22 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Capos de la tele.. ¿bueno o malo?

Conocemos que a los dueños de televisoras, poquísimo, para no decir nada, les importa la suerte del rumbo neuronal, psíquico, conductual...

Conocemos que a los dueños de televisoras, poquísimo, para no decir nada, les importa la suerte del rumbo neuronal, psíquico, conductual, que sus programaciones ocasionen en la gente, en especial jóvenes. Si el “rating” les deja billete, punto, es el objetivo de sus programas.

El énfasis con que se han publicitado series como “ El Cartel de los Sapos ”, y ahora “ El Capo ”, donde se contarán los lujos, las amantes, las haciendas, los carros, etc. de Pablo Escobar, nos da cuenta de que en la mente de sus mentores la única prioridad es que la novela ingrese en el torrente sanguíneo, en la psiquis de la población, donde esas influencias ingresarán de mil maneras en la juventud, sobre todo. ¿Malo, bueno?

Para los accionistas de la empresa, buenísimo, porque a no dudar el rating será extraordinario. Para la mente de un adolescente, pobre, marginado, sin futuro, ver cómo el magnate capo seguramente se deleitará con bellas mujeres, en mansiones de lujo, con copas de champaña entre las sábanas cálidas, ¿qué mensaje quedará en esas afiebradas mentes, que no ven mucha diferencia entre estar vivo o estar muerto?

Hace años, un profesor de Derecho Penal nos trajo el tema de una población italiana de la antigüedad donde se destapó una ola de violaciones y raptos, especialmente de mujeres, cuyos padres eran muertos, a los cuales se les robaba no solo joyas y dinero, sino a sus hijas más bellas. La autoridad buscó incluso, con razón, la pena de muerte. Pero se dieron cuenta de que tal medida no apaciguaba, sino que incrementaba el delito. ¿Por qué? Porque entre esa sociedad rural marginal, la gente no sentía casi diferencia entre su miseria, en estar vivo o estar muerto. Al final se optó por imponer largas condenas con trabajos forzados.

En Panamá no hace falta estimular más la mente de los pandilleros de hoy, o los potenciales del mañana, mostrándole “ los encantos ” de una vida de alta delincuencia, donde al final, solo al final, el usufructuador de tal encanto sería metido preso, en un sistema donde, además de que se puede escapar con cierta facilidad, cuesta trabajo probar.

Lo que pasa es que nuestro Estado aun no se da cuenta de que siendo dueño del espacio y las señales, se pueden hacer “ Contra — Series de Capos ” y creativamente, realizar campañas exitosas, interesantes, de todo lo que ese mundo de drogas, crímenes y desenfreno puede ocasionarle al que quiera imitar al “ capo exitoso ” (no solo la potencial cárcel, sino muertes violentas, enfermedades como el Sida, dolor de madres, etcétera).

¿Podremos ver algún accionar del Estado, vía del gobierno, administrador del espacio televisivo, y no solo las críticas del ministro Mulino? Interesante un debate “ abierto, lo más abierto ”, sobre este tema. Ministra Molinar, usted puede ser una catalizadora.

*Abogado. robertodiazherrera@yahoo.com