de ser la misma que su equipo de gobierno, una combinación de desconocedores de la administración pública y exitosos en su vida profesional y empresarial, pero que no han logrado consolidarse como equipo y mucho menos alcanzar la velocidad de marcha del presidente.

En seis meses lo que se recuerda es el mazazo en Amador, sin que aún se haya terminado de negociar con la mayoría de los afectados, los “ 100 para los 70 ” y la salida del Parlacen, sin que esté claro qué pasará finalmente. El Metro hasta ahora es un logo, los buses seguirán el plan del gobierno anterior indemnizando con $25,000 los cupos, la cinta costera, criticada, la ampliará el mismo contratista, el Primer Trabajo se estrella con un aumento altísimo sin precedente del salario mínimo, factores externos nos encarecen la canasta básica y los servicios de luz y agua, inclusive tendremos por falta de lluvias apagones programados.

Como si fuera poco, ahora nos viene otra reforma fiscal, que a algunos aumentará los impuestos y éstos lo trasladarán al consumidor. Mientras tanto, el Seguro Social aumenta salarios a ejecutivos, los maestros se aprestan a enfrentar las autoridades de educación, la Comenenal inicia reuniones, estudiantes se prepararan para rechazar las seudobases y la oposición se consolida.

No dudo que viene un año difícil para el gobierno, ahora veremos si el equipo del presidente realmente lo ayudará en completar sus planes y programas, promesas que todos aplaudieron, pero que ahora hay que cumplir.

*Ingeniero y analista político.marognoni@cwpanama.net